Flota Magdalena, 60 años bien manejada

Los propietarios de la Flota Magdalena se han tomado muy a pecho la figura de Sociedad Anónima que identifica a la empresa. Aunque la familia Mejía López, celebró el jueves de la semana pasada el aniversario número 60 de la transportadora, no sabe con exactitud el día de creación de la empresa. Tampoco hay rastro del día que se vendió el primer tiquete y el primer viaje. Sólo se sabe que fue en 1949.

POR:
julio 28 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-28

Nadie da razón de si Flota Magdalena fue fundada por boyacenses, bogotanos o tolimenses. Algunos especulan que fue una mezcla de inversionistas de diferentes regiones del centro del país. Todo ello debido a la estrategia de bajo perfil que han manejado sus directivas desde comienzos de su operación. A pesar de ser una empresa con 60 años de huella en las vías del país, no hay información de otros detalles como porqué se escogió el color anaranjado de los buses, aunque se dice que la idea era darle la imagen de fuerza y solidez. De lo que sí hay testigos es que el primer viaje cubrió la ruta entre Bogotá y Girardot. También es clara la razón que dio origen al nombre de la compañía, pues Fruto Mejía y sus socios acordaron llamarla Flota Magdalena en honor al principal río del país, que en su momento servía de eje para el comercio, el transporte y las exportaciones nacionales. EL DESPEGUE El arranque de la transportadora se dio en un momento difícil, pues el país vivía una situación política complicada, tras el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán. Aún así, la empresa aceleró sus planes y rápidamente se consolidó como una de las más conocidas en Cundinamarca, Tolima Grande, Viejo Caldas, Antioquia y Valle del Cauca. En la actualidad, sus vehículos recorren carreteras de 11 departamentos y mueve unos tres millones de pasajeros anuales, en alrededor de 400 buses. Más de medio siglo después, la Flota Magdalena sigue siendo fiel a su nombre. La mayoría de sus buses viajan a destinos que tienen área de influencia sobre el río Magdalena, como los departamentos de Cundinamarca, Tolima, Huila, Caldas, Risaralda y Antioquia, entre otros. LLEGAN LAS GACELAS La empresa no se quedó atrás en la modernización de sus buses. Luego del primer cuarto de siglo de operaciones, su accionista más reconocido, Fruto Mejía, hizo un viaje a África y de allá se trajo el nombre de lo que sería el nuevo servicio de lujo de la Flota Magdalena. Entonces nació el servicio Gacela. El empresario dijo que las características de la gacelas que conoció en su viaje a África coincidían plenamente con lo que él quería que fuera el servicio de la empresa: rápido y muy seguro. edmtov@portafolio.com.co La tecnología, amiga fiel en la carretera La Flota Magdalena ha transitado el país desde cuando las principales vías eran destapadas hasta hoy cuando el país vive la era de las autopistas y las do- bles calzadas. A ello se su- ma el hecho de que el transporte intermunicipal de pasajeros ha comenzado a utilizar el avance de las telecomunicaciones, luego de vivir el ‘boom’ de los terminales de transporte registrado de las décadas de los 80 y los 90. Hoy, Flota Magdalena, como muchas otras empresas, presta el servicio de buses con televisión, compra de pasajes por Internet, monitoreo satelital y servicio de celular. Sus 400 conductores reciben charlas permanentes sobre el mejor desempeño de su oficio. 400 buses forman el parque automotor de Flota Magdalena, para atender los 57.00 despachos anuales. Buenos resultados en pleno periodo de desaceleración Atrás quedó el denominado bus corriente o ‘lechero’. Los viejos buses de 20 ó 25 pasajeros desaparecieron y se dio vía a los de 40 personas, con toda comodidad. Sin embargo, la dinámica del mercado de transporte de pasajeros por carretera en el país ha llevado a la empresa a enfrentar diversos momentos, que incluso la han tenido al borde del despeñadero, y de los que sólo se ha salvado gracias a los timonazos de sus directivas, que la llevaron a tomar el carril correcto y a enderezar su rumbo. Hoy, con los servicios de Galaxia, Galaxita y Galania, la Flota Magdalena llega fortalecida a sus 60 años y con planes de crecimiento, a pesar del mal momento de la economía colombiana. Según su actual gerente, el ingeniero Gustavo Suárez Puentes, mientras en el 2007 la empresa realizó 47.000 despachos, el año pasado estos ascendieron a 57.000. En lo que va corrido del 2009, el crecimiento es del 17 por ciento. La empresa mueve tres millones de pasajeros al año. Expertos del sector sostienen que este crecimiento es en parte una consecuencia de la desaceleración de la economía, pues ante la crisis económica muchas personas se han bajado del avión y del vehículo particular, para subirse de nuevo al bus. Esto también es producto de la mejora en la seguridad en las carreteras. Al igual que muchas empresas, Flota Magdalena ha sido afectada por la violencia que ha vivido el país durante medio siglo. La empresa ha sido víctima de la quema de buses, el secuestro de conductores y hasta del asesinato de uno de los hijos del entonces accionista principal de la compañía, Fruto Eleuterio Mejía. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido