Frenado el despegue de los fondos ganaderos 1.216 37.665 La propiedad accionar

El paquete accionario de la nación en el Fondo Bufalero del Centro (FBC) ha terminado por enredar la operación, tanto que afectó los resultados productivos y financieros de dicho fondo.

Finanzas
POR:
abril 08 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-08

Por un lado, el nivel de endeudamiento reportado es del 30 por ciento, mientras no le ha sido posible inyectar recursos de capital frescos con la venta de acciones, pues los potenciales compradores de éstas han manifestado su inconformidad por la presencia del Gobierno en la propiedad. Por otro, no se ha cumplido una promesa que data del 2007, en la cual el presidente Uribe ordenó acelerar un intercambio de las acciones que poseía la nación en el fondo, por los terrenos de la plaza de ferias de La Dorada, propiedad del FBC. Otros accionistas también han querido hacer una operación similar, pero con activos estratégicos, lo que no se considera viable, pues podría llevar a una posible liquidación. Así las cosas, Alfonso Bernal, gerente del FBC propuso como solución que se haga una reducción de capital mediante el intercambio de acciones de la sociedad por activos de la misma. Esto quiere decir que los accionistas clase A (la nación y los entes territoriales) podrían quedarse con las propiedad de activos que no son de interés para el fondo, como algunos predios urbanos y semirrurales. Esta propuesta la envió Bernal a la Superfinanciera en espera del aval necesario. De solucionarse así, el fondo podría capitalizarse de dos formas: vendiendo acciones en el mercado público de valores y titularizando La Suiza, un predio de 5.200 hectáreas ubicado en en municipio de Puerto Nare. En cuanto a la primera opción, en el país hay suficientes inversionistas que podrían incluir en su portafolio las acciones del fondo, actualmente inscritas en el mercado público de valores, pero de nula bursatilidad, según reporte de la Bolsa de Valores de Colombia. Esta se recuperaría en el segundo semestre con la colocación en el mercado de 12 millones de nuevas acciones y obtener 19.000 millones de pesos para financiar su actividad ganadera. Para la segunda opción, bajo esa operación financiera se esperaría captar recursos por siete unidades productivas de 200 hectáreas con 300 búfalas en ordeño cada una. En total, titularizadas a los inversionistas particulares, quedarían 1.400 hectáreas y 2.100 búfalos de un hato de 7.000 animales que tiene el FBC; por ahora, el fondo está valorando estas unidades. Entre sus activos el FBC cuenta con las haciendas El Dique (550 hectáreas), La Loma (2.000) y Playones (2.600 hectáreas), en los municipios de Yondó, Pelaya y Sitio Nuevo, respectivamente, y su sede administrativa, en Manizales. De momento, en los estados financieros del fondo se destaca un deterioro en los ingresos operacionales, resultado del desánimo de la actividad ganadera y de las restricciones comerciales con los países vecinos. “De todas maneras estamos frente a una mayor oferta de búfalos, resultado de haber logrado un alto poblamiento de esta especie en el país y, lamentablemente, del contrabando”, dijo Alfonso Bernal, durante la asamblea de accionistas. Leyes que los reglamentaron * 1959: una norma les definió el marco conceptual. * 1972: Ley 5, precisó algunas actividades, composición del hato ganadero y las exenciones de impuestos. * 1990: Ley 7, autorizó al Gobierno para capitalizarlos. * 1990: Ley 16, los hizo parte del sistema nacional de crédito agropecuario. * 1994: Ley 132, dictó su Estatuto Orgánico. * 1997: Ley 363, actualizó la normatividad. * 2001: Ley 676, estableció la posibilidad de hacer operaciones de redescuento. * 2006: Ley 1094 de 2006, derogó la atribución que se les otorgó para redescontar líneas de crédito de Finagro. La propiedad accionaria de la nación En manos del sector oficial (la nación y los entes territoriales) está el 30 por ciento de las acciones del fondo. El Ministerio de Agricultura tiene el 6 por ciento, el Inficaldas posee el 22 y, el restante 2 por ciento es propiedad de la empresa Vecol, el departamento de Risaralda y los municipios de La Dorada y Pereira. Sin embargo ‘desprenderse’ de esa participación no ha sido nada fácil; por ejemplo, a un ejercicio de martillo realizado en enero del 2007 en que se se ofrecieron y remataron en un lote único, para cada fondo, bajo la condición de ‘todo o nada’, no se presentó oferta alguna. Previamente, en el 2006, se ofrecieron al sector solidario que las rechazó, pese a que el Banco Agrario garantizó una línea de crédito exclusiva para este propósito, con un plazo de cinco años, un período de gracia de un año y tasa de interés de DTF+8. Así, además de las acciones en el FBC, la nación tiene más acciones en otros fondos: Tolima,19,18 por ciento; Córdoba, 15,03; Magdalena, 20,53; Occidente, 40,89 y Santander, 13,46 por ciento. En las cuentas del Gobierno (hechas en 2006) la venta de las acciones en los fondos ganaderos le representaría ingresos por algo más de 23.396 millones de pesos. Sin embargo, el proceso de enajenación de estos activos no ha sido fácil, en la medida que los fondos ganaderos, de ser entidades de fomento pecuario y operar como bancos de segundo piso, pasaron a ser sociedades comerciales. Además, de redescontar créditos con tasas de interés subsidiadas, hoy se endeudan como cualquier empresa comercial, pues la Ley 1094 de 2006 les prohibió intermediar los recursos de Finagro. La ‘estocada final’ al dio el Gobierno con esta Ley (ver recuadro), expedida tras la debacle del Fondo Ganadero del Caquetá, que dejó a medio hacer varios proyectos de mejoramiento genético bovino y uno de caucho en el Vichada, donde se perdieron 30.000 millones de pesos, representados en maquinaria, insumos, obras civiles y más de un millón de plántulas importadas. "En manos del sector oficial (nación y entes territoriales) está el 30% de las acciones del fondo".1.216 pesos, el valor intrínseco de la acción del fondo, registrado el 31 de diciembre de 2009.37.665 accionistas tiene actualmente el Fondo Bufalero del Centro (FBC), entre la nación y los particulares.ADRVEG