El FMI no le prestaría al país

Como respuesta a la crisis financiera, la semana pasada el Fondo Monetario Internacional (FMI) creó una nueva línea de crédito de corto plazo para los países emergentes que estén experimentando problemas de liquidez.

POR:
noviembre 07 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-07

La idea de esta financiación es que sea lo más expedita posible y por eso prácticamente está preaprobada para las economías que estén bien manejadas y con sus cuentas en orden, razón por la cual Colombia no estaría dentro del grupo. Esta estimación es del Citigroup, entidad que se dio a la tarea de analizar cuáles países latinoamericanos son aptos para la nueva línea de crédito del FMI y en su concepto Brasil, Chile y México claramente están en primer fila para recibir ese préstamo, Colombia y Perú tendrían posibilidades inciertas, mientras que Argentina y Venezuela no cumplirían con los requisitos, pero además se debe tener en cuenta que estas dos naciones cortaron sus relaciones con el Fondo. El problema de Colombia es que pese a que el mismo FMI destaca sus políticas económicas sanas y las reformas que se han hecho, sus necesidades de financiación externa son muy altas. En el Citi estiman que dichas necesidades son de unos 18.340 millones de dólares, lo que equivale al 70,47 por ciento de las reservas internacionales, mientras que las de Brasil representan el 56,06 por ciento de las reservas y las de Perú el 24,03 por ciento. Otro obstáculo que afecta el perfil crediticio del país es que tiene un déficit de cuenta corriente del 1,9 por ciento del PIB, al tiempo que el gobierno central tiene un saldo en rojo igual al 3,2 por ciento del Producto Interno Bruto. “Además nosotros vemos una limitada flexibilidad en el lado del gasto”, aseguran los analistas del Citi. En Perú, el tema es el marco político, pues el primer mandatario Alan García tiene una aprobación del 22 por ciento, la más baja de la región, lo cual implica un riesgo desde el punto de vista macroeconómico. PARA LOS QUE NO LO NECESITAN En el Citi señalan, además, que aunque México, Brasil y Chile son los más opcionados para recibir los recursos frescos del FMI es probable que no los soliciten, debido a que los dos primeros recibieron un espaldarazo de Estados Unidos al calificarlos para líneas de crédito de la Reserva Federal, mientras que Chile, cuyo manejo económico ha sido destacado por casi todas las entidades multilaterales, cuenta con un ahorro de 28.000 millones de dólares producto de los buenos precios del cobre, que le sirve como colchón para poder llevar a cabo una política fiscal contracíclica. En otras palabras, esta financiación en primera instancia estaría disponible para los países que no la necesitan, es decir, que se aplicaría el refrán de que les prestan a los que tienen plata. No obstante, como el anuncio sobre esta línea de crédito (que se presentó el pasado 29 de octubre) no es claro con respecto a los requisitos que se deben acreditar, cabe la posibilidad de que el FMI los flexibilice un poco, también para obtener una mejor respuesta en los mercados. “Por definición, los beneficios de las ayudas de liquidez serán más pequeños para aquellos países que a ojos de los mercados tienen posibilidades inciertas de conseguirlas. Además, pedirle esa financiación al FMI puede ser poco atractivo para un país que está en esas condiciones, dado que corre el riesgo de que se lo nieguen, lo que podría agravar su problema de liquidez”, sostienen en el Citi, aunque prevén que el FMI podría ser menos exigente para así asegurar que la nueva línea de crédito se use “y ahí habría esperanzas para Colombia y Perú”, asevera la multinacional financiera. VUELVE EL INTERÉS POR EL FONDO MONETARIO Las economías emergentes están volviendo a mirar al FMI, tras varios años de no recurrir a esta entidad, gracias a que tenían abiertas las puertas de los mercados de capitales. Sin embargo, a medida que los inversionistas asustados por la crisis financiera global venden sus activos más arriesgados, entre los que están los del mundo en desarrollo, el Fondo Monetario vuelve a ser importante. Ucrania e Islandia han sido los primeros en recibir financiamiento de la entidad multilateral, mientras que Paquistán y Bielorrusia ya hicieron la solicitud. Hungría se destaca hoy por tener el paquete de rescate más grande hasta ahora, pues no solo le está prestando el Fondo, sino también la Unión Europea y el Banco Mundial. El crédito del FMI para Hungría es de 15.700 millones de dólares. El año pasado muchos analistas temían por las finanzas del Fondo, que tuvo que empezar a vender su oro al reducir sus deudores, hoy el panorama es diferente. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido