Ford le vendió a china Geely su filial Volvo Cars

Volvo Cars ha sido avaluada en US$1.800 millones, si bien Geely asegura "facilidades significativas en capital de trabajo" para financiar a la firma sueca, dijo el grupo chino en un comunicado.

POR:
marzo 28 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-28

El acuerdo firmado este domingo en Gotemburgo, que afecta además a derechos inmateriales e investigación y desarrollo tecnológico, se hará efectivo durante el tercer trimestre de este año.    

Ford y Geely habían anunciado el pasado 23 de diciembre un acuerdo inicial, en el que se comprometían a firmar la venta de Volvo Cars en el primer trimestre de 2010.    

Durante la rueda de prensa, el presidente de Geely, Li Shufu, dijo que Volvo Cars continuará siendo una compañía independiente dentro del grupo chino y con sede en Gotemburgo, si bien se procederá a elegir una nueva directiva.    

La marca sueca seguirá fiel a sus valores principales de seguridad y diseño escandinavo moderno, subrayó Li Shufu.    

Geely pretende conservar las dos plantas de producción de Volvo Cars en Torlanda (Suecia) y Gante (Bélgica), aunque estudiará la posibilidad de fabricar nuevos modelos de la marca sueca en sus instalaciones en China.    

Ford continuará colaborando con Volvo Cars y durante un tiempo le suministrará motores, pero no mantendrá ninguna participación en ella, aseguró el director financiero del fabricante estadounidense, Lewis Booth.    

Booth destacó la estabilidad de Volvo Cars y pronosticó que volverá a dar beneficios en un futuro próximo.    

El director ejecutivo de la firma sueca, Stephen Odell, se mostró convencido de las "posibilidades únicas" de la compañía dentro del grupo Geely.    

Volvo y Geely son dos fabricantes de tamaño similar: la firma sueca, que en 2009 perdió 653 millones de dólares, produjo ese mismo año casi 335.000 coches y cuenta con 19.650 empleados.    

La marca china tiene una plantilla de 13.000 trabajadores y el año pasado fabricó 325.000 vehículos.    

Volvo fue creada en 1927 en Gotemburgo por el ingeniero Gustav Larson y el economista Assar Gabrielsson.    

Tras dos intentos fallidos de fusión con la también sueca Scania y la francesa Renault, Volvo vendió en 1999 su división de coches a Ford por 6.000 millones de dólares, mientras el consorcio sueco conservó la producción de autobuses, camiones y equipo aeronáutico.    

Ford inició en 2006 un proceso para eliminar todas las marcas del grupo no consideradas centrales por la multinacional estadounidense, adelantándose a la crisis del sector de la automoción.    

Esta estrategia impulsó que se deshiciera de sus filiales Aston Martin, Jaguar y Land Rover, a las que se ha añadido Volvo Cars, puesta a la venta en 2008 y adquirida ahora por Geely. 

Siga bajando para encontrar más contenido