'Al FNA le gustaba aprobar pero no desembolsar'

"Hay créditos que se han aprobado hace 20 meses y no se han desembolsado", afirmó el presidente de la entidad Ricardo Arias.

Archivo Portafolio.co

Vivienda

Archivo Portafolio.co

POR:
septiembre 02 de 2011 - 10:07 p.m.
2011-09-02

 

“En el Fondo Nacional del Ahorro (FNA) hemos encontrado créditos que fueron aprobados hace más de veinte meses y aún no se han desembolsado", dijo Ricardo Arias, durante su intervención en el congreso de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), que finalizó ayer, en Cartagena.

"En otras palabras, encontré una entidad a la que le gustaba aprobar pero no desembolsar”, enfatizó el funcionario, ante un auditorio conformado por importantes constructores del país.

 Agregó que para lograrlo trabajará en el tiempo de aprobación que debe hacerse, máximo, en tres días.

Por su parte, el desembolso no debe tardar más de una semana.

Otro aspecto que reforzará la entidad es el crédito al constructor, con el que Arias quiere promover y ampliar la cobertura de la ejecución de viviendas en el país.

El presidente del FNA también se comprometió a fortalecer el esquema del Ahorro Voluntario Contractual.

"Seguiremos con nuestra meta de fomentar la cultura del ahorro para la adquisición de vivienda; para ello, instamos a los interesados a iniciar el plan de ahorro fijo mensual durante un año o durante seis meses a través de las cesantías", señaló.

“La idea es que nadie se endeude para comprar una casa, sino que ahorre para ganarse el crédito", dijo Arias, quien recordó que la entidad desembolsó un total de 107.054 millones de pesos en agosto pasado, para respaldar 2.698 préstamos de vivienda.

 ‘Subsidio a la tasa para vivienda necesita reglas claras y más recursos’

La presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Sandra Forero, instó al Gobierno a definir mecanismos de operación del subsidio a la tasa de interés hipotecario durante la clausura del congreso del gremio, que se realiza en estos momentos, en Cartagena.

“Hay que tener reglas claras, ya que de esa forma evitaremos la incertidumbre que genera el hecho de que se acaben los recursos que financian este mecanismo, por medio del cual se respaldan los créditos para vivienda nueva”, señaló Forero, quien agregó que la nueva reglamentación debe garantizar que los bancos cuenten con recursos para otorgar el subsidio por un plazo equivalente al que les sirve de referencia.
“Así sería más sencillo evaluar la capacidad de pago de los hogares”, anotó. La dirigente sugirió mantener la aplicación del auxilio durante los primeros siete años de vida de los créditos.
Cuando se lanzó el subsidio, esto motivó a algunas entidades financieras a respaldar los siguientes ocho años; (esto, con la base de que la mayoría de las personas toman préstamos por quince años).
Igualmente, Forero propuso revaluar el precio tope de las viviendas que se compran con el beneficio y recomendó que sea para aquellas de hasta 126 millones de pesos (actualmente, el subsidio respalda la compra de oferta nueva de hasta 172 millones).
Y como la eficacia de la medida depende de acceder a un crédito, la presidenta de Camacol hizo un llamado con el fin de estar atentos a las tasas de interés, pues su aumento debilitaría la demanda de vivienda, que, además, necesita más fuentes de financiación.

MACROPROYECTOS IMPULSAN LA OFERTA

La figura que impulsa la construcción de vivienda social, a través de proyectos a gran escala, también es tema obligado durante la clausura del congreso de Camacol.

“Ha sido uno de los mecanismos destacados por el presidente Juan Manuel Santos para lograr la meta del millón de viviendas durante su Gobierno y nosotros apoyamos la iniciativa”, anotó la presidenta de Camacol Sandra Forero. Al respecto, la dirigente hizo un llamado para que las autoridades ambientales, de servicios públicos e infraestructura urbana estén más coordinadas, pues, advirtió, el lento avance de este instrumento es producto de la ausencia de ese trabajo conjunto.

Finalmente, Forero destacó la expedición de la Ley de Suelo Urbanizable, que, aseguró, “fue un acierto, ya que amplió su aplicación a los proyectos de renovación urbana”.

Siga bajando para encontrar más contenido