Fitch rebaja en tres niveles la nota crediticia de Irlanda

Dublín/EFE. La agencia de medición de riesgos Fitch rebajó ayer la calificación de emisor a largo plazo (IDR) de Irlanda en divisa nacional y extranjera del nivel ‘A+’ al ‘BBB+’, con perspectiva estable.

POR:
diciembre 10 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-10

Fitch también confirmó que el IDR de Irlanda a corto plazo en divisa extranjera bajó del nivel ‘F1’ al ‘F2’, según un comunicado de la agencia. En la nota, Fitch indica que las rebajas reflejan el “costo fiscal adicional” provocado por “la reestructuración y apoyo” del sistema bancario nacional en el plan de garantía estatal para su “deuda y depósitos”, el equivalente, recuerda, “al 95 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB)”. También han influido las “débiles previsiones e incertidumbre” respecto a las perspectivas de crecimiento económico, después de la “intensificación de la crisis financiera” y la “pérdida de acceso a los mercados para financiarse a un coste asequible”. No obstante, la agencia habla de “perspectivas estables” después de que la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) hayan ofrecido a Irlanda un plan de rescate valorado en 85.000 millones de euros, en el que Dublín contribuye con 17.500 millones. En este sentido, Fitch destaca que el Gobierno irlandés ha demostrado tener compromiso para acometer una consolidación fiscal y que el país “todavía mantiene unos fundamentos económicos sólidos”. “La calificación ‘BBB+’ refleja que las bases son aún sólidas, con una economía con un alto valor añadido, diversificada y atractiva para la inversión y un historial reciente de estabilidad social, a lo que se añade la relativa seguridad de financiación fiscal ofrecida por la UE y el FMI”, explica el comunicado. Fitch ya rebajó el pasado mes de octubre la calificación IDR de Irlanda del nivel ‘AA-’ a ‘A+’, aunque lo hizo con perspectiva negativa. Gobierno trata de reducir el déficit Para acceder a los fondos de la UE y FMI, el Gobierno de Irlanda presentó el pasado noviembre un plan de austeridad cuatrienal cuyo objetivo es ahorrar 15.000 millones de euros para rebajar su déficit público al 3 por ciento del PIB en 2014, después de alcanzar este año el 32 por ciento como consecuencia de la factura del rescate bancario. ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido