El FMI evaluará China, el empleo y las billeteras de los estadounidenses

El FMI evaluará China, el empleo y las billeteras de los estadounidenses

Finanzas
POR:
abril 22 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-22

Cuando los ministros de Finanzas y banqueros centrales aterrizaron en Washington en abril del año pasado para asistir a la reunión del Fondo Monetario Internacional, las grandes interrogantes eran la virulencia y duración de la recesión global. El FMI vaticinó que la caída se prolongaría por varios meses en 2010 y que Estados Unidos, Europa y Japón no crecerían este año.

A la luz de los acontecimientos, el pesimismo que caracterizó la reunión en Washington fue exagerado. Este año, sin embargo, el riesgo es el opuesto. Algunos economistas pronostican una expansión de 4% de la economía global en 2010 y el próximo y un crecimiento superior a 3% en EE.UU., un poco más bajo en Japón y de dos dígitos en China.

¿Llegó la hora de celebrar? No es precisamente el estilo de los normalmente ultra sobrios banqueros centrales y ministros de Finanzas, al menos en reuniones oficiales. Éstos son más propensos a evaluar, calificar y debatir. Estos son algunos de los temas que tendrán que tratar en el encuentro del FMI previsto para este fin de semana.

Lo que anduvo bien Los asistentes a la reunión se felicitarán a sí mismos por inundar de dinero el mundo, un estímulo que levantó a las economías afligidas por el derrumbe en los precios de las viviendas, el alza del desempleo y la debilidad de las instituciones financieras. China, el país que inyectó la mayor dosis de estímulo económico, registró el mayor crecimiento.

La sorpresa fue que los países reaccionaron en forma concertada, lo que intensificó el impacto del estímulo. La preocupación, no obstante, es que los miles de millones de dólares insertados en la economía están generando un repunte modesto, si se compara con los estándares históricos. El temor, además, es saber lo que va a pasar una vez que se retire este cuantioso estímulo del sistema.

Los presidentes de los bancos centrales insisten que mantienen una estrecha comunicación para que no todos empiecen a retirar el estímulo en forma simultánea y, hasta el momento, sólo unos pocos bancos centrales han subido las tasas de interés. El FMI, de todos modos, no pierde oportunidades de recordarles que la gran depresión de los años 30 y el bajón de Japón en los 90 se prolongaron gracias al retiro prematuro del estímulo.

La importancia del consumidor estadounidense El consumidor estadounidense sigue siendo la principal fuente de demanda global, aunque su peso ha disminuido. J.P. Morgan estima que el gasto de los consumidores en EE.UU. representará cerca de 25% del total global en 2010, un descenso frente a 35% en 2003. De todas maneras, la recesión se expandió a Asia y América Latina cuando los estadounidenses guardaron sus tarjetas de crédito.

En los últimos meses, se ha registrado un alza del consumo en EE.UU., una tendencia que podría continuar según Mark Zandi, economista de economy.com. Zandi espera un alza en las ventas de casas y automóviles. Pero la perspectiva a largo plazo no se ve tan sólida.

¿Qué pasará con el empleo? El panorama es sombrío. El FMI proyecta un desempleo promedio de 9% en las economías desarrolladas en 2011, a pesar de la recuperación. Incluso el impresionante crecimiento de China no ha tenido un efecto muy grande en el empleo. Nick Lardy, experto del Instituto Peterson de Economía Internacional, calcula que la creación de empleos sólo llega a 1% al año. La desocupación, o el temor a engrosar sus filas, desincentiva el gasto y, por ende, la inversión relacionada al mercado de consumo.

¿Qué pasará con China?  La economía china está en auge, pero en esta ocasión no se debe a un gigantesco superávit comercial. El mes pasado, China registró un leve déficit comercial, el primero en seis años. Eso es importante porque indica que el país empieza a depender más del consumo interno.

Esa es una buena noticia para el resto del mundo, siempre y cuando China le dé la bienvenida a las importaciones y la inversión extranjera. El cambio, sin embargo, podría ser efímero si la máquina exportadora vuelve a funcionar a plena capacidad.

¿Son las crisis bancarias diferentes del resto? El economista de la Universidad de Harvard, Kenneth Rogoff, y la economista de la Universidad de Maryland, Carmen Reinhart, han examinado las crisis financieras de los últimos 200 años y descubierto que producen recesiones más prolongadas y que son seguidas de recuperaciones más débiles y, a menudo, crisis fiscales.

Rogoff indica que la crisis fiscal que aqueja a Grecia, donde la Unión Europea y el FMI intervendrían para prevenir una posible cesación de pagos, podría ser la primera de muchas