Gobierno destapa las cartas claves de la reforma tributaria

El impuesto para los asalariados se seguiría aplicando sobre el 75 % del ingreso, es decir se mantiene exento el 25 %.

Reforma Tributaria

Claudia Rubio / Portafolio

Reforma Tributaria

Finanzas
POR:
octubre 03 de 2012 - 03:20 a.m.
2012-10-03

El Gobierno presentó este martes las propuestas que llevará al Congreso en su proyecto de reforma tributaria, que, finalmente, no radicó ayer y ahora espera presentar el jueves.

A los empresarios, el proyecto les rebaja la tarifa del impuesto de renta, traslada parte de la carga de los parafiscales del cobro actual sobre los pagos de salarios a un pago sobre las utilidades, y el aporte, en las condiciones actuales, solo se hará por los empleados con salarios de más de seis millones de pesos.

Entre tanto, para asalariados se establece el cobro del impuesto de renta a partir de ingresos de 2,3 millones de pesos. Hoy, ese impuesto se comienza a cobrar a asalariados desde 3,67 millones de pesos.

El investigador de Fedesarrollo Mauricio Reina cree que lo de los parafiscales es razonable, pero debió ser más ambicioso y pasarlos al Presupuesto General de la Nación.

Al presentar la iniciativa, el Gobierno explicó que, con la aprobación y aplicación de la nueva ley, aspira a que se creen al menos un millón de empleos en dos años, según cálculos del ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

De acuerdo con el funcionario, si bien los cinco capítulos y alrededor de 200 artículos que constituyen el proyecto “son neutros en materia de incremento de recaudo”, traen cambios sustanciales frente al régimen tributario que se aplica hoy en el país.

Otro resultado que se espera a consecuencia de la reforma es un aumento del empleo formal, que se estima en 11,2 por ciento.

A partir de la presentación del Gobierno, el consultor Javier Hoyos comentó que no hay claridad de si a los asalariados se les desconoce la actual deducción.

“Si la decisión es gravar el ingreso bruto del empleado, sería injusto, pues de la misma manera que les permiten a los empleadores deducir los gastos, también deben hacerlo con los trabajadores”, afirmó.

Estos últimos, a través de un comunicado de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), opinan que la sensación que queda es que es una reforma “para golpear a los trabajadores y a la población más pobre de Colombia, mientras se favorece a las multinacionales y al gran capital financiero”.

Por su parte, Reina señaló que, para saber si esta propuesta es idónea, prefiere conocer los análisis que hizo el Ministerio de Hacienda para definir este impuesto.

El senador Jorge Enrique Robledo dijo que esto es golpear las finanzas de la clase media, pues sería una carga onerosa para unas personas cuyos ingresos no son altos.

CAMBIO EN PARAFISCALES SIN TOCAR CAJAS DE COMPENSACIÓN

El cambio del impuesto de renta de empresas está amarrado a los llamados ‘impuestos’ a la nómina, que, según cálculos de Cárdenas, suman 29,5 por ciento adicional al pago del salario de cada empleado.

El impuesto de renta de las empresas baja de 33 a 25 por ciento. Pero como les quitan 13,5 puntos de los 29,5 que les cuestan los impuestos a la nómina, les aplican una contribución empresarial para la equidad (Cree), del 8 por ciento sobre las utilidades.

“De estos recursos, 2,2 por ciento irán al ICBF; 1,4 por ciento, al Sena; 4,4 por ciento a la salud, para reemplazar lo que hoy están aportando los empleadores por trabajadores de menos de 10 salarios mínimos”, explicó Cárdenas.

El ministro de Trabajo, Rafael Pardo, confirmó que las cajas de compensación familiar no fueron tocadas y seguirán recibiendo el mismo 4 por ciento que tenían.

“Estas entidades no son públicas, son 44; no una, como las oficiales; sus presupuestos dependen de su propia gestión de afiliar empresas y trabajadores y prestarles servicios. Creemos que estos servicios deben mantenerse”, dijo.

UNIRÁN DOS IMPUESTOS DE GASOLINA

Aunque en la presentación de la reforma el Gobierno no detalló lo relacionado con los cambios en los gravámenes de los combustibles, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, confirmó que estos ajustes sí están incluidos.

De esta manera, la iniciativa gubernamental plantea la transformación del impuesto global y el IVA en uno nuevo, denominado impuesto nacional, que estará definido en unidades de valor tributario (UVT).

De acuerdo con el funcionario, este se aplicará únicamente a la gasolina y, a diferencia de otras contribuciones, que están expresadas en porcentajes, no tendrá una tarifa como tal, sino que será un impuesto fijo en pesos, expresado en dichas unidades tributarias.

El ministro no detalló el efecto de estos cambios de tarifas en los consumidores, ni en las finanzas de la Nación y las de los departamentos.

La sobretasa se mantendrá sin cambios.

AL IVA SE LE SUMAN COBROS AL CONSUMO

Las tarifas de IVA bajan de siete a tres: 0, 5 y 16 por ciento. La primera, para la canasta básica; la del 5 por ciento, para sectores que requieren impulso, como el agro, de manera que se aplique a insumos y productos de ese sector. La del 16 por ciento será la tarifa general. Algunos bienes de lujo, gravados con altos porcentajes, como los carros, quedarán con la tarifa general, más un impuesto al consumo. Por ejemplo, un campero pagaba IVA de 20 por ciento, pasa a 16 y un impuesto al consumo de 4. Los restaurantes tenían IVA de 16 por ciento, y ahora se cambia por un impuesto al consumo del 7.

CAMBIO EN LA LEY 100

“La implementación de la reforma tributaria requerirá una modificación de la Ley 100 de 1993”, dijo el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, al tener en cuenta que habrá un cambio en el financiamiento de los 8,5 puntos que hoy aportan los empleadores por cada trabajador, pues el 4,4 por ciento pasará a ser cubierto por los recursos del Cree. “Esta modificación de las contribuciones del régimen contributivo será la oportunidad para resolver algunos problemas complejos que tenemos, como la existencia de un mismo plan de beneficios para el subsidiado y el contributivo y distintas fuentes de financiamiento en ambos”. Gaviria anunció que se creará un fondo único para ambos regímenes de salud y las EPS no harían ningún tipo de recaudo.

INGRESOS DE $ 2,3 MILLONES PAGAN

Se elimina la retención en la fuente para los trabajadores como pago anticipado del impuesto de renta. Se establece el pago de impuesto de renta a partir de sueldos de 2,3 millones de pesos, con una tarifa de uno por ciento que va subiendo para los distintos niveles de ingreso.

En el caso de asalariados, hoy el impuesto se empieza a pagar desde 3,67 millones de pesos. El Ministro de Hacienda dice que hay alivio para todos los que ganan menos de 5 millones, que se compensa con los cobros a quienes ganan más de ocho millones.

Para ingresos de 20, 30 y más millones de pesos se plantea una tarifa mínima de 15 por ciento.

ALGUNOS CAMBIOS EN LOS BENEFICIOS A LAS PERSONAS

Asalariados conservan algunos de los beneficios que tenían para descontarse impuestos por pago de educación de los hijos y créditos de vivienda.

De acuerdo con lo expresado por el ministro Mauricio Cárdenas, el objetivo central de la reforma es promover la creación de empleo y la formalización del mercado laboral, y por ese motivo los empresarios tendrán una rebaja de más de 13 puntos, de los casi 30 adicionales que hoy pagan por cada empleado que contratan.

De esta manera, con la aprobación y aplicación de la nueva ley, el Gobierno aspira a que se creen al menos un millón de empleos en dos años, según cálculos del ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

“Si en estos momentos hay un 66 por ciento de Pedros que viven en la informalidad y solo un 33 por ciento de Juanes que son formales, la idea de la reforma es que haya más Juanes que Pedros”, afirmó Cárdenas.

En materia de deducciones, para los asalariados se mantiene exento el 25 por ciento del ingreso.

Las pensiones voluntarias, solas, se pueden usar hasta en un 30 por ciento del ingreso para rebajar la base gravable, pero si se mantienen por 20 años o hasta obtener la pensión.

Se podrán usar los gastos por manutención de hijos o dependientes, pero hasta 500 unidades de valor tributario (UVT) por cada uno, es decir, unos 100 millones de pesos.

Las cuentas de ahorro para el fomento de la construcción (AFC) se pueden tomar en consideración para bajar la base gravable, pero hasta 100 millones de pesos ahorrados por año.

Los intereses pagados por créditos de vivienda, también, pero hasta por 30 millones de pesos al año. De acuerdo con lo expresado por el jefe de la cartera de Hacienda, aunque es un tema difícil de manejar, la intención del Gobierno es gravar las pensiones superiores a 10 millones de pesos.

Para el ministro de Trabajo, Rafael Pardo, “la reforma es una respuesta a la queja que tradicionalmente tienen los colombianos de que el trabajo tiene impuestos y el capital tiene deducciones”.

Ante el anuncio del Gobierno de pedir al Congreso que la reforma sea debatida con mensaje de urgencia, el representante a la Cámara Jaime Buenahora sostuvo que apoya el proyecto, pero que debe ser suficientemente analizado antes de su votación y aprobación.

REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS