Fundacolombia, por la población vulnerable

La institución atiende dos frentes: apoyo a artesanos y jóvenes en condiciones complejas.

Jóvenes de la institución.

Archivo particular

Jóvenes de la institución.

Finanzas
POR:
septiembre 09 de 2014 - 04:43 a.m.
2014-09-09

Colombia Consciente es la marca con la que Fundacolombia apoya a un centenar de artesanos que se dedican a técnicas artesanales y manuales en vía de extinción.

Según Juliana Rubiano Pardo, directora ejecutiva de Fundacolombia, los artesanos están en Magdalena, Cauca, Valle y Bolívar.

Desde el 2013, como una alternativa de generación de recursos para continuar con el trabajo, la institución sacó al mercado la marca.

Con estos productos, se reúnen iniciativas como la recuperación de la filigrana de Mompox y la técnica del calado por las mujeres del norte del Valle.

“Buscamos, en el marco de un proyecto, hacerle asistencia técnica al grupo de artesanos para elevar su producto en cuestiones de diseño, comercialización y calidad para que sea competitivo en el mercado local e internacional”.

La meta de Fundacolombia es vender el producto a nivel en Colombia y en el extranjero. El desarrollo de Colombia Consciente es una de las actividades de Fundacolombia, ya que desde sus comienzos - en el 2005- su foco de atención es la ayuda a jóvenes que están en situaciones de vulnerabilidad.

De hecho, espera para el 2015 arrancará de lleno la práctica de una metodología que tiene desde hace cinco años.

Juliana Rubiano señala que el objetivo es atender población joven en situación de vulnerabilidad, localizada en zonas con presencia de actores del conflicto armado, en municipios expulsores de desplazados o en áreas con presencia de minas antipersona.

Inicialmente, la Fundación diseñó una serie de estrategias con miras a generar competencias laborales, especialmente.

En ese trabajo se logró una articulación con instituciones públicas y regionales.

“Identificamos, más adelante, que para ellos también era importante fortalecer un aspecto que era el de las competencias sociales o competencias para la vida”, explica Rubiano.

Al comienzo, era importante una herramienta que les permitiera generar ingresos, pero faltaban cuestionamientos sobre ellos, sobre su proyecto de vida, sobre quiénes eran y para qué estaban en el mundo.

Con esos aspectos identificados, Fundacolombia desarrolló una metodología que se llama “Diario mi proyecto de vida”, la cual se trabaja desde 0 grado escolar hasta once, articulado a la malla curricular.

Lo que se hace es trabajar grado por grado aspectos relacionados con el ser: quién soy yo, para qué estoy aquí, cómo me identifico, cómo me veo en el mundo.

Para el 2009, Fundacolombia estaba presente en más 85 municipios con más de 110 proyectos y había impactado más de 50.000 jóvenes. Esa labor se mantiene, pero con la metodología ya comprobada se espera darle un nuevo impulso.