El fraude electrónico, el principal problema del sistema financiero

Para conocedores del tema, el gran desafío es enfrentar las estafas a través de los canales no presenciales.

El fraude con tarjetas en Colombia disminuyó 18 por ciento entre octubre de 2011

En Colombia son generados en promedio 542.465 ataques informáticos diarios, de los cuales 39,56 % los sufre el sector financiero.

Archivo particular. 

POR:
Portafolio
noviembre 15 de 2017 - 03:22 p.m.
2017-11-15

El gran avance tecnológico que ha permitido que los productos y servicios bancarios migren a lo digital y faciliten su uso, ha provocado que manos inescrupulosas se aprovechen de estos espacios para cometer delitos, entre ellos el robo de información personal y financiera.

(Lea: Colombia registró 198 millones de ataques cibernéticos en el 2017)

Ante esto, el pasado 24 de octubre, Asobancaria advirtió que uno de los retos del sector financiero en la actualidad es, precisamente, la mitigación del fraude electrónico.

De acuerdo con una investigación realizada por la multilatina Digiware, que monitoreó más de 13.000 dispositivos en Latinoamérica, en Colombia son generados en promedio 542.465 ataques informáticos diarios, de los cuales 39,56 % los sufre el sector financiero.

(Lea: En Latinoamérica las empresas no se saben proteger ante ciberataques

Con relación a esto, para Luciano Scalise, vicepresidente de innovación y conocimiento de Spanish Latam Experian, el gran desafío es enfrentar el fraude a través de los canales no presenciales. “La virtualización en el relacionamiento de los bancos con los clientes hace que se generen nuevos desafíos en la validación de la identidad de la persona y en la verificación de la información que suministra”.

(Lea: Instagram, la nueva víctima de los ciberdelincuentes

Por ejemplo, según señala Scalise, es necesario que una entidad bancaria sepa, con veracidad, cuándo y cómo una persona aplica a un crédito en línea. Para ello la primera tarea es evitar suplantaciones, así como no tomar decisiones con información falsa.

Según Digiware, la clonación de tarjetas de crédito en Colombia sucede en un 30 % en los cajeros electrónicos y 70 % en las plataformas de comercio que no cuentan con suficientes procesos de verificación y generalmente estos fraudes se hacen para compras de tiquetes aéreos

Adicional a esto, el más reciente estudio de la compañía internacional experta en seguridad informática, Kaspersky, señala que un incidente cibernético puede llegar a costarle a una entidad bancaria hasta 1,8 millones de dólares, pues el 61% de esos generan costos adicionales para las entidades como pérdida de datos o de reputación.

Ante esta situación, el sector financiero ha puesto en marcha una regulación financiera, que a los ojos de Scalise, es robusta y que ha permitido que la industria adopte medidas para evitar el fraude. Por ejemplo, algunas entidades han venido fortaleciendo sus sistemas con soluciones tecnológicas y analíticas que les han permitido pasar de acciones reactivas a preventivas.

Tal es el caso de Europa, continente en el que han logrado poner en marcha el concepto de asociarse y compartir conocimiento e información, así como el uso de una analítica y herramientas tecnológicas que les permita evitar los fraudes desde hace más de 20 años.

Estados Unidos también está en la lista. En este país una entidad bancaria ‘revisa’ el historial de 14 personas para detectar y prevenir un fraude, mientras que en Colombia es necesario analizar 40. Esto significa, que en mercados maduros como el norteamericano existe una mayor eficiencia en la detección del fraude.

En este contexto, Scalise explica que en Colombia, a diferencia de otros países, la prevención del fraude ha sido un tema operativo y no estratégico, lo que facilita el accionar de quienes lo causan. Además señala que los fraudes financieros no son solo temas de las entidades bancarias, también son del usuario.

“Los usuarios deben entender la importancia de preservar su información de manera segura y estar más consciente, monitoreando qué sucede con sus productos financieros y su historial crediticio. Dichos descuidos son los que el defraudador aprovecha”, asegura Scalise.

ALGUNAS MEDIDAS

Según cifras del Departamento Nacional de Planeación, se estima que la implementación de la política nacional de seguridad digital podría generar entre 2016 y 2020 alrededor de 307.000 empleados al año y un crecimiento aproximado de 0,1% en la tasa promedio de crecimiento anual del PIB.

Ante esta necesidad, entidades como Datacredito Expirian han puesto en marcha proyectos que permitirán mitigar los fraudes en el sector financiero.

En este caso, la entidad creó un ecosistema llamado One Fraud, el cual les permite a las empresas del sector financiero validar la identidad de quien solicita o gestiona un servicio, sin importar el canal donde se haga.

“La solución utiliza tecnologías de punta que permiten la validación tanto presencial como no presencial buscando ser cada vez menos intrusivo y más alineado con los servicios digitales”, explica Scalise.

Adicional a esto, en búsqueda de la inclusión financiera en el país, la entidad está facilitando una mayor asociación entre entidades financieras para desarrollar estrategias que les permitan cruzar información en tiempo real con el objetivo de detectar inconsistencias en la información y hacerla disponible para cerrarles la puerta a los defraudadores.

“Nosotros hemos entendido que los retos en la prevención del fraude, implican una solución innovadora que aborde la necesidad de evitarlo sin afectar la experiencia del usuario, apalancándose en capacidades como datos, analítica, software y experiencia, entrega soluciones integrales y precisas”, asegura Scalise.

Siga bajando para encontrar más contenido