G8 ve "señales de estabilización" económica en el mundo, aunque encuentra algunos riesgos

Así lo confirman estos países industrializados en un proyecto de declaración final de la cumbre de ese núcleo de países industrializados, que se abre este miércoles en L'Aquila (Italia).

POR:
julio 08 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-08

"La situación sigue siendo incierta y persisten riesgos para la estabilización económica y financiera. Vemos señales de estabilización en nuestras economías y creemos que esa tendencia se apuntalará cuando nuestras medidas (de apoyo) surtan todo su  efecto", indica el documento, cuya copia obtuvo la AFP.    

"Daremos los pasos necesarios, individual y colectivamente, para volver a colocar a la economía mundial en la senda de un crecimiento fuerte y duradero", añade.    

La crisis económica, la peor desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, es uno de los principales temas de discusión de la cumbre del G8, que se prolongará hasta el viernes en esta ciudad de Italia devastada en abril por un sismo que dejó unos 300  muertos.    

El G8 está integrado por Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Canadá y Rusia. 

G8 inició cumbre con fuertes retos

El G8 inicia el miércoles en L'Aquila, ciudad del centro de Italia destruida por un sismo, una cumbre de tres días que buscará fórmulas para vincular la salida de la crisis económica mundial a un nuevo modelo de  producción, más justo y menos contaminante.    

Las tensiones mundiales estarán presentes en las discusiones, empezando por la cuestión nuclear iraní y los enfrentamientos étnicos en la región china de Xinjiang, un asunto de última hora que perturbó la cumbre, pues obligó al presidente chino Hu  Jintao a regresar a su país.    

Hu debía participar en las reuniones del G8 de países industrializados (EEUU, Japón, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Canadá y Rusia) con el G5 de potencias emergentes (China, India, Brasil, México y Sudáfrica), que buscan más voz y voto en  los grandes asuntos que agitan al planeta, como la crisis económica y el calentamiento global.    

De hecho, el G8 deberá demostrar en esta reunión la necesidad de su existencia, ante el protagonismo que ha tomado durante la crisis el G20, que incluye tanto al G5 como a otras potencias regionales como Turquía, Arabia Saudí y Nigeria.    

El G20 había decidido en su cumbre de abril en Londres poner más de un billón de dólares a disposición del Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras instituciones, para acudir en ayuda de los países golpeados por la crisis que sumió a Europa,  Estados Unidos y Japón en la recesión, a más de cien millones de personas en el hambre y a decenas de millones en el desempleo.    

El jefe de Gobierno italiano, Silvio Berlusconi, anfitrión de la cumbre, indicó que los líderes mundiales podrían liberar de 10.000 a 15.000 millones de dólares para desarrollar el sector agropecuario de los países pobres.    

Esa medida cambiaría el enfoque tradicional de los países ricos, más basados en la ayuda alimentaria que en el desarrollo de alternativas productivas, sobre todo en Africa.    

El calentamiento global es otro tema en el que se buscan definiciones nuevas, capaces de ofrecer un futuro más respetuoso del planeta sin comprometer las inversiones productivas en los países ricos ni la industrialización de los demás.    

Veintitrés científicos de las principales economías mundiales instaron el martes al G8 a tomar decisiones que permitan reducir la emisión de gases de efecto invernadero a partir de 2020 y a conseguir que en 2050 esas emisiones se hayan reducido en al menos un 50% respecto a sus niveles de 1990.    

"Llamamos a los dirigentes de nuestros países a reconocer los riesgos inaceptables provocados por el cambio climático y las oportunidades sin precedentes que una transición a energías limpias y con poca emisión de carbono brinda a nuestras  economías", dicen los firmantes de la carta abierta.    

Se espera que el G8 -que representa el 13% de la población mundial pero un 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero- respalde el objetivo de limitar el calentamiento global a 2ºC en relación a los niveles anteriores a la revolución  industrial, para evitar impactos mayores (en un siglo, la temperatura terrestre ya aumentó casi un grado).    

El Foro de las Mayores Economías (FME), que se reunirá el jueves (con participación del G8, el G5 y de Australia, Indonesia y Corea del Sur), propugna una reducción global del 50% de las emisiones en 2050, lo cual significaría un recorte de 80% en  los países industrializados.    

La cuestión del programa nuclear iraní será abordada este miércoles en la cena de trabajo del G8, que teme que la República Islámica se dote del arma atómica, indicó un responsable europeo, que pidió el anonimato.    

El expediente iraní se complicó en las últimas semanas con la violenta represión de las manifestaciones que cuestionaban la transparencia de la reelección del presidente Mahmud Ahmadinejad.    

Los llamados de los miembros del G8 a resolver esa crisis "rápidamente, a través de un diálogo democrático y de medios pacíficos" fueron ignorados por las autoridades iraníes, que acusaron a las potencias occidentales, y en especial a Gran Bretaña y  Estados Unidos, de atizar los disturbios.

Siga bajando para encontrar más contenido