La forma en la que arregla una metida de pata en el trabajo puede sumarle puntos

La forma en la que arregla una metida de pata en el trabajo puede sumarle puntos

POR:
julio 25 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-25

No importa qué tan cuidadoso sea, ni que acate todas las reglas, en algún momento de su carrera, usted ¿o uno de sus subordinados¿ probablemente meterá la pata. No obstante, lo que puede llegar a ser más importante que el error o el problema es cómo reaccionen usted y su personal, dicen los consultores de carrera. He aquí algunos consejos para recuperarse después de un paso en falso en el trabajo:

Cuídese de los extremos: La gente usualmente tiene una de dos respuestas ante un error en el trabajo, explica Barb Krantz Taylor, psicóloga y asesora de ejecutivos de Bailey Consulting Group, en Minneapolis. La primera es cuando alguien reconoce que algo ha salido mal. Eso llega con sentimientos de vergüenza. La segunda es cuando alguien siente que lo están responsabilizando por el error de otra persona.  En esos casos, se reacciona con enojo.

Dé un paso atrás y mire la situación objetivamente. Mantenga la calma, aun si no se siente calmado. Planee su respuesta: No pretenda que el problema nunca ocurrió. "Siempre es mucho mejor decirle a su jefe que esperar a que éste se entere de alguna forma", señala Lee E. Miller, autor de libros de superación personal. Si su jefe se entera de algo por medio de otra persona y le pregunta, acepte su responsabilidad, aconseja Miller. Asimismo, asuma la responsabilidad de arreglar el problema.

Evite acusar: No permita que el centro del problema se convierta en culpar a alguien, recomienda Krantz Taylor. Más bien, acepte el asunto tal como es y piense en una forma de solucionarlo. Podría cambiar un problema para su benefi cio. "Si puede ofrecer soluciones, puede ser visto como alguien valioso", señala Miller.
Busque ayuda más allá de la oficina:

Puede que necesite a una persona objetiva fuera de la ofi cina que pueda ayudarle a enfrentar un problema. "Podría no ser apropiado compartir sus sentimientos internamente", observa Krantz Taylor.  Considere la posibilidad de hablar con un asesor de carrera externo o un consejero confi able fuera de su empresa.
Cuando sea necesario, pida disculpas:

Para mucha gente, admitir un error y ofrecer un mea culpa no resulta fácil. "Lo más difícil es una sincera y sentida disculpa", dice Krantz Taylor. Sin embargo, puede hacer una gran diferencia en la opinión que la gente tendrá respecto a usted de aquí en adelante. Disculparse sólo por disculparse no servirá, añade Krantz Taylor.

Siga bajando para encontrar más contenido