Fondo soberano ruso despierta temores políticos en Occidente

Fondo soberano ruso despierta temores políticos en Occidente

POR:
mayo 09 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-09

Por meses, el ministro de finanzas Alexei Kudrin ha viajado por todo el mundo para vender la idea de que el nuevo Fondo de Riqueza Nacional, el fondo soberano del Kremlin, que arrancó con US$32.700 millones, se operará con criterios estrictamente empresariales. Pero convencer a los inversionistas de esto no ha sido fácil.

La irrupción de Moscú como un inversionista global ha activado las alarmas a lo largo de Europa y Estados Unidos, en donde sus líderes se muestran cada vez más cautelosos ante el creciente control del Kremlin de la economía rusa y de sus planes para aumentar su poder comercial fuera de sus fronteras.

Las autoridades alemanas comenzaron a redactar restricciones a inversiones respaldadas por estados extranjeros después de que un banco estatal ruso compró una participación en el conglomerado aeroespacial que controla al fabricante de aviones Airbus. Entre tanto, los legisladores estadounidenses están examinando si se necesitan mayores restricciones en el mismo sentido.

"Los rusos tienen un patrón de agresividad extrema a la hora de usar sus activos para implementar políticas sin relación alguna a lo económico", explica el senador demócrata estadounidense Evan Bayh. "Sería ingenuo aceptar una inversión de los rusos sin preocuparse de qué intenciones hay detrás".

Funcionarios rusos dicen que esta acusación es injusta y que sus inversiones en el extranjero son decisiones puramente financieras.

Pero la línea entre política y negocios en Rusia bajo el ex presidente Vladimir Putin se borró y es probable que siga así bajo el mando de su sucesor, Dmitri Medvedev, quien asumió el cargo el miércoles.

Algunos de los principales funcionarios del gobierno ruso están involucrados en las decisiones clave de las compañías estatales. El presidente Medvedev es el presidente de la junta de OAO Gazprom, el mayor proveedor de gas natural del mundo. Por su parte, Putin presionó públicamente a la aerolínea OAO Aerofl ot para que hiciera el mes pasado una inversión en la italiana Alitalia, pese a las objeciones de la gerencia. La creación del nuevo fondo de inversión, que comenzó sus operaciones en febrero, podría darle al Kremlin una poderosa influencia económica internacional.

La aparición de Rusia como un importante inversionista internacional es otro ejemplo de cómo el auge de los precios de los commodities está trazando de nuevo el mapa económico mundial. Putin, que probablemente se mantendrá como el político dominante del país, legó a su protegido una Rusia transformada.

Hace apenas una década, Rusia buscaba ayuda de los prestamistas extranjeros cuando se precipitaba a la cesación de pagos. Ahora, gracias a una poderosa recuperación económica alimentada por los crecientes precios de las exportaciones rusas de crudo y otras materias primas, Moscú ha pagado casi todas sus deudas y ahora cuenta con medio billón (millón de millones) en reservas.

Las inversiones de los fondos soberanos han sido elogiadas por el Fondo Monetario Internacional, especialmente aquellas que apoyan a las firmas financieras agobiadas por la crisis de crédito. Buscado evitar una reacción proteccionista, tanto el FMI como el Departamento del Tesoro estadounidense están convenciendo a Rusia y otros países para que firmen unas directrices que rijan las estrategias de inversión y promuevan la transparencia financiera y de esa forma aclarar que las inversiones serán netamente comerciales. El FMI espera lograr un consenso para el código en los próximos meses.

Varias capitales europeas comenzaron a preocuparse por las inversiones del Kremlin en enero de 2006. Fue entonces cuando el gigante estatal de gas OAO Gazprom interrumpió brevemente el suministro a Ucrania, como parte de una disputa por los precios con el nuevo gobierno prooccidental. La decisión afectó las exportaciones a Europa durante el invierno y causó preocupación de que el Kremlin estuviera usando sus vastos recursos energéticos como carta de infl uencia política, algo que los funcionarios rusos niegan.

Siga bajando para encontrar más contenido