Fundación Terpel: tarea por un mejor ciudadano

El balance de beneficiarios va en aumento y el año pasado fueron 252.350 directos y unos 34.662 indirectos. Van 214 instituciones educativas intervenidas.

Finanzas
POR:
marzo 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-26

No botar papeles en la calle, respetar los semáforos y los pasos peatonales. Estas son acciones que aunque podrían resultar sencillas, su cumplimiento demuestra el espíritu cívico de una comunidad y marca la pauta sobre la calidad de vida y el grado de convivencia en una ciudad.

Partiendo de esa idea, desde hace cinco años la Fundación Terpel decidió jugarse su tarea de responsabilidad social por la promoción de un mejor ejercicio de la ciudadanía. En el 2004 la Organización Terpel S.A. decidió dar el paso de un esquema de donaciones puntuales y desarticuladas en calidad de actor pasivo de causa sociales para asumir un papel más activo.

La misión de la Fundación es desarrollar proyectos educativos que fortalezcan las habilidades, conocimientos y actitudes necesarias para un mejor ejercicio de la ciudadanía. Hoy opera activamente en Medellín, Manizales, Cali, Bucaramanga y Barranquilla. Además, está en disposición de extenderse a aquellas ciudades en las cuales las autoridades locales estén interesadas en fortalecer sus políticas en ese frente y en cofinanciar los programas, explica la directora de la Fundación Terpel, Margarita García García.

El año pasado la Fundación Terpel destinó 4.281 millones de pesos para sus programas, entre inversión propia y otros recursos de cofinanciación local (Alcaldía locales, universidades, empresa privada, cámaras de comercio).

El balance de beneficiarios va en aumento. Es así como durante el año pasado fueron 252.350 directos y unos 34.662 indirectos. La población que cubre la estrategia es, principalmente, de los colegios públicos. Los docentes capacitados en el 2004 llegaban a 27 y en el 2009 ya sumaban 1.532. Entre tanto, las instituciones educativas intervenidas pasaron de 10 a 214 entre un período y otro.

La directiva señala que el origen de trabajar en educación ciudadana surgió tras los avances que en esa materia lograron las administraciones de Mockus y Peñalosa en Bogotá, aunque para la capital la Fundación Terpel ha empezado este año a trabajar con la Alcaldía Mayor.

Margarita García García explica que lo más complejo de la estrategia ha sido fijar metodologías para evidenciar que la divulgación del buen ejercicio ciudadano tienen efectividad, y para que los resultados y el impacto sean medibles.

Las herramientas

Son varios los programas que tiene en marcha la Fundación. Uno de ellos son las Salidas Pedagógicas que Enseñan Ciudad. El objetivo es que sean una herramienta educativa que contribuya a formar mejores ciudadanos. El foco principal son los estudiantes de secundaria de los colegios públicos para que aumenten el sentido de pertenencia y el compromiso de su entorno. Previo a la salida, los docentes son capacitados.

Los frutos del plan Salidas que Enseñan Ciudad se registran en las estadísticas de la Fundación Terpel 168.145 beneficiarios. El otro programa es La Ruta Ciudadana que Enseña Ciudad. Es otra alternativa para explorar y y recorrer la urbe de una manera divertida.

Está abierta a distintos grupo de población vulnerables con el fin de que fortalezcan sus actitudes como ciudadanos. El año pasado, gracias a la Ruta que Enseña Ciudad, 81.925 personas recorrieron sus capitales y recibieron mensajes de concientización sobre el valor del civismo y la convivencia.

En el 2008 esa cifra llegó a 49.378 beneficiarios. En Bogotá, por ejemplo, esta 'aula de 4 ruedas', como la llama García, ofrece recorridos temáticos sobre desarrollo económico, esfuerzo ambiental o el reconocimiento histórico.

El tercer programa que ejecuta la Fundación Terpel es Voceros y Valientes. A través de él, jóvenes de escasos recursos son capacitados voluntariamente para que inviten a los demás ciudadanos a atender las normas y los acuerdos sociales.

Para esta tarea, los jóvenes son preparados y certificados en cultura ciudadano con cursos que dictan universidades. Los voluntarios voceros y valientes sumaron 534.

Estudios y diagnósticos

La Fundación Terpel tiene entre sus funciones la elaboración de estudios sobre las actitudes y las percepciones de los ciudadanos. Recientemente hizo uno sobre el panorama de Medellín, en esa materia, explica la directora de la entidad. Estos análisis sirven como base para definir, dirigir y evaluar políticas públicas en las ciudades. También sirven para que la Fundación diseñe sus programas.