Una forma limpia de explotar el carbón

India y China promueven la gasificación subterránea del mineral, un proceso que limita la contaminación

POR:
septiembre 19 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-19

India y China llevan la delantera en la explotación limpia de carbón, lo cual tiene el potencial de aprovechar reservas enormes y de difícil acceso del mineral así como desacelerar la velocidad del cambio climático.

Los gigantes asiáticos están investigando proyectos comerciales a gran escala que producirían energía quemando el carbón donde yace, debajo de la superficie de la Tierra.

Siguiendo modelos pilotos que están en marcha en Estados Unidos y otros lugares, los dos países también están viendo la posibilidad de capturar y almacenar permanentemente en suelos subterráneos los gases producidos durante el procedimiento, como el dióxido de carbono, el cual es señalado como el causante del calentamiento global. La tecnología, llamada gasificación subterránea, fue desarrollada por los soviéticos en los años 30 como una forma de obtener energía del carbón que era imposible o muy costoso llevar a la superficie.

Se perfora un hoyo en la veta de carbón al cual se prende fuego. Por el mismo hoyo se inyecta oxígeno para alimentar la combustión. Los gases producidos por la combustión son liberados, a través de un segundo hoyo, a la superficie, donde son aprovechados para encender turbinas o para la producción de químicos. Una planta de energía en Uzbekistán ha usado el proceso por 50 años, pero en el resto del mundo la práctica fue abandonada a medida que fueron descubiertas más reservas de petróleo y gas natural, las cuales eran una alternativa más barata.

Ahora, gracias a un alza en los precios de estos combustibles, la gasificación subterránea de carbón se ha vuelto nuevamente competitiva desde el punto de vista de costos.

Avances en la tecnología también han hecho esta técnica más atractiva. A finales de los 90, pruebas en Europa demostraron que era posible tener mayor control sobre perforaciones profundas, crear cavidades más amplias para los gases y para suministrar una combustión más eficaz.

Expertos dicen que la gasificación subterránea podría triplicar o cuadruplicar las reservas de carbón recuperables en todo el mundo, compensando los declives en reservas de otro tipo de combustible, como el crudo. China e India tienen la tercera y cuarta reservas de carbón más grandes del planeta, respectivamente. Se cree que en los últimos 10 años, China ha hecho más pruebas del proceso que cualquier otro país.

Una planta de químicos al interior de Mongolia usa la técnica para producir un sustituto del diésel, y la empresa china que construyó la planta tiene planes de hacer una mucho más grande en China. Entre tanto, India considera usar la gasificación subterránea tanto para producir más energía como para producir pesticidas y químicos.

El intenso uso del carbón en países de rápido desarrollo como India y China ha tenido su precio: un empeoramiento de la contaminación, particularmente de plantas tradicionales de carbón que no están acondicionadas para separar el azufre y capturar las emisiones.

De este modo, la gasificación subterránea también presenta una alternativa atractiva debido a que no emite óxido de azufre, ni óxido de nitrógeno, tiene niveles más bajos de mercurio y partículas y la ceniza se queda debajo de la superficie. Los expertos dicen que la tecnología es especialmente útil para carbones de bajo rango como el lignito y el subbituminoso, los cuales producen menos calor cuando se queman debido a su alto contenido de ceniza.

"Esto ha impulsado una ola de investigación en India ya que su carbón es de 35% a 50% ceniza", dice Julio Friedmann, jefe del programa de gestión de carbón del Laboratorio nacional Lar ence Livermore, en California.

China tiene cerca de 30 proyectos en diferentes etapas de desarrollo que usan la gasificación subterránea, dice Ming Sung, ex vicepresidente de inAo olding s Ltd., una unidad de E roup, empresa china de energía.

Algunos expertos son aún cautos a la hora de desplegar el proceso de forma masiva ya que existen algunas preocupaciones de que contamine fuentes de agua subterráneas o cause hundimientos de tierra.

Friedmann dice que los riesgos de hundimiento son pocos si se escoge muy bien el sitio a perforar y las rocas aledañas son suficientemente fuertes. La contaminación del agua también se puede evitar, agrega, si los operadores manejan apropiadamente la presión en las cavidades.

Siga bajando para encontrar más contenido