La foto de la informalidad

Desde hace un buen tiempo, los especialistas en asuntos laborales han señalado que uno de los temas más difíciles que enfrenta Colombia es el de la informalidad laboral.

POR:
mayo 09 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-09

Y es que tal como ocurre en el resto de América Latina, una parte importante de la fuerza de trabajo en el país está ocupada, sin recibir todos los beneficios que existen en la legislación. Las causas de que eso pase son variadas. Parte de lo que sucede tiene que ver con el hecho de que existe también una gran informalidad empresarial. En otras palabras, los negocios pequeños y medianos no han cumplido los requisitos que fija la ley, incluyendo su existencia como persona jurídica. Debido a ello, los sistemas de contratación tampoco se ajustan a las normas. Otra explicación está relacionada con el ánimo de reducir costos, al no hacer los aportes parafiscales o los correspondientes a salud y pensiones. En ocasiones esa práctica es acordada con los propios trabajadores que aceptan un salario que a primera vista es mayor en términos nominales debido a que no incorpora descuentos. Pero sea cual sea la causa, lo cierto es que la informalidad tiene impactos sobre los indicadores sociales y la propia calidad de vida del país. Tanto, que uno de los propósitos del plan de desarrollo 'Prosperidad para todos' es el de reducirla en forma sustancial. El punto de partida es elevado. Así lo dejó en claro el viernes pasado el Dane, cuando dio a conocer la medición más reciente sobre el empleo informal en las 13 principales áreas metropolitanas del país. Según la entidad, dicho índice llegó al 50,9 por ciento de los ocupados, afectando más que proporcionalmente a hombres que a mujeres. Como nota positiva hay que destacar que el dato mencionado es el más bajo de los pasados cuatro años, lo cual hace pensar que el empleo que se ha creado en los últimos tiempos ha sido mayoritariamente formal. Sin embargo, existe un largo trecho por recorrer, sobre todo en algunas ciudades, para no hablar de las áreas rurales que no fueron analizadas en la información citada. De tal manera, mientras la informalidad en Bogotá es 45 por ciento, en Cúcuta cobija al 70 por ciento, mientras que en Montería asciende a 67 por ciento. Esas disparidades revelan que no sólo el panorama general es complicado, sino que hay zonas en donde la oferta de empleo es muy precaria. ricavi@portafolio.cohelgon

Siga bajando para encontrar más contenido