Fitch rebaja a negativa deuda de Francia, pero mantiene su triple A

Fitch rebaja a negativa deuda de Francia, pero mantiene su triple A

POR:
diciembre 19 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-19

k PARÍS/EFE La agencia de calificación Fitch anunció el viernes que, aunque mantiene la máxima nota para Francia, la triple A, rebaja de estable a negativa su perspectiva por el previsible incremento de la deuda y los riesgos que hace pesar la crisis de la zona euro. El cambio a perspectiva negativa significa que las posibilidades de que Francia pierda el AAA son "ligeramente superiores al 50%" en un horizonte de dos años, y hay tres elementos que pueden desencadenar ese descalabro, indicó Fitch en un comunicado. El primero es una intensificación de la crisis de la zona euro, el segundo el incumplimiento de los objetivos financieros que se ha fijado el Gobierno francés -sobre todo el de estabilización de la deuda pública- y un crecimiento económico más débil del esperado. Fitch insistió en que "los compromisos de los líderes en la cumbre europea del 9 y el 10 de noviembre y del Banco Central Europeo (BCE) no son suficientes para poner un cortafuegos financiero plenamente creíble". "En ausencia de una solución definitiva, la crisis de la Eurozona persistirá y puede estar puntuada por episodios de severa volatilidad del mercado financiero", añadió. Puso el acento en que Francia es, de los países que todavía conservan la triple A en la Eurozona, "el más expuesto a una mayor intensificación de la crisis" porque su déficit fiscal es más elevado e igualmente su deuda. De hecho señaló que, de acuerdo con sus proyecciones la deuda pública francesa llegará a un pico en torno al 92% de su Producto Interior Bruto (PIB), un nivel "significativamente superior" a los otros Estados de la moneda única que ahora tienen la máxima calificación. Es verdad, reconoció, que ese porcentaje no será superior al estimado para otros dos países que igualmente mantienen esa nota, EE. UU. y el Reino Unido, pero en el caso de ambos, no corren el mismo riesgo de una intensificación de la situación en la Eurozona. Pero Fitch puso el acento en que se ha incrementado el riesgo de que la economía se comporte peor de lo esperado, con las consecuencias evidentes en el terreno fiscal. Y aunque las autoridades francesas hayan adoptado medidas para hacer frente a esa eventualidad, haría falta "un calendario de reforma estructural más radical" para ofrecer mayor confianza.

Siga bajando para encontrar más contenido