Ganaderos perdieron US$7.000 millones en los últimos dos años, según Asociación Nacional de Ganaderos (Ncba)

La cifra ha afectado a los ganaderos de E.U. y ha sido su peor resultado en décadas, o incluso en la historia, pero ahora esperan que la mejora de la economía restablezca algunas utilidades en 2010.

POR:
enero 29 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-29

La fortuna de las ganancias de este año está atada en forma estrecha a una recuperación económica y a un descenso de los precios de los alimentos forrajeros.

"La gente necesita tener trabajo para poder gastar dinero en restaurantes y comprar carne en los supermercados. "Sin duda, esa es una de las mayores pérdidas que hemos visto", dijo Gregg Doud, economista de la Asociación Nacional de Ganaderos (NCBA, por sus siglas en inglés).

Doud se sumó a los miles de productores de carne que esta semana asistieron a la convención anual de la asociación, en San Antonio (Texas). La NCBA es el mayor grupo del sector pecuario del país y gran parte de la discusión en los talleres de trabajo se centraron en la mala situación del sector y qué le espera en el 2010.

Las pérdidas financieras han afectado a esta industria. Los expertos en pronósticos prevén que el lunes próximo un reporte de ganado del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) muestre el menor rodeo en más de 50 años. Además, algunas fincas de engorde (feedlots) han cerrado sus puertas y muchas más podrían seguirlas.

"Si no vemos alguna rentabilidad en los próximos seis a ocho meses, veremos algunos cambios estructurales en términos de pérdida de capacidad en los feedlots", dijo Derrell Peel, economista agrícola de la Universidad Estatal de Oklahoma.

La caída de los precios del maíz ofrece un motivo de esperanza para los ganaderos, pues este cereal hace parte de la dieta básica del ganado. "Esa tendencia en el mercado del maíz ha tenido un impacto psicológico (positivo) enorme", dijo Doud. "'Si uno tiene manejo de riesgos, tendrá la oportunidad de hacer algo de dinero alimentando ganado por primera vez en dos años", agregó.

Las utilidades también dependerán de que caiga la tasa de desempleo desde el 10 por ciento actual. Los consumidores deben recuperar la confianza para salir a comer y comprar más de carne. Durante la recesión, los consumidores han comido más en casa, prefiriendo alimentos más baratos como el pollo y las pastas.

"La falta de demanda debido a la mala situación económica fue el gran tema el año pasado y continuará siendo el factor grande este año", concluyó Derrell Peel, durante el evento que finalizará este fin de semana.

Siga bajando para encontrar más contenido