Un fondo de cobertura da el salto a los activos físicos

Con la compra de una distribuidora de granos, Ospraie espera tener una ventaja en sus apuestas en 'commodities'

POR:
julio 03 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-03

Contemplar el alza de los precios del azúcar le ha provocado convulsiones a Dwight Anderson.

A pesar de que el suministro global de azúcar se ha incrementado, los especuladores han apostado fuerte por esta materia prima.

Esto ha revertido lo que Anderson había aprendido en dos décadas como inversionista, y ha reducido el rendimiento de su firma de fondos de cobertura, Ospraie Management LLC.

Con giros parecidos en los mercados de granos, trigo y otras materias primas, los retornos de Ospraie han permanecido estancados en lo que va del año. El fondo administra un portafolio de US$9.000 millones, que Anderson gestiona para importantes inversionistas que incluyen a Lehman Brothers Holdings Inc., Credit Suisse Group, Paul Tudor Jones y Arthur Samberg, de Pequot Asset Management.

"Tener un excedente físico y a la vez un gran aumento en el precio es algo que no habíamos visto antes", dice Anderson, de 41 años. "Es el mayor reto que hemos enfrentado".

Su disyuntiva refleja el sinsentido actual del mundo de los commodities. Los inversionistas, agricultores y reguladores están debatiendo si la especulación sin precedentes está provocando el alza de los precios de los alimentos.

Ahora, Ospraie quiere tener una ventaja. En un esfuerzo por tener una visión de primera mano de lo que está moviendo el mercado de los bienes básicos, la firma cerró recientemente la compra de la unidad de negociación de commo dities de ConAgra Foods por US$2.800 millones.

La compra convierte a Osp raie en un de los mayores operadores estadounidenses de depósitos de granos, los cuales compran el producto de los agricultores y luego lo venden en la cadena alimenticia.

Ospraie ya controla barcazas que transportan los cultivos y añadirá ferrocarriles para trasladar más. El pacto resalta cómo los grandes inversionistas están comprando cada vez más activos físicos "desde granjas a refinerías" a medida que instituciones inyectan capital en los commodities. Los propietarios tienen una ventaja clara sobre otros inversionistas porque pueden comprender mejor la cadena alimenticia.

"Ospraie predecirá mejor que nadie la dirección de los precios del maíz, la soya, el grano y otros bienes agrícolas", dijo Aubrey McClendon, presidente de Chesapeake Energy Corp., e inversionista en Ospraie.

"Aumenta las probabilidades de acertar", dice Anderson, quien tienen un MBA de la Universidad de Carolina del Sur. Anderson trabajó para el inversionista Julian Robertson en Tiger Management Corp. en los años 90. Allí se dio a conocer por su sagaz monitoreo del paladio y una apuesta lucrativa de que los precios se dispararían.

Se unió a Tudor Investment Corp. en 1999 y allí fundó Ospraie. El fondo creció más de 17% en su primer año y aún más en su segundo. En 2002 Institutional Investor, una publicación del sector, lo situó como uno de los gestores de fondos de cobertura mejor pagados, con un sueldo anual de unos US$20 millones. En 2004, con el apoyo de Tudor, convirtió Ospraie en una operación independiente, y los retornos siguieron creciendo.

El toque Midas de Ospraie se vio opacado por el dinero nuevo inyectado en los commodities. En 2006, Ospraie apostó fuerte a que los precios del cobre caerían debido a un incremento en la producción. Pero los precios subieron. Un fondo de Ospraie perdió 26% y fue absorbido por el fondo principal, que acabó el año con una baja de 6%. Sin embargo, algunos inversionistas siguen creyendo ciegamente en Anderson. Lehman Brothers, que controla un 20%, se ha mantenido firme, y Credit Suisse invirtió US$3.000 millones en Ospraie en 2006 y 2007.

El año pasado, su fondo principal creció un 12% a la par de la escalada en inversiones en oro y cultivos. Pero a principios de este año, los retornos  de Ospraie volvieron a caer. La compra de la antigua unidad de Con Agra podría ayudar, tal vez traduciéndose en apuestas más exactas a largo plazo. Pero es un negocio arriesgado.

Los depósitos de granos se han visto en problemas debido a la reciente escalada de inversiones. Los agricultores que buscan asegurarse un nivel de ganancias firman acuerdos con depósitos por granos que no serán cosechados durante meses o años. Para compensar el riesgo de que los precios caigan por debajo de lo que han acordado pagar a los agricultores, los depósitos con frecuencia negocian con contratos a futuro ¿acuerdos para pagar más adelante un precio preestablecido.

Los críticos dicen que al controlar tantos activos físicos, los inversionistas pueden infl ar artificialmente los precios reteniendo sus inventarios. Pero Anderson insiste que su firma hace que la agricultura sea más eficiente y con frecuencia expande sus operaciones. Por ejemplo, después de comprar una granja en Uruguay, Ospraie incrementó dramáticamente su producción usando mucho más fertilizante.

"Si estamos teniendo algún efecto", dijo, "es el de ayudar a mantener bajos los precios de los alimentos".

Siga bajando para encontrar más contenido