Gitanos, el pueblo más discriminado de Europa

Lo demostraron los episodios xenófobos contra ellos ocurridos en el sur de Italia recientemente y un estudio acaba de ratificarlo con cifras muy contundentes.

POR:
julio 03 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-03

A lo que suma una esperanza de vida que es inferior entre diez y quince años a la mayoría de las poblaciones europeas, como consecuencia de de su gran pobreza.

La Comisión Europea reacciona con este informe a las persecuciones que han sufrido los gitanos últimamente, principalmente en Napoles, sur de Italia, donde varios de sus campamentos fueron quemados con cocteles molotov.

Adicionalmente, buena parte de Europa está escandalizada por la decisión de las autoridades italianas de fichar, mediante la toma de las huellas digitales, a los habitantes de campamentos gitanos, niños incluidos.

El comisario europeo de Empleo, Asuntos Sociales e Igualdad de Oportunidades, Vladimir Spidla, reconoció que los gitanos, pese a ser una de las principales minorías étnicas de la UE, también son "los olvidados de Europa".

Spidla dijo que esta etnia es "objeto de discriminación continua y de exclusión social a gran escala, y que corresponde a la Unión Europea y a sus Estados miembros poner fin a esta situación".

La UE se gastó entre 2000 y 2006 un total de 434 millones de dólares en proyectos específicos para los gitanos. Entre estos proyectos, la Comisión Europea destacó el programa español 'Acceder', por el que 20.000 jóvenes gitanos han accedido a una formación profesional cualificada. No obstante, es claro que hace falta mucho por hacer.

Contra toda discriminación

No solo los gitanos padecen por cuenta de la discriminación. La Comisión Europea presentó un proyecto de directiva que amplía la lucha contra la discriminación. Si el texto es aprobado por los 27 socios, todas las discriminaciones -étnicas, religiosas, de opción sexual, etc.- serán prohibidas y castigadas con todo el peso de la ley. Esto significa que comunidades como las de los gitanos o las de los homosexuales verán protegidos sus derechos.

Aunque en la UE ya existe una amplia normativa que prohíbe los comportamientos discriminatorios, ésta se enfoca al mundo laboral pero no a la vida diaria de los ciudadanos. Y la Comisión busca erradicar múltiples actitudes discriminatorias de la cotidianidad como, por ejemplo, las personas que se niegan a alquilar un apartamento a una pareja de homosexuales o el restaurante que impide el acceso a un ciego porque va acompañado de un perro.

También se prevén reglas específicas para las empresas de seguros, que suelen cobrar según el perfil de sus clientes.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
PARA EL TIEMPO
BRUSELAS

Siga bajando para encontrar más contenido