Gobierno amarra costo de la deuda

Ayer el Gobierno anunció que se va a cubrir para que el precio de la deuda no suba con una eventual devaluación del peso. En relación con las medidas el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, habló con PORTAFOLIO.

POR:
mayo 07 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-07

¿En qué consisten las medidas anunciadas por el Gobierno? Lo que buscamos es introducir una estrategia de manejo de deuda sobre la base de ‘pesificar’ nuestro endeudamiento externo y de esta forma darle una mayor profundidad al mercado, poniendo en práctica los instrumentos de derivados existentes. ¿Eso debería aumentar la demanda por dólares? Sin duda. Lo hacemos porque este es un buen momento para que la Nación minimice su riesgo cambiario, relativo al pago de los flujos futuros de deuda. Como contraprestación, la medida debería estimular una mayor demanda de dólares, porque los establecimientos o los bancos tendrían que cubrir con su posición propia los compromisos adquiridos. ¿Cuál es el procedimiento? Estamos comprando flujos de largo plazo hasta por 2.000 millones de dólares, que incluyen los pagos futuros de parte de la deuda que tenemos con entidades multilaterales, cuyo cronograma es predecible. En el caso de la deuda soberana en bonos, buena parte tiene una maduración más larga. ¿Se está cambiando la deuda de dólares a pesos? No. Esta no es una operación de recompra de deuda. Lo que estamos es dándole cobertura a las obligaciones del país. Es lo que se conoce como un swap, con el objetivo de minimizar el riesgo cambiario. ¿Coincide usted con la opinión de que la revaluación es el principal dolor de cabeza de la política económica? Sin lugar a dudas así es. Más allá de los desafíos, tenemos resultados para mostrar en el frente inflacionario, pero Colombia ha tenido una de las mayores apreciaciones regionales en su tasa de cambio, a pesar de los esfuerzos de las autoridades. ¿Qué espera? Falta que el mercado asimile las medidas y que los bancos nacionales aprovechen el espacio que se ha creado. Hoy el sistema financiero tiene capacidad para 2.000 millones de dólares en posición propia, parte de los cuales deberían destinarse a este tema. ¿Y la deuda privada en dólares? Queremos invitar al sector privado y a los entes del orden nacional para que nos sigan en esta política. ¿Qué espera que suceda con la tasa de cambio? Es muy difícil hacer predicciones. Lo importante es que hay un espacio para manejarse con amplitud. Podríamos ir hasta casi 20.000 millones de dólares si quisiéramos, porque ese es el total de la deuda pública externa. ¿El Gobierno va a dejar de endeudarse afuera? No es así. El Gobierno va a seguir utilizando una mezcla de deuda externa e interna, cuya mezcla dependerá de las circunstancias particulares del momento. En este caso queremos aprovechar una coyuntura favorable y de paso darle más profundidad al mercado cambiario. SEGUROS El Gobierno también le sacará jugo a la revaluación y se asegurará de que los niveles bajos que hoy registra la tasa de cambio se sostengan en el mediano y largo plazo, para efectos del pago de su deuda externa. En pocas palabras, lo que hará es adquirir seguros cambiarios que le permitan cubrirse de un eventual incremento en la tasa de cambio.Control a la entrada de capitales cumplió un año y el dólar no subióAl cumplirse un año de las medidas que buscaban detener el fuerte proceso de apreciación del peso, las opiniones están divididas. El domingo 6 de mayo del año pasado, en una sorpresiva reunión de la junta directiva del Banco de la República, se tomó la decisión de imponer controles al ingreso de capitales especulativos al país, con el objetivo de contener la fuerte revaluación del peso frente al dólar. Dichas medidas fueron complementadas el 24 de mayo por otras tomadas por el Ministerio de Hacienda. Un año después, si bien se frenó la entrada de ese tipo de inversiones que llegan para apostarles a los mercados de valores, también es cierto que no se cumplió la meta principal, pues la divisa está hoy 15 por ciento más barata. Esta realidad la ha admitido hasta el mismo Gobierno, que de todas maneras argumenta que sin el control de capitales, el dólar podría estar hoy mucho más bajo y por eso insiste en mantener las restricciones (que principalmente consisten en dejar un depósito no remunerado de 40 por ciento del valor de la inversión en el Banco de la República durante seis meses). Sin embargo, cada vez se escuchan más voces que piden su desmonte, en especial en el sector financiero, y su solicitud se basa en el hecho de que esta medida le está resultado costosa al país, es decir, que está saliendo peor el remedio que la enfermedad. El argumento de varios analistas consultados por este diario es que al reducirse el número de participantes en los mercados de acciones y de renta fija (que incluye títulos de deuda del Gobierno y del sector privado), los precios se han visto afectados. En efecto, los consultados admiten que esta medida, que califican de antitécnica, tiene un carácter político y por eso ven difícil que la desmonten, más si se tiene en cuenta que otros países del vecindario, como Perú, la están imponiendo. No obstante insisten en solicitar que se acabe. PROPUESTA ANTIRREVALUACIÓN Debido a que la debilidad del dólar es un problema mundial, el ex ministro de Hacienda José Antonio Ocampo escribió un artículo en la revista Cambio en el que propone algunas soluciones para este problema para el caso de Colombia. Además del control de capitales, Ocampo sugiere el freno total del endeudamiento externo público, así como la reducción del gasto público. También considera apropiado fijar un piso (más no un techo) para la tasa de cambio, superior al actual, que además suba gradualmente, lo que implicaría retornar por un tiempo al sistema de minidevaluaciones. En concepto del ex Ministro, las expectativas de una creciente revaluación nominal han sido una de las fuentes de la fuerte atracción de capitales hacia el país. '' Es buen momento para que la Nación minimice su riesgo cambiario, relativo al pago de los flujos futuros de deuda.” Óscar Iván Zuluaga, ministro de Hacienda y Crédito Público.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido