Globalización en veremos

Las negociaciones en Doha, capital de Qatar, colapsaron después de innumerables esfuerzos. En julio 24 pasado, el director general de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Pascal Lamy, suspendió formalmente las negociaciones, y no anunció una nueva fecha para reanudarlas. Así expresó Kamal Nath, ministro de Comercio de India: la Ronda Doha “está definitivamente entre cuidados intensivos y el crematorio”.

POR:
agosto 30 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-30

La gran pregunta es: ¿qué pasará enseguida? Previas rondas de comercio han fracasado, sólo para reanudar conversaciones unos pocos años después. En 1990, la Ronda Uruguay, predecesora de la actual, había suspendido las conversaciones en vista de diferencias casi insolubles entre Washington y Bruselas sobre sus subsidios agrícolas. Sin embargo, tres años más tarde se logró el Agreement de Uruguay, tal vez el más ambicioso acuerdo comercial hasta la fecha. Las líneas de falla en la Ronda Doha son muy profundas. Estados Unidos quiere eliminar aranceles, argumentando correctamente que la mejor manera para ayudar a los países más pobres es a través de mercados más abiertos. Puesto que los aranceles norteamericanos están ya a un nivel bajo, ello le pone una fuerte presión a la Unión Europea para rebajar aranceles y a los grandes países en desarrollo para reducir barreras a los impuestos del campo y a productos industriales. Las economías emergentes, en contraste desean menores subsidios y menores aranceles en los países ricos, pero se resisten a reducir sus propios aranceles. Países tales como India argumentan que en una Ronda de Doha a favor de los pobres ellos tendrían poco qué hacer. La UE a su vez critica tanto por pedir grandes rebajas arancelarias de parte de otros como por ofrecer una reforma muy pequeña a sus propios subsidios agrícolas. En principio, se podría lograr un compromiso de esta manera, según el señor Lamy: más recortes a los subsidios que ha ofrecido E.U., y más ambiciosos recortes a los aranceles de la UE y de las grandes economías emergentes. Pero ¿por qué no se llegó al acuerdo? Una razón es que hay genuinas diferencias sobre si los intereses de los países pobres no serían mejor servidos o por más bajos aranceles o por una protección especial. Pero en todo caso, la explicación está primordialmente en el fracaso de los países en encarar y resolver sus propias fallas debidas a los poderosos ‘lobbys’ proteccionistas, particularmente dedicados a hombres del campo. Ingeniero químico "Países tales como India argumentan que en una Ronda de Doha a favor de los pobres ellos tendrían poco qué hacer”.

Siga bajando para encontrar más contenido