Una francesa es reina de una tribu africana

No tiene sangre real, pero fue nombrada reina. Su corona es dorada, pero sin piedras preciosas. Es blanca, pero ‘manda’ en una tribu de raza negra. Y su reinado lo logró, no por tener títulos nobiliarios o riqueza, ni por un capricho, sino por ser una mujer de buen corazón.

POR:
noviembre 22 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-22

Ella es Marie-Claude Lovisa, o la reina Mawulolo, una dinastía que ella misma inauguró en noviembre del 2004 en un pueblo a 80 kilómetros al noroeste de Lomé, capital de Togo. Divorciada, con dos hijos y antigua empleada informática,Lovisa llegó hace diez años a Togo, procedente de Francia, para curarse de problemas de salud, pero su interés por mejorar las condiciones de la población local la convirtió en reina. En África son muchos los reyes o reinas cuyas funciones no siempre están claras, y sus poderes no suelen ir más allá de los habitantes de las pequeñas comunidades en las que reinan. Pero el caso de Lovisa es distinto, entre otras razones, por ser blanca y debido a que su ‘pergamino’ nobiliario lo recibió porque los habitantes de la comunidad quisieron que fuera así. Lleva el título de reina Mawulolo (“Dios es grande”, en ewé, la lengua del sur de Togo) y fue entronizada en una grandiosa ceremonia tradicional precedida de una quincena de días de retiro. El pueblo en el que reina se llamaba Takpla, pero ahora ha cambiado de nombre: Lovisa o Lovisa Kopé, en lengua local, como homenaje a sus acciones en beneficio de la comunidad local, que vive en medio de una gran pobreza. La reina Mawulolo ha construido un centro de salud en la villa y ha logrado sensibilizar a sus habitantes para que aprovechen los cuidados gratuitos que reciben allí, los cuales son dispensados por una enfermera a tiempo completo pagada con fondos propios. Allí ya han visto la luz 65 niños y se han realizado 170 operaciones de hernias con intervención de especialistas. “La gente no iba antes al hospital por la distancia entre la villa y el centro de salud de la región, y preferían curarse con métodos tradicionales”, explica la reina. Julien Amouzougan, habitantes de Lovisa Kopé, cuenta que además del centro de salud, la reina levantó una escuela de cemento. “Y también tenemos un autobús”, agrega. Así mismo, esta francesa originaria de la ciudad de Lyon se encarga de pagar los gastos escolares de 150 niños de la comunidad y ha facilitado la expedición de actas de nacimiento para 750 pequeños. También distribuye periódicamente alimentos y ropa entre los niños y ha adoptado a diez menores. Entre sus planes está crear un centro de formación profesional para futuros carpinteros, albañiles y modistas. Efe

Siga bajando para encontrar más contenido