FMI pedirá más fondos en cumbre del G-20 ante gravedad de la crisis financiera

Los 250.000 millones de dólares a los que tiene acceso el FMI pueden parecer una cifra estupenda, pero la entidad tiene el temor de que no sean suficientes para responder a la coyuntura.

POR:
noviembre 12 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-12

Hace tan solo un año, el problema del Fondo Monetario Internacional (FMI) era la falta de clientes, mientras que ahora que la gangrena avanza por Europa del Este la cuestión es si podrá satisfacer todas las llamadas de ayuda.

El Fondo ha extendido préstamos a Islandia, Hungría y Ucrania, y negocia con Pakistán y Bielorrusia, pero hasta ahora no se ha visto obligado a asistir a un país emergente grande. "Si el mercado sabe que (el FMI) cuenta con suficientes recursos, se reduce la ansiedad, que lleva a las caídas (de las bolsas) y genera temor", dijo a Efe George Abed, ex director del departamento de Oriente Medio y el Norte de África de la entidad.

En este momento, los inversores no tienen esa certeza. El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, reconoció en una carta enviada a los miembros del G-20 la preocupación en los mercados sobre el nivel de recursos de la entidad.

Por ello, pidió que en la cumbre de esta semana, los jefes de estado se comprometan a dar más fondos al FMI o a poner dinero sobre la mesa de forma bilateral cuando la entidad firme un programa de crédito con un país.

"El FMI probablemente va a necesitar un billón de dólares para cumplir la tarea", dijo hoy en un encuentro con la prensa Simon Serfaty, un analista del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por su sigla en inglés).

Abed sugirió que el Fondo llame a la puerta de China, Japón y los países productores de petróleo, que cuentan con grandes reservas. 

Sin embargo, para entregar ese dinero las naciones en desarrollo con bolsillos profundos exigirán más poder de voto en la institución, según Serfaty.

Pese a la reciente reforma, los países europeos como grupo están sobre representados en el FMI.

Estados Unidos tiene capacidad para aumentar su aportación, pero "la actual Administración no lo hará", según dijo hoy a la prensa Brad Setser, un experto del Consejo de Relaciones Exteriores. 

Dar dinero al Fondo significa perder parte del control de su uso, añadió. 

Está por verse si la futura Administración de Barack Obama traducirá su discurso en pro del multilateralismo en más recursos para la principal agencia pública de coordinación económica.

Aparte de los fondos, en la cumbre se debatirá que función deberá desempeñar el FMI ante a la crisis.

Europa, que tiene una voz preponderante en su dirección, pidió que la entidad adopte un "papel central", pero no definió de qué forma.

Tradicionalmente el organismo ha actuado como prestamista de último recurso de países con problemas en su balanza de pagos por la huida súbita de capital extranjero.

No obstante, carece de las herramientas para hacer frente a una crisis en los mercados financieros como la actual, según Abed. "Durante la crisis asiática (de 1997) improvisamos, pero no creamos nuevos instrumentos para preparar al FMI para esto", dijo Abed, quien actualmente es un alto directivo del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su sigla en inglés), la mayor asociación de banca del mundo.

El IIF pidió al FMI que replantee su misión y se convierta en un vigilante de la estabilidad de los mercados financieros.

Para ello tendrá que abandonar su relativo aislamiento, según Yusuke Horiguchi, economista jefe del IIF, quien dijo a Efe que el Fondo "no está realmente abierto a la idea del diálogo con el sector privado, aunque está aprendiendo".

El organismo dio un paso adelante, según los expertos, al ofrecer préstamos de emergencia sin condiciones a países con buenas políticas económicas, pero con problemas de liquidez.

Con ello, "pretende reducir el estigma" asociado con la llamada a su puerta, que los inversores ven como una señal de que los Gobiernos no cuentan con ninguna otra fuente de financiación, según Setser.

El FMI destino 100.000 millones de dólares al nuevo programa y dijo que lo revisará una vez que el Fondo se vacíe. En comparación, tan solo Brasil atesora más del doble de esa cantidad en reservas. 

Si el gigante suramericano entrara en problemas, el Fondo tendría que llamar a la caballería de otros países.

Siga bajando para encontrar más contenido