A fomentar la innovación: Fundación EPM

Al igual que numerosas compañías nacionales e internacionales, el Grupo Empresas Públicas de Medellín (EPM) no limita sus actividades a temas meramente comerciales y de negocios, sino que ha decidido dedicar una parte importante de sus recursos a mejorar el nivel de vida de la comunidad en la que se desarrolla.

POR:
agosto 11 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-11

Para ello, el conglomerado paisa puso en marcha en agosto del año 2000 la Fundación EPM, una entidad que desarrolla diversas actividades que tiene como objetivo el fomento de la innovación, la investigación científica, el desarrollo tecnológico y la participación comunitaria. Las acciones de la fundación son bien conocidas en Medellín y en Antioquia no sólo por su magnitud, sino porque han beneficiado a millones de niños, jóvenes y adultos. Ese es el caso del Parque de los Pies Descalzos y el Museo Interactivo EPM, que fueron los primeras obras realizadas por la entidad. El Parque de los Pies Descalzos, con una superficie de 30.411 metros cuadrados, es el lugar ideal para el desarrollo de actividades culturales, lúdicas, recreativas y educativas. Su curioso nombre proviene de las cientos de personas que a diario se quitan los zapatos para caminar por las fuentes de agua, el parque de arena o el jardín Zen localizados en su interior. De acuerdo con las cifras suministradas por la Fundación EPM, este parque fue visitado el año pasado por 1,3 millones de turistas nacionales e internacionales. En lo que tiene que ver con el Museo Interactivo EPM, hay que señalar que en marzo pasado fue reinaugurado después de haber sido objeto de una remodelación valorada en 2.630 millones de dólares. Este museo temático, al igual que Maloka en Bogotá, está destinado a fomentar el aprendizaje efectivo mediante la interacción de los visitantes con las atracciones expuestas. De ahí que su lema sea: “Prohibido no tocar, educación con diversión”. Según las estadísticas de la Fundación EPM, desde el 2002 el promedio anual de visitantes del museo llega a las 130.000 personas. Con la remodelación fueron renovadas más de la mitad de las atracciones del museo, se creó un corredor de acceso y un pabellón dirigido a la conservación del medio ambiente. Tanto el Parque de los Pies Descalzos como el Museo Interactivo forman parte de un proyecto de recuperación arquitectónica y urbanística que EPM entregó a Medellín. En el año 2003, la fundación desarrolló una nueva obra: El Parque de los Deseos, en cuya construcción se invirtieron unos 15.000 millones de pesos. En los 12.431 metros cuadrados que conforman la superficie del parque existen ocho atracciones lúdicas, una plaza de eventos, una pantalla al aire libre para proyecciones, área de playa, espejo y fuentes de agua. Dentro del Parque de los Deseos también se encuentra la Casa de la Música, un proyecto desarrollado por el Gobierno de Medellín y la Fundación EPM con el fin de suministrar un espacio -acondicionado acústicamente- para los ensayos de las diversas orquestas de la ciudad, en especial, la conformada por la red de escuelas y bandas de la ciudad. Cálculos de la Fundación EPM señalan que este parque fue visitado -durante la realización de diferentes eventos- por 1,5 millones de personas el año pasado. Pero no todas las labores de la fundación se remiten al desarrollo de grandes obras de infraestructura urbana. Ese es el caso del programa ‘Una aventura por mi ciudad’, que tiene como fin que los niños conozcan y aprecien su ciudad, utilicen adecuadamente los servicios públicos, protejan el medio ambiente y se identifiquen como parte del desarrollo del municipio. Desde el año 2005, esta iniciativa se extendió a nueve municipios del Valle del Aburrá. Se prevé que unos 46.000 niños y niñas se verán beneficiados en el año 2006 por este programa. MEDELLIN, A LA VANGUARDIA EDUCATIVA Otro de los programas de la fundación es ‘Clic: aprendo mejor’, mediante el cual se fomenta la educación en nuevas tecnologías. Como parte de esta iniciativa se han capacitado docentes de los colegios de Medellín, por ejemplo, en el manejo básico del computador. Por su parte, el proyecto ‘Punto Común’ brinda a los ciudadanos de las comunas de Medellín y sus corregimientos la posibilidad de contar con centros de acceso comunitario a Internet. Hasta el momento más de 100.000 personas se han beneficiado de los mismos. Finalmente, entre los programas de la Fundación EPM no podía faltar el otorgamiento de becas. En el año 2005, la entidad destinó 256 millones de pesos a este proyecto, en el que participan unas 30 personas vinculadas a programas de pregrado y posgrado.

Siga bajando para encontrar más contenido