Que fumar no lo deje sin aliento

La inhalación permanente de humo de cigarrillo es la principal causa de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, Epoc.

POR:
noviembre 15 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-15

En Colombia, 9 de cada 100 personas mayores de 40 años la sufren y no lo saben. En el mundo, afecta a más de 52 millones y causa la muerte de más de 2,7 millones cada año. En 1990, la Epoc era la sexta causa de mortalidad y se estima que para el 2020 pasará a ser la tercera causa más frecuente en el planeta. Anteriormente, a la Epoc se le conocía como bronquitis crónica o enfisema. Ahora se define como una enfermedad caracterizada por una obstrucción no reversible de los bronquios, que dificulta la salida del aire desde los pulmonares, generando tos y flemas, y en fases más avanzadas, ahogo y cansancio para movilizarse. Cuando la enfermedad es diagnosticada, hay muchos tratamientos que alivian síntomas como la tos, el ahogo y la flema, y que le permiten al paciente mejorar su calidad de vida. Sin embargo, la Epoc es una enfermedad irreversible. EN COLOMBIA De acuerdo con los resultados del estudio Prepocol (Prevalencia de Epoc en Colombia) en el año 2005, se encontró que 9 de cada 100 personas mayores de 40 años tenían Epoc, porcentaje que se distribuyó en 8,5 por ciento en Bogotá, 6,2 por ciento en Barranquilla, 7,9 por ciento en Bucaramanga, 8,5 por ciento en Cali y 13,5 por ciento en Medellín. Es decir, que si para el censo del 2005 en Colombia había 41’468.465 personas, de las cuales 11’611.170 mayores de 40 años, probablemente, y de acuerdo con el dato de la prevalencia, hay un total de 1’033.394 pacientes con Epoc. Sin embargo, solo un tercio de ellos están diagnosticados por un médico, mientras los dos tercios restantes padecen la enfermedad sin saberlo y sin recibir tratamiento. Según la neumóloga Eugenia Robinson, las diferencias entre las ciudades se relacionan directamente con el porcentaje de sujetos fumadores en cada una, que varió entre el 14 por ciento en Barranquilla hasta el 29 por ciento en Medellín, y su porcentaje va en aumento, principalmente en escolares jóvenes. De acuerdo con los datos del estudio del Comité Nacional de Antitabaquismo Escolar realizado el año pasado con 4.700 estudiantes de colegios públicos y privados en Bogotá, Barranquilla, Bucaramanga, Cali, Manizales, Medellín y Pasto, el consumo entre ellos se ha triplicado, pues mientras el porcentaje de jóvenes que fuman cigarrillos era del 9 por ciento hace cinco años, en la actualidad el consumo alcanza el 29 por ciento. Otras cifras confirman que la edad de inicio fluctúa entre los 11 y los 15 años, que un 62 por ciento de los jóvenes han probado el cigarrillo, y que principalmente son influenciados en el hogar por hermanos fumadores. Además, se confirmó que las ciudades donde más fuman los jóvenes son Bogotá y Medellín, que 8 de cada 10 jóvenes adquieren los cigarrillos al menudeo y que la frecuencia de jóvenes fumadores por estrato social fue de 37 por ciento en el alto a 28 por ciento en el bajo. La única forma de diagnosticar la Epoc es una espirometría, un examen con el que puede medirse la cantidad de aire que una persona puede soplar y el tiempo que utiliza en hacerlo. Lo cubre el plan obligatorio de salud y puede ser solicitado por el médico general. Así, de una forma fácil y muy rápida, permite empezar el tratamiento. Hoy en día hay novedosos medicamentos que le permiten al paciente mejorar su calidad de vida. DÍA MUNDIAL JORNADA. En la conmemoración del Día Mundial de la Epoc, el 19 de noviembre, se llevará a cabo una jornada para fumadores o ex fumadores mayores de 40 años, donde se les practicará gratuitamente una espirometría. Será de 8 a.m. a 4 p.m. en Cafam de la Floresta, el Hospital Militar, la Clínica San Rafael, Éxito Calle 134 y Carulla de la 85. Reducir el cigarrillo hasta dejarlo De acuerdo con el médico siquiatra Charl Els, investigador de la Universidad de Alberta, Canadá, el cigarrillo ocasiona la muerte al 50 por ciento de los consumidores frecuentes de tabaco, de los cuales el 70 por ciento ha pensado en dejar de fumar. Sin embargo, los modelos tradicionales para dejar el hábito implican la interrupción abrupta en el consumo de tabaco, lo cual los hace desistir. Para involucrarlos, la propuesta es un tratamiento que plantea reducir el consumo hasta dejarlo, que ha demostrado, según el experto, más efectividad. Una de las formas es combinar goma de mascar, un plan personal donde el fumador escoge el momento y el número de cigarrillos que quiere reducir. Y por último, el soporte sicológico. En la literatura global, “una adicción se considera una condición médica crónica que tiene recaídas y que puede ser tratada sólo con una decisión de estilo de vida”. Añade que más del 90 por ciento de los adolescentes van a probar el tabaco y un porcentaje de ellos se volverán adictos a este, 25 ó 30 por ciento, o a las drogas. Para él, se considera adicto quien ha fumado más de 100 cigarrillos en la vida. “Lo increíble es que se trata de un producto legal, que mata a uno de cada dos de sus consumidores cuando se consume como ha sido la intención de sus fabricantes. Es demasiado tóxico, por eso considero que es una anomalía histórica”. Del tabaco se puede disponer fácilmente y una vez que el cerebro se ha sensibilizado a la nicotina, no la olvida nunca. “Se asocia a los momentos buenos, tristes, a la ira”, dice el experto. La nicotina está en las moléculas de alquitrán que cruzan el torrente sanguíneo y llegan al cerebro y a las neuronas, produciendo sensación de euforia y bienestar que lleva a la persona a hacerlo de nuevo. “Como con cualquier enfermedad crónica, le decimos al paciente cómo es el tratamiento. Lo importante es entender que no hay un solo método que sea perfecto para todos. A través del reemplazo con nicotina es más fácil dejar el tabaco sin tener síndrome de abstinencia, que se caracteriza por agitación, insomnio, malos sueños, más apetito. El 9 por ciento de las personas que usan una goma de mascar de nicotina deben hacerlo en promedio durante seis meses”. Cada paciente debe entender cómo es su hábito y para eso debe identificar las situaciones en las que fuma e ir reemplazando esos cigarrillos con gomas. También puede necesitarse un medicamento.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido