Fuerte protesta de los cañeros

Reclaman por los instrumentos de política y por altos costos de producción.

Fuerte protesta de los cañeros

Cortesía

Fuerte protesta de los cañeros

Finanzas
POR:
mayo 31 de 2015 - 08:14 p.m.
2015-05-31

Un amplio ‘memorial de agravios’ presentó el presidente de la junta directiva de Procaña, durante el congreso de los cultivadores de la caña azucarera.

El dirigente gremial, Carlos Hernando Molina, relacionó ocho situaciones que han afectado el desarrollo de la actividad.

Entre otros, destacó la inestabilidad jurídica en los temas de tenencia de la tierra y las invasiones de predios que están presentándose en varias zonas del Valle del Cauca y generan, por ende, el deterioro de la seguridad.

Por otro lado, criticó los cuestionamientos que vienen haciéndose a la vigencia de los instrumentos de política pública que favorecen a la cadena de la agroindustria del azúcar, como el Sistema Andino de Franjas de Precios (SAFP) y el Fondo de Estabilización de Precios del Azúcar (Fepa).

Para el caso del azúcar, se indicó que “por su bajo peso relativo en el mercado mundial, Colombia es un tomador de precios, factor que justifica contar con estas herramientas de regulación de precios”, dijo Molina.

Colombia produce menos del 2 por ciento del azúcar que anualmente entra al mercado mundial lo que indica que, en efecto, es un tomador de precios, que se forman con base en el costo de las importaciones y en el precio internacional.

En respuesta a esto, el viceministro de Agricultura, Hernán Román, señaló que el Gobierno no tiene en su agenda el desmonte de estos instrumentos, base del progreso económico y social de las zonas de influencia de la caña.

Por su parte, Martha Betancurt, directora de Procaña, manifestó que el tema, para su análisis y comprobación de sus beneficios al sector, será llevado al llamado comité ‘triple A’, que analiza y recomienda la política aduanera al Consejo Superior de Comercio Exterior y al Gobierno.

Ahora, en cuanto a los precios que pagan los consumidores colombianos por el azúcar blanca, Procaña informó que estos son –en promedio– de 0,8 dólares por kilo, lo que ubica al país en el puesto 10.

En el primer lugar está Reino Unido, donde un kilo de azúcar vale dos dólares, en los Estados Unidos el precio es de 1,9 dólares, mientras que en Perú, Chile y México se acerca a un dólar.

Sin duda, los temores de la cadena de la producción azucarera se centran en los instrumentos anotados, SAFP y el fondo Fepa.

Aunque ninguno de los actores de la cadena lo expresó, otro de los temores está en los resultados que se darían por las investigaciones que desde el 2012 ha venido haciendo la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) por supuesta cartelización para el manejo de las importaciones y los precios del endulzante.

Por último, Molina reclamó al Gobierno por los incrementos en los impuestos prediales, insumos de producción, energía y combustibles.

Frente a los primeros, estos se consideran como limitantes para la creación de nuevas empresas y el mantenimiento de las ya existentes.

“Este valor lo asumimos como costo directo, teniendo en cuenta que los productores del campo no vivimos de los avalúos de los predios, sino de su capacidad productiva.

“El pago del predial en el suroccidente de Colombia está comprometiendo, en muchos casos, más del 30 por ciento de la posible utilidad de la actividad agropecuaria”, dijo el dirigente gremial.

Durante el congreso gremial, los dirigentes de Procaña resaltaron también la reciente creación del ‘Fondo Cultiva’, que financiará proyectos productivos puestos en marcha por los pequeños y medianos cultivadores.

LA POSICIÓN DE OTRO GREMIO: ASOCAÑA

Entre agosto de 2010 y abril del 2015, mientras el precio del azúcar se redujo 5,6%, los precios de los confites y chocolates aumentaron 9,5%, según el Dane.

Así, el azúcar ha tenido un incremento en los 12 doce meses como consecuencia de la devaluación.

Desde enero de 2001, cuando inició el Fepa, hasta abril de 2015, se observa lo mismo: los precios domésticos de confites y chocolates han crecido sistemáticamente más que los precios domésticos del azúcar.