La fuerza de la resiliencia

El dolor acrisola, porque es una vivencia de purificación y evolución espiritual. Permite que tu espiritualidad se desarrolle y busques la paz interior.

Finanzas
POR:
abril 08 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-08

En grandes tragedias como un terremoto o un huracán se destacan los que ven en las crisis un problema superable. No se apoltronan en la silla de los lamentos, antes bien, se ponen en acción y apelan a su fe y sus recursos. ¿Tienen un don especial? No, simplemente cuentan con una gran fuerza interna y una fe indestructible. Están acostumbrados a ver todo con los lentes de optimismo y a asumir los problemas como desafíos.

En psicología se sabe que ninguna adversidad derrota del todo a un espíritu firme, y a quien se deja ayudar. Y esto se ve patente en las clínicas con enfermos graves que sorprenden a médicos y enfermeras. Se recuperan pronto, irradian confianza y se van para la casa mucho antes de lo previsto. El milagro lo hacen ellos mismos con fe, actitud positiva y amor a sí mismos, a Dios y a la vida.

Según los sabios hay cuotas de dolor necesarias en la vida para aprender algo. El dolor acrisola, porque es una vivencia de purificación y evolución espiritual. El dolor permite que tu espiritualidad se desarrolle y busques la paz interior para aliviarlo y superarlo. Si todo fluyera fácil, el ser humano no valoraría nada o se instalaría en el sofá de la indiferencia y la comodidad. La tensión entre la luz y la sombra es necesaria, y los seres humanos aprenden por contraste. Claro que muchos dolores son evitables y brotan del mal uso de la libertad humana, no de un plan divino.

Cuando fluyes en el amor hay pruebas y obstáculos, pero nunca te hunden, antes bien, creces con ellos. Tus mayores conquistas son el fruto de enfrentar la adversidad con fe, entrega y coraje. La resiliencia es una fuerza formidable para superarse y sobrevivir, reconocida por la psicología positiva. Resiliente es el que en una situación traumática acepta la realidad y la transforma con una fuerza superlativa. Al parecer tiene recursos latentes e insospechados que le dan fuerza para avanzar sin sucumbir.

Se dice que esas personas han desarrollado una personalidad resistente y adaptativa. Hallan en la fe, en su espíritu y en una actitud positiva la capacidad de elevarse como el águila ante la adversidad. Casi siempre han tenido padres que les han inculcado una gran capacidad de lucha y de superación. Hay más resiliencia si tienes apoyo dentro y fuera de la familia, relaciones que te dan fuerza, confianza y un buen modelaje. Cree que eres más fuerte de lo que piensas y elige perseverar cuando los débiles se dan por vencidos. Siempre puedes superar el desánimo, salir de la impotencia y enfrentar lo que ves como desastroso. Ninguna derrota es duradera si vuelves a creer cuando todo se conjura contra ti.

La confianza y la paciencia despejan el horizonte; ellas te dan bríos para dominar las dudas y el desaliento. Ten fortaleza y aguanta un poco más, porque llegarán días de claridad y lo pesado se hará liviano. Confía, porque el miedo y la incertidumbre te alejan de tus sueños. Recuerda que la confianza y el amor hacen milagros. Puedes profundizar estas lecciones con mi reciente libro Crecer en crisis.

oasis@uniweb.net.co