El género femenino conservará las mayorías

Se cree que la brecha poblacional entre hombres y mujeres se nivelará con el paso de los años.

Archivo Portafolio.co

Mujer

Archivo Portafolio.co

POR:
septiembre 27 de 2011 - 05:26 a.m.
2011-09-27

 

Aunque las mujeres seguirán siendo mayoría, la realidad es que cada vez es menos cierto –por lo menos en Colombia– el dicho popular de que a cada hombre le tocaría más de una mujer.

Según las estimaciones del Dane, de 50’911.747 personas que tendría Colombia en el año 2020, el 49,3 por ciento serán hombres, lo cual equivale a 25’138.964 habitantes. Esto, al tiempo que la población femenina se ubicará en 25’772.783.

Esto, mientras que al cierre del 2010 en el país había 22,4 millones de hombres y poco más de 23 millones de mujeres.

Visto de otra manera, la relación de masculinidad en el país aumentará. Es decir, que por cada 100 mujeres habrá 97,54 hombres, desde 97,5 en el 2010 y 97,3 en el 1985.

De acuerdo con las estimaciones del Dane al 2020, se espera que los hombres sean mayoría entre los 0 y los 35 años de edad. Sin embargo, a medida en que la población envejece, es mayor la proporción de mujeres.

Por ejemplo, desde los 45 años de edad, menos del 48 por ciento son hombres y la cifra se va reduciendo, al punto que entre quienes tienen más de 80 años, representan apenas el 40 por ciento.

Esto no sorprende, en la medida en que la expectativa de vida de las mujeres es más alta que la de los hombres, e incluso ha venido aumentando en los últimos años.

Entre 1985 y 1990, la esperanza de vida al nacer para las mujeres era de 71,5 años y de 64,6 por ciento para los hombres. Actualmente está en 78,5 años y 72 años, y se espera que hacia el 2020 continúe aumentando, de tal manera que alcance los 79,3 y los 73 años, respectivamente.

Más allá de un tema de edades y de esperanza de vida, uno de los retos que se espera, en consideración de los expertos, es lograr mayores avances con relación a la equidad de género.

Un informe reciente del Banco Mundial señala que el tema “tiene importancia por derecho propio, y también tiene sentido desde el punto de vista económico”.Por ejemplo, uno de los temas en los cuales es más evidente la desigualdad, según el organismo, es la proporción de muertes de niñas y mujeres en relación con las de los varones en los países en desarrollo.

Si bien en los últimos 25 años se han logrado avances en materia de acceso a educación, salud y al mercado laboral, la entidad propone abordar los problemas relativos al capital humano, reducir la disparidad en el ingreso y productividad de hombres y mujeres, darles mayor voz y participación desde el hogar y la sociedad, así como limitar que esas desigualdades de género continúen expandiéndose a medida que avanzan las nuevas generaciones.

Siga bajando para encontrar más contenido