Fletes baratos, clave para competir en E.U.

Los países latinoamericanos tienen una opción más viable para aumentar su presencia y la competitividad en el mercado de Estados Unidos, que la simple reducción de los aranceles por parte de ese país: disminuir los costos de transporte.

POR:
septiembre 22 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-22

Así lo revela un estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo, que indica que con un descenso del 10 por ciento en los costos de los fletes, las exportaciones a Estados Unidos se incrementarían 39 por ciento. El estudio, que incluye datos de Brasil, Argentina, Chile, Colombia y Bolivia, se denomina Destrabando las arterias. El impacto de los costos de transporte en el comercio de América Latina y el Caribe. De acuerdo con las conclusiones, en contraste, las exportaciones hacia Estados Unidos de aquellos mismos países podrían incrementarse en menos del 2 por ciento en promedio si las tarifas de importación se redujeran en un 10 por ciento. “Las necesidades del transporte deben ocupar un espacio central en el debate sobre las políticas comerciales, especialmente después del colapso de las conversaciones de Doha”, dijo Mauricio Mesquita Moreira, el economista del BID quien dirigió el estudio. “Se han hecho muchas cosas para reducir las barreras arancelarias y no arancelarias, pero hoy ha llegado el momento de expandir la agenda política y enfrentar los costos del transporte y sus efectos perversos en el comercio”, agregó. El informe revela que la aparición de China e India en el mercado mundial como países líderes en exportaciones, con la creciente fragmentación de la producción y la sensibilidad temporal del intercambio comercial, obliga a rediseñar las ventajas comparativas de América Latina. Igualmente, las inversiones destinadas a la infraestructura de transporte han adquirido una importancia estratégica sin precedentes en la región. Esta nueva realidad impone penalidades muy fuertes a las economías de A. Latina con altos costos de transporte, de acuerdo con el estudio preparado por el Sector de Integración y Comercio del BID. Carreteras con mal mantenimiento, aeropuertos y puertos congestionados, y servicios de aduana ineficientes, incrementan la duración y agregan costos adicionales al transporte, y pueden borrar la ventaja logística de la región de estar cerca de los mercados más grandes del mundo, y en particular, de Estados Unidos, señala la investigación. Según la información suministrada por los países incluidos en la muestra, la ejecución de pequeñas mejoras en el transporte podrían incrementar la venta de aquellos productos a países vecinos. En Argentina, por ejemplo, el incremento de las exportaciones de productos lácteos y maquinarias derivados de una reducción del 10 por ciento en los costos de transporte podría significar un aumento en dos y 27 veces más que una reducción en el costo de los aranceles, respectivamente. En Brasil, el aumento de las exportaciones de aceites vegetales, frutas oleaginosas y maquinaria, impulsados por la reducción en las tasas de los fletes, tendría un aumento de aproximadamente 32 veces más en comparación con el efecto de la reducción tarifaria. REDUCIR RESTRICCIONES LEGALES Los gobiernos pueden incrementar la eficiencia portuaria mejorando la calidad de sus instalaciones y apoyando actividades como el remolque, la asistencia a los remolcadores y el manejo de mercaderías. Las autoridades también pueden expandir la transparencia de sus procedimientos, mejorar la exactitud de sus sistemas de información y de tráfico de naves, a través de una licitación, con el objeto de reducir costos. Pero sobre todo, los gobiernos pueden reducir las restricciones legales, como la obligación de contar con licencias especiales para operar servicios de estibadores. Las exportaciones latinas pagan sobrecostos de hasta 70% en transporte Uno de los factores más importantes en el crecimiento de las exportaciones de América Latina es la exploración mineral y los productos agrícolas, y en ambos sectores, el sistema de transporte desempeña un papel clave. La región, que es la mayor exportadora mundial de minerales ferrosos y de jugo de naranja, y el productor más grande de cobre y plata, tiene costos de transporte muy altos, en comparación con los países desarrollados. La región gasta casi dos veces más que Estados Unidos para importar sus bienes, de acuerdo al estudio, que analizó los datos provenientes de las economías de siete países latinoamericanos. Argentina gasta 22 por ciento más que Estados Unidos para importar sus bienes, Chile dos veces más que Estados Unidos y Paraguay, más de cuatro veces. Las exportaciones de los países de América Latina y el Caribe hacia los Estados Unidos pagan por costos de transporte marítimo tasas 70 por ciento más altas que aquellas que se pagan por el mismo concepto en Holanda, un país mundialmente reconocido por la eficiencia de sus puertos. EL TRANSPORTE MARÍTIMO ES MENOS PROBLEMÁTICO Las tendencias recientes en los precios del transporte también han llegado a ser un motivo de preocupación, sugiere el estudio. Los costos del transporte aéreo se han incrementado en la región mucho más rápido que en China y el resto del mundo. Las tarifas de transporte en 2006 fueron 36 por ciento más altas para la región del Caribe, por ejemplo, frente a las tarifas de 1995. En comparación, China mantuvo sus costos por debajo del índice de 1995, a pesar del incremento en los precios del petróleo. Los costos del transporte marítimo presentan un cuadro menos problemático, aproximándose de los precios mundiales. 20por ciento podría crecer el intercambio de bienes entre países de la región con una mejora en la infraestructura vial. OTRAS OPORTUNIDADES EN LOS PAÍSES VECINOS Además, la disminución de los costos de transporte permitiría a la región la apertura de nuevos mercados para otro tipo de pro- ductos, especialmente ciertos bie- nes manufacturados. La presencia de menores costos de transporte, sumados a la proximidad de Amé- rica Latina a los mercados de con- sumo más grandes del mundo, podría convertir a la región en un exportador natural de bienes ma- nufacturados pesados, como ma- quinaria, equipos de construcción o productos de alta tecnología. De acuerdo con el BID, una disminu- ción del 10 por ciento en los cos- tos de transporte en la región po- dría aumentar en más de 20 por ciento el número de bienes que se venden entre sí los distintos paí- ses. Productos manufacturados de Brasil, Chile, Ecuador, Perú y Uruguay serían los más beneficia- dos por menores fletes, y crece- rían las ventas de minerales de Argentina, Colombia y Paraguay.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido