La ganadería también contamina, según la FAO

La entidad explicó que la cifra incluye las emisiones de las etapas de producción, elaboración y transporte de lácteos, así como las relacionadas con la carne.

Finanzas
POR:
abril 23 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-23

El sector lácteo genera cerca del cuatro por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI), según un nuevo informe de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Esta cifra incluye las emisiones asociadas a la producción, elaboración y transporte de productos lácteos, así como las emisiones relacionadas con la carne de animales procedentes del sector lácteo.

Considerando solamente la producción, elaboración y transporte de leche a nivel mundial -excluyendo la producción de carne-, el sector contribuye con un 2,7 por ciento de las emisiones mundiales de gases, informó la FAO.

En 2007, el sector lácteo emitió 1.969 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) equivalente de las cuales 1.328 millones de toneladas se atribuyen a la leche, 151 millones de toneladas a la carne de animales sacrificados y 490 millones de toneladas a terneros criados para la producción de carne.

La emisión equivalente de CO2 es una medida estándar para comparar emisiones diferentes de GEI y se calcula que la media mundial de emisiones de GEI por kilogramo de leche y productos lácteos asociados asciende a 2,4 kilos de CO2 equivalente, explicó la entidad. El metano contribuye a la mayor parte del impacto de la leche sobre el calentamiento global, ya que supone en torno de un 52 por ciento de las emisiones de GEI en los países desarrollados y en desarrollo.

Las emisiones de óxido nitroso ascienden a un 27 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero en los países desarrollados y a un 38 por ciento en los países en desarrollo, añade.

El informe de la FAO, Emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del sector lácteo, abarca los principales sistemas de producción lechera, desde los rebaños de pastores nómadas hasta las operaciones lácteas intensivas.

Se centra en toda la cadena alimentaria láctea, incluyendo la producción y el transporte de insumos (fertilizantes, plaguicidas y forrajes) utilizados para la producción lechera, las emisiones en las granjas y las emisiones asociadas al procesado y envasado de leche, así como el transporte de productos lácteos a los minoristas.

El margen de error de las estimaciones es de un 26 por ciento, dice la nota. "Este informe es fundamental para comprender e identificar las oportunidades para reducir el impacto medioambiental del sector lácteo y, al mismo tiempo, proporcionar productos alimenticios sanos y nutritivos", afirmó Samuel Jutzi, director de la División de Producción y Sanidad Animal de la FAO.

La evaluación es parte de un programa en marcha para analizar y recomendar alternativas para la mitigación del cambio climático. El siguiente paso es utilizar un enfoque similar para cuantificar las emisiones de GEI asociadas con otras importantes especies ganaderas, incluyendo el búfalo, las aves de corral, los pequeños rumiantes y los cerdos.

La efectividad, bienestar e implicaciones comerciales de las diversas normativas se alcanzarán posteriormente a través de modelos económicos. Está previsto publicar un informe final en 2011.

En un informe previo, publicado en 2006, La larga sombra del ganado, la FAO concluyó que el 18 por ciento de todas las emisiones de gases de efecto invernadero se deben al sector ganadero, utilizando un enfoque conjunto del ciclo vital.