Frenadas nuevas exportaciones agrícolas por demora en la aprobación del TLC entre Colombia y E.U.

La parálisis sufrida ha impedido el trabajo con autoridades sanitarias para verificar la calidad de verduras y hortalizas, explicó el director de la Oficina de Proexport en Miami, Jaime Echevarría.

POR:
mayo 21 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-21

Dicha labor se refiere principalmente a las exigencias de Estados Unidos en materia de aplicación de pesticidas y practicas de manejo de cultivo y almacenamiento de los productos, antes de ser despachados a este mercado.

El problema de fondo tiene que ver con la imposibilidad que enfrentan las autoridades de este país de inspeccionar adecuadamente los productos alimenticios en los puertos de entrada.

Dado el volumen enorme de importaciones, los inspectores sólo alcanzan a revisar un 2 por ciento de los contenedores que llegan a los terminales marítimos de este país, según un reciente informe oficial.

Para remediar dicha situación, el TLC firmado entre Colombia y Estados Unidos, contempla instrumentos que agilizarían la certificación de los productos de agro, diferentes a los ya tradicionales como café, banano y flores.

Países como México demoraron cerca de ocho años para lograr la certificación de productos como los aguacates, de los cuales hoy venden más de 400 millones de dólares.

No obstante, otros países como Perú, han logrado -sin TLC- la venta de productos de gran consumo aquí como los espárragos, convirtiéndose en el primer proveedor de este renglón. Guatemala es igualmente un importante abastecedor de hortalizas usadas en ensaladas y sopas, como el brócoli y otros de agro.

Entre tanto, Proexport ha venido ajustando sus estrategias de promoción y mercadeo, para impulsar otros productos de los sectores industrial y tecnológico, como software y cosméticos, y algunos rubros de confecciones textiles, que con un mayor valor agregado, permitan contener la fuerte caída de este rubro en el mercado estadounidense.

Precisamente durante el primer trimestre del año, las exportaciones colombianas a este mercado sufrieron un descenso de cerca de 800 millones de dólares, incluidos no solo los productos minero-energéticos, como carbón y petróleo, sino otros que venían con un buen ritmo como el café elaborado, las flores y algunos del sector siderúrgico.

Según cifras del Departamento de Comercio, al cerrar marzo, las compras a Colombia ascendían a 2.183 millones de dólares, mientras que las ventas contabilizaron 2.262 millones.

Siga bajando para encontrar más contenido