Francia niega plan B que contemple una caída de Grecia

El ministro francés de Finanzas, François Baroin, aseguró el viernes que el G7 no trabaja en el supuesto de que Grecia pueda suspender pagos e insistió en que Atenas debe cumplir estrictamente los objetivos para recibir las ayudas europeas.

POR:
septiembre 12 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-12

"No estamos en absoluto preparando un plan B", respondió Baroin en la conferencia de prensa, al término de la primera de las dos jornadas del encuentro informal de los titulares del G7 en Marsella, cuando se le preguntó por los rumores de que Alemania se prepara a la hipótesis de que Grecia no pueda hacer frente a los pagos de su deuda. Añadió que en el caso de Francia está "en vanguardia" del proceso para poner en pie el plan de salvamento acordado en la cumbre europea del pasado 21 de julio, y así se ha votado el parlamento la concesión de las ayudas a Grecia. El Gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, no quiso especular sobre una eventual cuantía de desvalorización de la deuda griega con el argumento de que el mercado secundario donde se negocia "está totalmente perturbado y no es representativo". En cualquier caso, Noyer puso el acento en que "la deuda griega no supone un riesgo que necesite una recapitalización para ningún banco fuera de Grecia", y si alguno tuviera que establecer provisiones "no sería un problema para nadie". Una referencia apenas velada a los ataques que ha sufrido en los últimos días el banco francés Société Générale, que se ha depreciado sustancialmente en medio de rumores sobre las consecuencias de su exposición a los títulos de deuda helena. El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, consideró que "en Europa es esencial que se continúe el ajuste presupuestario" y en particular en países como Portugal y Grecia. Rehn añadió que en los países bajo presión en razón del estado de sus deudas soberanas "deben continuar o incluso intensificar el ajuste fiscal", mientras que otros que disponen de margen pueden recurrir a los estabilizadores automáticos para estimular la actividad. En cuanto a la polémica suscitada por las declaraciones de la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, al dar a entender que no se puede descartar una crisis de liquidez e insistir en que hay bancos europeos que necesitan fondos propios suplementarios, Baroin se esforzó por cerrarla.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido