‘Generaremos condiciones para expandir más la clase media'

Iván Duque Márquez, líder programático de Óscar Iván Zuluaga, explica que hay que replantear el modelo educativo para lograr unos encadenamientos productivos que generen competitividad en el largo plazo.

Iván Duque dice que la educación es el punto de partida para un mejor país.

Diego Santacruz / EL TIEMPO

Iván Duque dice que la educación es el punto de partida para un mejor país.

POR:
mayo 15 de 2014 - 03:33 a.m.
2014-05-15

El senador electo por el Centro Democrático empezó a trabajar desde enero pasado en la coordinación programática de la campaña de Óscar Iván Zuluaga, con quien laboró años atrás en “la tarea de capitalización más grande en la historia” del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Haber logrado en ese momento el compromiso de todos los países demuestra el talento de Óscar Iván para generar consensos”, afirma Iván Duque Márquez.

Este abogado, con maestrías en derecho económico, en gerencia pública, en política económica y fiscal, y en el sector financiero, fue el encargado de estructurar el plan de gobierno que tendría un eventual mandato de Zuluaga.

El programa parte bajo la premisa de que el crecimiento ideal de la economía colombiana debe ser el 6 por ciento en los próximos años.

Mejorar el sistema educativo es el punto de partida de una estrategia que incluye ideas novedosas en salud, vivienda, cohesión social e infraestructura, entre otras.

Lo apasionan el derecho internacional, el América de Cali y el rock. Es bogotano, tiene tres hijos y 37 años.

¿Cómo califica el desenlace de esta campaña presidencial?

Es muy valiosa. Contrario a lo que la gente dice, por lo ocurrido los últimos días, durante la campaña nuestro candidato se ha concentrado en lo propositivo; se han estructurado propuestas en materia de educación, salud, vivienda, emprendimiento, disminución de pobreza y esa ha sido la pauta que le ha permitido crecer en las encuestas.

¿Cuál es la estrategia económica de Óscar Iván Zuluaga?

En nuestra esa visión de país, los principios económicos son fundamentales porque eso determina la capacidad de financiamiento y la estabilidad económica.

Primero, para que el Producto Interno Bruto (PIB) crezca al 6 por ciento necesitamos tener una tasa de inversión cercana al 30 por ciento del PIB.

Para eso, hay que seguir protegiendo la estabilidad en el tipo de cambio, porque la volatilidad y la incertidumbre es algo que no es conveniente.

Además, ser consistentes con el marco fiscal de mediano plazo, seguir alineados con la meta de objetivo-inflación trazada por el Banco de la República.

El mercado de capitales es importante porque el tipo de país que uno quiere construir también pasa por definir el tipo de mercados de capital que se tiene.

¿Cómo debe evolucionar el mercado de capitales?

Colombia apenas tiene 77 empresas listadas en Bolsa. Sustancialmente inferior a Lima y Santiago.

Ecopetrol representa el 50 por ciento de capitalización del mercado.

Se necesita que sea un canal que una el espíritu emprendedor del empresario con el ahorro de la sociedad.

Que los ciudadanos puedan invertir en acciones y en bonos de las empresas que generan el crecimiento repercute en mejores condiciones de financiamiento.

Lo otro es buscar un sistema tributario que sea más eficiente, contundente para prevenir la evasión, que es muy alta.

Sobre pobreza rural...

“La gente cuando piensa en el campo cree que es un tema de tractores, producto y exportación. El campo requiere inversión en bienes públicos como vías secundarias y terciarías.

Además, calidad de educación, más salud, acceso a crédito y a saneamiento. Fomentar un matrimonio entre el pequeño productor y la agroindustria. También, reducir la carga impositiva para la adquisición de maquinaria agrícola, abaratar el acceso a insumos y combatir el contrabando”.

Sobre reforma tributaria y financiación de vías 4G

“El otro año expiran el 4 por mil, el impuesto al patrimonio. Todo eso hay que revisarlo y alinearlo con el órgano legislativo.

También los temas de simplificación del estatuto tributario; alivianar la carga de la clase media y hacer más rápida y transparente la tributación para el sector privado. La idea es que la reforma no sea más de paños de agua tibia, sino que le dé certidumbre y estabilidad tributaria al país por un periodo más prolongado”.

¿Cómo financiar las vías cuarta generación?

Este Gobierno ha dejado un plan que hay que revisar porque se montó en esta aventura sin tener identificadas las fuentes de financiamiento.

Toca mirar qué compromisos se adquirieron, cuántas vigencias futuras están comprometidas y cuáles serían las fuentes alternativas de financiamiento. Hay que buscar esquemas de endeudamiento que puedan manejar de manera independiente las cuentas fiscales nacionales como lo ha venido haciendo la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), que permite esquemas de financiamiento que están por fuera de la contabilidad nacional para ser consistente con el marco fiscal de mediano y largo plazo, y ver qué mecanismos de participación público-privados pueden ser más atractivos y estables para el inversionista.

¿Qué le preocupa del sistema tributario?

La evasión, que es del 28 por ciento en renta; 25 por ciento en IVA. Simplificarlo es importante, saber cuáles son los impuestos de más fácil recaudo, los menos regresivos y que no ahorquen esa movilidad social que se está generando.

Nos preocupa mantener la expansión de la clase media y generar las condiciones para que más gente llegue a la clase media.

Eso implica que el sistema tributario no golpee el ahorro y que permita la inversión, que no estrangule la rentabilidad sobre el ahorro.

En su visión de país ¿cuáles son las grandes reformas que hay que hacer?

La informalidad de largo plazo es un problema en Colombia.

Hay 21 millones de personas ocupadas; 7 millones están en el régimen contributivo de pensión y salud, pero solamente 2 millones de personas alcanzan una jubilación. Por eso hay que darle prioridad a la educación porque es el verdadero detonante de la movilidad social.

¿En qué consiste la propuesta en educación?

La educación debe empezar en lo que se conoce como ‘de cero a cinco’, cuando el niño adquiere habilidades motrices, cognocitivas e interactúa.

En Colombia hay 5 millones de niños en esas edades, de los cuales, 2,8 millones nace en la pobreza, y de esos, 6 de cada 10 crece bajo el cuidado de un familiar y tiene carencia de formación preescolar. Hay otro grupo que tiene algo de atención preescolar, dada por hogares o madres comunitarias, pero no con información estructurada y académica.

Por otro lado, hay cerca de un millón de niños que están en educación preescolar, advirtiendo que en Colombia y en América Latina, los profesores de preescolar son los de menores años de escolaridad, los de peor remuneración y de tiempo parcial. Una premisa en educación es enfocarse en ese desarrollo infantil temprano.

En segundo plano, esa brecha que empieza en lo preescolar, se pretende cerrarla con una jornada escolar de cuatro horas y eso es imposible.

Proponemos una jornada escolar completa, de ocho horas en el colegio con doble alimentación. La jornada completa en un país del tamaño de Colombia no es un proceso que se dé la noche a la mañana. Tiene que hacer parte de una política de Estado de largo plazo que se iniciará en los próximos cuatro años y, a partir de ahí, continuar con el esfuerzo fiscal porque se necesita más infraestructura, y más y mejores profesores.

Lo otro es evitar la deserción en bachillerato con la doble titulación de bachiller académico y técnico del Sena.

Esa es una herramienta para la inserción laboral y se quiere avanzar en el acceso gratuito a la educación superior para las personas de menores niveles de ingreso, sobre la base de rendimiento académico, tengan ese acceso a la educación técnica y universitaria.

Además, con jornada de ocho horas, las madres se benefician porque les permite trabajar.

La construcción de colegios, capacitación a nuevos maestros, facilitarles a las madres la oportunidad de trabajar, va a generar unas externalidades positivas para el país.

El programa de gobierno arranca por el tema de cohesión social y la salud también es clave.

‘Un sistema de salud que sea más eficiente y vivienda sin cuota inicial para reducir el déficit’

“Que las personas de bajo ingreso puedan ser atendidas con un carné único en cualquier centro de salud sin importar su capacidad de pago; agilizar el sistema de compensación y pago a través del Fosyga para los hospitales.

Darle énfasis a la prevención, que los vigías de la salud trabajen con comunidades vulnerables para infundir buenos hábitos deportivos, alimenticios y de higiene personal.

Mejorar el acceso a los medicamentos, incorporar los de mayor necesidad y urgencia en el POS para que no tenga que acudirse a ellos a través de la tutela ni haciendo largas colas; que haya un sistema de entrega localizada.

También es clave la compensación salarial de los profesionales de la salud, para que sea rentable para una persona hacer la carrera de medicina y la especialización, que son diez años de estudio e inversión costosísima y que los médicos encuentren en el acceso laboral un ingreso que sea proporcional a lo invertido en la formación.

Hacer pedagogía en salud sexual y reproductiva.

Hacer un descuento de 50 por ciento del aporte a salud de los pensionados y con ese alivio ganar eficiencias en prestación de servicios; atención a familias discapacitadas es importante”.

¿Otra propuesta en el tema pensional?

Hay una interesante en el tema pensional. Consiste en que los niños que nacen en niveles uno, dos y tres del Sisbén, -se requiere limitación en número de hijos por familia para que no genere riesgo social-.

Es clave dar un incentivo para que cada niño que nazca en ese segmento cuente con una apropiación de tres millones de pesos que van para un fondo de ahorro proyectado hacia la edad de jubilación de esa persona.

Con eso, más unos aportes de esa persona en su vida laboral, se garantiza el acceso a una pensión mínima para corregir el problema de informalidad pensional de largo plazo.

¿Cuál es la propuesta en vivienda?

Proponemos un esquema de acceso a vivienda sin cuota inicial, donde la cuota de amortización sea equivalente a una cuota de arriendo. Eso permita corregir progresivamente el déficit cuantitativo de vivienda.

En América Latina, Colombia tiene la mayor población de personas que viven en arriendo.

Se quiere para los segmentos más vulnerables un programa masivo de mejoramiento de vivienda, en unos 500 mil hogares para que los que tienen un predio o un título puedan mejorar las condiciones de luz, cocina, sanitarias, darle a su estructura de vivienda una mejor calidad.

HABRÍA UNA PAUSA EN FIRMA DE TLC

“La idea es no renegociar los tratados, ese no es el problema. Hay que saberlos profundizar.

Tener tantos firmados requiere un esfuerzo del sector público y el privado para consolidar esos mercados. Nada se logra con esos mercados sin profundizar el acceso del producto colombiano.

El tema es fortalecer la oferta nacional, pensar en la competitividad, en nuevos productos, en buena inteligencia de negocios y esto implica que durante cuatro años no se firmen nuevos tratados, pero sí identificar nuevos mercados. No los estamos satanizando, porque el libre comercio es clave, pero dadas las condiciones internacionales actuales, es mejor afianzar los que se tienen, que no son pocos, antes que firmar otros tratados”.

Jaime Viana Rojas

jaivia@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido