Fuga de información pondría en riesgo sistema antilavado

Según Luis Edmundo Suárez, si cumple el fallo del Tribunal de Cundinamarca que lo obliga a darle información a la Contraloría, se abriría una puerta para que cualquier persona, incluso delincuentes, pidan la información de inteligencia.

Luis Edmundo Suárez

Archivo Portafolio.co

Luis Edmundo Suárez

POR:
mayo 17 de 2013 - 02:14 p.m.
2013-05-17

La última semana ha estado cargada de críticas contra el director de la Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf), Luis Edmundo Suárez. Primero fue en un debate en el Congreso de la República donde el representante Simón Gaviria pidió su cabeza por, supuestamente, tener dos anotaciones negativas por parte del Gobierno de Estados Unidos y por no hacer nada en el caso InterBolsa.

Luego se sumó la contralora general, Sandra Morelli, quien dijo que Suárez es un obstáculo para el control fiscal, pues, desconociendo una orden del Tribunal de Cundinamarca, se niega a suministrarle información.

El congresista Simón Gaviria denunció lavado de activos en InterBolsa y criticó su labor en esa entidad. ¿Qué le responde?

La cifra que el doctor Gaviria mencionó en el debate en el Congreso se la dimos nosotros.

Yo celebro el debate que está dando el representante y le aseguro que la Uiaf, con la información que la regulación existente le permite disponer, ha ejercido rigurosamente las competencias de su gestión en el mercado de valores.

¿Pero hay lavado de activos a través de comisionistas?

Lo que le puedo decir es que en este momento hay un caso de lavado con una comisionista que esperamos que salga en julio.

¿Y esa comisionista no se llama Interbolsa?

No se llama Interbolsa, es muy grande y va a ser una cosa impresionante.

El representante Gaviria dijo que usted tenía dos anotaciones negativas por parte de Estados Unidos ¿De qué se trata?

No lo sé, pregunté en la Embajada de Estados Unidos y me dijeron que ese concepto no existe. Supongo de que se trata, pero le digo que no existe ninguna anotación negativa.

Al contrario, el mismo gobierno americano me seleccionó como líder internacional en contra del lavado de activos.

¿Y cuáles son las suposiciones?

Hay un informe que el estado americano hace todos los años donde formula unas recomendaciones. En nuestro caso recomendó más intercambio de información con el Departamento del Tesoro y enviar más reportes a la Fiscalía.

¿Esas son las anotaciones negativas?

Son recomendaciones, pero son recomendaciones que ellos hacen unilateralmente, sin consultar y que, con todo respeto, no están totalmente sustentadas en la realidad.

Explíqueme eso

La Uiaf antes le mandaba muchos informes a la Fiscalía, pero no eran informes de calidad, ninguno de esos informes llegó a buen término. Nosotros cambiamos el sistema y con el fin de ayudar a descongestionar la Fiscalía no le enviamos cantidad sino calidad.

Por supuesto que se disminuyó el número de informes, pero aumentó la plata recuperada. El año pasado recuperamos 1,5 billones de pesos, una cifra sin precedentes.
¿Por qué la Contralora dice que usted dificulta el proceso de control fiscal?
Porque la Contralora no ha podido entender que las actuaciones de los funcionarios públicos están reguladas por el principio de legalidad.

Yo le he dicho a la Contralora que estamos del mismo lado, que más quisiera yo que trabajar con ellos para poder luchar contra los corruptos, pero hay leyes que no permiten que yo le entregue información a una entidad diferente a la Fiscalía.
¿Cuáles son esas leyes?
La Ley 527, que creó a la Uiaf, y el decreto 1497 de 2002, que en conjunto dice que la Uiaf solo le puede entregar información a las autoridades que tienen funciones en lavado de activos, en extinción de dominio o en financiamiento del terrorismo y la Contraloría no las tiene.

Las tuvieron en el año 96, pero con la nueva ley del 2002 esa competencia quedó exclusivamente en la Fiscalía General.
Hay un fallo del Tribunal de Cundinarmarca que ampara a la Contraloría y lo obliga a darle la información ¿Por qué no lo hace?
Si le doy cumplimiento al vulgar fallo del Tribunal de Cundinamarca, el sistema antilavado en Colombia se acaba.
¿Por qué?
Esto hay que explicarlo bien y tal vez yo he fallado en eso. El argumento del Tribunal es que como la Contraloría tiene un deber de informarle a la Fiscalía cuando existan bienes que sean objeto de extinción, también tiene el derecho de conocer la información de inteligencia de la Uiaf.
¿Y eso qué tiene de malo?
Que no solamente es la Contraloría la que tiene ese deber. La consecuencia del fallo es que en general ese deber lo podría tener cualquier ciudadano colombiano.

Entonces, si yo cumplo con el fallo, la reserva deja de existir y hasta los mismos delincuentes podrían llegar a pedirme la información, argumentando que ellos tienen un bien para informarle a la Fiscalía.
En un caso hipotético, ¿qué pasaría si usted le diera es información a la Contraloría?
Primero hay que aclarar que no le serviría de nada, porque la información de inteligencia no es prueba en ningún proceso y, segundo, estaría cometiendo un prevaricato, sería denunciado ante la Fiscalía y tendría un proceso penal y uno disciplinario.

El Procurador me sancionaría por los menos con 18 años de inhabilidad teniendo en cuenta el antecedente de Mario Aranguren que le dio información a un ministro.
¿Entonces cómo puede hacer la Contraloría para obtener información?
Se la debe pedir a la Fiscalía, que es la entidad encargada de convertir en pruebas las informaciones de inteligencia. Lo que está en juego aquí no es mi cargo, sino los derechos fundamentales de todos los colombianos.
Álvaro Lesmes
Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido