No al fraude en siniestros

El fraude en el tema de los seguros es un grave problema, pues un porcentaje considerable de casos se ligan a estas prácticas ilícitas realizadas, en parte, por los asegurados. De ahí que todas las compañías de seguros tienen empresas privadas de investigación que se especializan en aquellos hechos en los que se presume, existe la acción o intención de engaño.

POR:
noviembre 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-05

Es así que desde el 2003 está en Colombia, el Instituto Nacional de Investigación y Prevención de Fraude Ltda. (Inif), al que pertenecen las compañías de seguros: Colseguros, Seguros Bolívar, Liberty Seguros S.A., Mapfre Seguros, Suramericana de Seguros S.A., QBE Seguros S.A., Generali Colombia, Royal & SunAlliance y Aseguradora Solidaria de Colombia. La razón de ser del Instituto, como lo explica su director Laude Fernández Arroyo, es comprender a cabalidad cómo se comporta el fraude a los seguros en Colombia, logrando definir políticas y estrategias para prevenirlo, así como a los delitos conexos. Estudios internacionales conocidos por Inif revelan que por lo menos, el 12,5 por ciento del total de los siniestros pagados son fraude y si se hace un cálculo con las cifras manejadas por Fasecolda, el dinero que pierden las aseguradoras es bastante, y los perjudicados finales son quienes compran seguros, pues las primas se encarecen. El Instituto trabaja de la mano tanto de las aseguradoras como de las autoridades pertinentes (la Fiscalía y la Policía Judicial) y abordan, principalmente, tres ramos: el de vehículos (donde el fraude es muy alto debido, entre otros, al autohurto), en el transporte (la carga se declara perdida o robada, sin ser esta la razón)en el SOAT (se reclama con este seguro por un accidente que no es de tránsito) y en menor proporción, los seguros de vida. El sector más golpeado por el fraude es el de los vehículos con un leve aumento en los últimos dos años. “El caso colombiano está en un rango que se calcula entre el 15 y el 18 por ciento del total de las defraudaciones a las compañías de seguros, por siniestros de automóviles”, anotó Fernández. Entre los logros del Instituto está la creación de un modelo único en Colombia y en América Latina para la predicción del fraude, con un 97,5 por ciento de confiabilidad, utilizando herramientas científicas, diseñadas con base en fórmulas matemáticas aplicadas a la realidad nacional y al ámbito de los seguros, que determinan la probabilidad de fraude, permitiendo decidir, si se investiga o no el hecho. Una de esas herramientas es la Encuesta de percepción de fraude, que este año ya se realizó en Bogotá, Medellín y Cali a clientes de las compañías socias de Inif, sobre el tema de vehículos, encontrando un porcentaje muy importante de aceptación y convivencia con el fraude, asumiendo que este puede ser posible y justificable, en la medida en que afecte emocionalmente al interior del núcleo familiar. Los asegurados dan las pautas La Encuesta de Percepción de Fraude es una de las herramientas diseñadas por Inif, para conocer qué piensan los asegurados acerca de cometer o no un fraude en el tema de automóviles. Este año, ya se realizó en Bogotá, Medellín y Cali a clientes de las nueve compañías socias de la entidad (representantes de casi el 80 por ciento del mercado asegurador colombiano), cuyos resultados confirmaron “que los asegurados son condescendientes y hasta lo justifican”. De los usuarios de seguros de automóviles, el 34,5 por ciento tiene una actitud positiva hacia el fraude cuando se involucra una calamidad doméstica, es decir, piensan y sienten que estaría bien mentirle a una compañía de seguros en tal caso. El 56 por ciento de los asegurados dicen que el fraude se comete dada una circunstancia difícil a nivel económico, y el 47 por ciento considera que el mejor momento para alterar el valor de un vehículo es cuando se va a sacar la póliza.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido