Gasto de Gobierno, una de las claves del repunte económico

Crecimiento de 4,2% en segundo trimestre indica que se superó la desaceleración que tuvo su punto más bajo en el arranque del año.

El sector de la agricultura fue el que más creció en el segundo trimestre (7,6%).

Archivo Portafolio.co

El sector de la agricultura fue el que más creció en el segundo trimestre (7,6%).

POR:
septiembre 19 de 2013 - 04:00 p.m.
2013-09-19

Durante el segundo trimestre del año, la economía del país dio muestras de que la desaceleración que traía Colombia en los últimos meses tocó fondo y ahora empieza el repunte. El Dane reveló ayer que el Producto Interno Bruto (PIB) entre abril y junio se expandió en 4,2 por ciento, mientras que en el mismo periodo del año pasado la cifra fue de 4,8 por ciento.

El mayor crecimiento individual entre los distintos sectores lo tuvo el agro, con 7,6 por ciento, impulsado por la aceleración en la producción de café, que se expandió en 32,4 por ciento.

Así mismo, el mismo agro dio el tercer mayor aporte al crecimiento total. La principal contribución vino de los establecimientos financieros, cuya dinámica explica el aumento de la producción total en un 18,7 por ciento.

En segundo lugar estuvo el aporte del sector de servicios sociales, comunales y personales, que refleja el gasto del Gobierno en temas como salud y educación, entre otros, cuyo crecimiento fue de 4,7 por ciento, pero que puso el 17,1 por ciento del crecimiento total. Luego viene el agro, que contribuyó con 11,3 pesos de cada cien de crecimiento económico.

El presidente Juan Manuel Santos indicó que “este crecimiento es muy satisfactorio. Es una muy buena noticia porque eso se traduce en más empleo, en más ingresos para inversión social”.

El Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, también se mostró optimista y dijo que "en el segundo semestre creceremos al 5%". Lea aquí la entrevista completa.

Entre los sectores que más crecen individualmente después del agro está la construcción (6,4%), en la que el impulso lo dieron las edificaciones (7,9%) y obras civiles (5,1%).

Según la presidenta de la Cámara de la Construcción (Camacol), Sandra Forero, “este resultado responde al positivo volumen de actividad que ha incorporado la construcción de vivienda social, en particular de vivienda gratuita”.

Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, se mostró sorprendido por el repunte de la construcción porque “hay otros datos de este sector que no son consistentes; por ejemplo, el empleo allí se está reduciendo”.

El consumo final, que es lo que más pesa en la economía (aporta 81,7%), creció 4,6 por ciento, y allí, el gasto del Gobierno sigue siendo significativo: el crecimiento fue del 5 por ciento, y el de los hogares, del 4,4 por ciento.

La explotación de minerales tuvo un resultado similar al promedio (4,3%), y cercano a otros sectores, como el comercio (4,1%) y suministro de electricidad, gas y agua (4,7%).

El carbón fue determinante para que el sector no lograra mayor dinamismo. Su caída fue de 5,4 por ciento; en contraste, el crecimiento de la producción de petróleo fue de 7,3 por ciento y la de gas natural, de 9,1.

INDUSTRIA SUBE TRAS RECESIÓN

Entre los sectores que tuvieron un menor ritmo en el crecimiento estuvo la industria, que, si bien esta vez no cayó, como lo venía haciendo, durante el trimestre logró un resultado de 1,2 por ciento.

Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, señaló que no se trata de una recuperación real. Hubo un componente estacional, pues el segundo trimestre de este año no tuvo Semana Santa, por lo que la producción no paró, pero “en el semestre, el sector cayó de forma importante”.

Raúl Ávila, de la Coalición para la Promoción de la Industria, dijo que “el comportamiento industrial no deja de sorprender, porque la Muestra Mensual Manufacturera mostró una caída. Esto deja abierto un problema de medición. Cifras que miden agregados similares deberían dar tendencias similares”.

Redacción de Economía y Negocios

EL RESTO DEL AÑO

Para lograr la meta del Gobierno, se necesita un crecimiento de 5,6 por ciento en cada uno de los dos trimestres de la segunda mitad del año. Esos niveles de expansión se vieron hasta el comienzo del año pasado.

Conseguir, entonces, ese crecimiento exige que los resultados que fueron sorpresivos en el último trimestre dejen de serlo y, además, sean superados.

Por ejemplo, que el agro supere su resultado, en el trimestre de los paros. ¿Es posible? En el primer trimestre, el del primer paro cafetero, el café creció 16 por ciento.

Por su parte, el sector financiero, el que viene aportando más al crecimiento, debería robustecer su contribución. En el segundo trimestre, con todo y crisis de los TES, creció más que en el primero.

Si los minerales lograron crecer en la primera mitad de año, con parálisis del carbón, ahora podrían mantener un crecimiento aceptable, mientras los precios del petróleo siguen altos con la tensión en Oriente.

También se necesitará que los hogares sigan gastando: en el segundo trimestre, los hogares pusieron, a través de su consumo, 69 de cada 100 pesos de los que creció la economía. En cambio, la industria solo puso 1,2 pesos.

En otras palabras, los hogares jalan, pero no comprando colombiano, como lo advirtió la semana pasada el codirector del Banco de la República Carlos Gustavo Cano.

Mauricio Galindo

Editor de Economía de EL TIEMPO

 

Siga bajando para encontrar más contenido