Gobierno e industriales hacen llamado para ajustar los precios de educación, salud y gastos de vivienda

Tras saberse que el año pasado la canasta familiar se encareció 2%, las partes hicieron el llamado pero buena parte esto depende de entidades públicas y de los mismos industriales.

POR:
enero 06 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-06

El presidente Álvaro Uribe dijo a Radio Viva, de Pasto, que "no podemos admitir que sigamos teniendo problemas con la inflación educativa, en la salud y en la vivienda, porque la inflación de estos tres sectores ha sido superior al promedio".

Por su parte, Luis Carlos Villegas, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), gremio de la industria, urgió acciones más decididas por parte de los organismos estatales que controlan los precios de los productos y servicios regulados (comisiones de regulación), para que los costos se ubiquen dentro del corredor de largo plazo de la inflación (2 a 4 por ciento) fijado por el Banco de la República.

La misma industria produce bienes de los sectores de vivienda y educación -de los que se quejó el Presidente- que tuvieron alzas significativas.

En el grupo de vivienda, productos que elabora la industria, como detergentes, vajillas y ceras, subieron 7,28, 6,84 y 6,66 por ciento, respectivamente. En educación, la industria está presente con útiles como los cuadernos, que subieron 5,81 por ciento, y con los textos escolares, cuyo valor aumentó un 4,87 por ciento el año pasado.

Villegas aseguró que los precios del promedio de la industria están por debajo de la inflación y en los que se salieron de esa franja seguramente existen razones de mercado que los llevaron a comportarse de esa manera.

"Hay que dar las señales en los bienes regulados que todos los precios van a estar en ese rango", precisó Villegas.

Gastos que son sensibles

Mientras gobierno e industria reclaman el ajuste, lo cierto es que según el Dane los gastos de vivienda durante 2009 crecieron 4,26 por ciento. Allí los servicios públicos (cuyos precios controla el gobierno) lideraron las alzas, toda vez que la energía subió 7,7 por ciento; acueducto, alcantarillado y aseo, 5,64 por ciento, mientras que los arriendos crecieron 4,1 por ciento.

En educación, donde el gobierno también puede 'meter mano' a las tarifas, el año pasado las matrículas subieron casi cuatro veces la inflación, porque aumentaron 7,88 por ciento, mientras que las pensiones lo hicieron en 6,29 por ciento.

Para este año fue autorizado un incremento que va entre el 5 y el 7,5 por ciento. Las medicinas, que tienen libertad vigilada por el gobierno, el año pasado aumentaron más que la inflación, al crecer 4,8 por ciento.

Pero la medicina prepagada, que no está regulada, creció de forma sustancial, al registrar un incremento de 8,83 por ciento.

Por decreto, alza en educación

Uribe criticó, en Radio Viva, de Pasto, los aumentos en el sector educativo para el 2010 por encima de la inflación del 2 por ciento, revelada anteayer por el Dane.

Sin embargo, fue el mismo Gobierno el que a través de la viceministra de educación, Isabel Segovia, reveló en septiembre un alza de hasta el siete y medio por ciento en matrículas y pensiones, según la categoría del plantel.

A pesar de la queja presidencial, según el decreto expedido por el Ministerio de Educación, los colegios del régimen controlado podrán incrementar sus matrículas hasta un 5 por ciento.

En libertad vigilada, en un 5,5 por ciento; los que suben a libertad vigilada, en un 6 por ciento; los establecimientos que permanecen en libertad regulada por puntaje, en un 6 por ciento; los que suben a libertad regulada por puntaje, en un 6,5 por ciento; los que permanecen certificados, en un 7 por ciento, y los que obtienen por primera vez certificación podrán aumentar sus tarifas en un 7,5 por ciento.

Aumentos en cascada en salud

El Presidente hace un llamado para que los aumentos en sectores como salud armonicen con el 2 por ciento de inflación, pero la definición de algunos de éstos está a cargo de la Comisión de Regulación en Salud (Cres), presidida por el Ministro de la Protección Social.

Es el caso de la Unidad de Pago por Capitación (UPC, el dinero que se reconoce a las EPS por la salud de cada colombiano, al año) que en el 2009 subió en 8,5 por ciento.

Esto desencadenó un aumento proporcional, y en cascada, de las tarifas de los hospitales y demás prestadores de servicios en este campo.

Este año (2010) se fijó el valor de la UPC en 3,7 por ciento y las cuotas moderadoras (lo que paga el beneficiario por procedimientos y medicamentos) se incrementaron, por norma, 3,64 por ciento, lo mismo que el salario mínimo, con lo que se presume que las tarifas de todos los servicios de salud tendrán un aumento ubicado entre estas dos cifras.

En buena medida los fármacos también están regulados por la Comisión Nacional de Precios de Medicamentos, en la están los ministros de Comercio y de la Protección, además de un delegado del Presidente de la República. El año pasado, los medicamentos se encarecieron 4,8 por ciento.

Juan Manuel Díazgranados, de Acemi, gremio de las EPS, asegura que "la situación es tan crítica que se espera un compromiso de todos sus actores, en donde no solo se mantenga como referencia el 2 por ciento de la inflación, sino que incluso algunas tarifas bajen para garantizar la viabilidad del sistema".

Siga bajando para encontrar más contenido