Gobierno de E.U. asumió control de Fannie Mae y Freddie Mac y destinó US$100.000 millones a cada uno

"La importancia de la suma está dirigida a mostrar el fuerte compromiso del Estado para con los acreedores y los inversionistas en títulos de ambos establecimientos", dijo el domingo Henry Paulson.

POR:
septiembre 08 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-08

El secretario estadounidense del Tesoro afirmó este lunes que sus servicios no disponían de una evaluación del costo total del salvataje de Fannie Mae y Freddie Mac, que dependerá, según él, del tiempo necesario para que el mercado  inmobiliario estadounidense se estabilice.

Con el rescate de Fannie Mae y Freddie Mac, el gobierno de Estados Unidos dio un paso sin precedentes de intervención en el sector financiero en una clara apuesta por calmar el enfermizo mercado inmobiliario y aliviar el golpeado crédito global, según analistas.

Una serie de pasos anunciados el domingo ubica a los agonizantes gigantes del crédito hipotecario bajo una "tutela estatal", que no es otra cosa que la reorganización de un estado de bancarrota bajo la égida del gobierno.

En lo que probablemente es la mayor intervención del gobierno de Estados Unidos en el sector privado, el plan agrega unos 5,4 billones de dólares en potenciales deudas de las dos firmas al Tesoro, equivalentes al total de la deuda federal.

La apuesta es que con la liberación de amplios fondos del gobierno de Estados Unidos para las Empresas Respaldadas por el Gobierno (GSE por su sigla en inglés), la confianza vuelva al sistema inmobiliario y financiero, minimizando las pérdidas. "No hay un arreglo fácil. Este no es uno", indicó Robert Brusca de FAO Economics.

"Pero debería ayudar a estabilizar los mercados y otorgarle al gobierno la posibilidad de usar las GSE par salir de este embrollo", señaló.

Originalmente Fannie Mae era una agencia gubernamental creada durante la Gran Depresión para colaborar en la obtención de fondos para comprar inmuebles. Fue privatizada en 1968 y Freddie Mac fue lanzada por el Congreso en 1970 para garantizar su competencia.

Sin embargo muchos funcionarios y analistas argumentan la existencia de una contradicción en la misión de ambas, ya que buscaban maximizar los resultados para sus accionistas mientras que al mismo tiempo pretendían bajar los créditos del préstamo hipotecario.

"Atribuyo a la necesidad de esta acción esencialmente por el conflicto inherente y al fallido modelo económico imbuido de la estructura GSE", sostuvo el secretario del Tesoro Henry Paulson al anunciar la intervención sin precedentes.

"Precisamente porque las GSE se encuentran bajo esta tutela, nunca más serán manejadas con una estrategia para maximizar las ganancias de los accionistas, una estrategia que históricamente promueve la toma de grandes riesgos", apuntó.

Brusca sostuvo que "el problema real era su misión, su estructura organizacional como GSE y su tamaño. El embrollo hipotecario sencillamente representa una verdad incómoda que hizo todo cada vez menos viable y expuso las imperfecciones que siempre estuvieron allí".

La intervención provee al gobierno de Estados Unidos con mil millones de dólares en una nueva serie de acciones preferenciales sin costo para los contribuyentes. El nuevo plano no elimina las actuales acciones comunes y preferenciales, pero significa que absorbería las pérdidas por delante del gobierno, dice Paulson.

Otro paso -autorizado por el Congreso en julio- abre una nueva, y no especificada, línea de crédito del Tesoro para ambas firmas a través de la Reserva Federal.

Paulson también sostuvo que el Tesoro "está comenzando un programa temporal" para comprar aseguradoras hipotecarias que respalden a Fannie o Freddie, para ayudar a inyectar liquidez en un mercado presionado por un mercado golpeado.

No todos los analistas saludaron el plan. Nouriel Roubini, un economista de la Universidad de Nueva York que viene lanzando alertas sobre una posible crisis financiera desde hace un año indicó que el plan es imperfecto.

"La mayoría de las características de este plan de rescate son malas ya que exacerban el riesgo moral de esta intervención del gobierno sin contar el costo en conjunto a nivel fiscal de una intervención de este tipo", agregó.

A pesar de las opiniones en contra, muchos sostienen que no había otra opción que salvar las compañías que respaldan billones de dólares en créditos hipotecarios para prevenir una ola de pérdidas que llevarían a un derrumbe del sistema financiero.

"Nuestra economía y nuestros mercados no se recuperarán hasta que el grueso de esta corrección inmobiliaria quede detrás", indicó Paulson.

"Fannie Mae y Freddie Mac son fundamentales para alcanzar el punto de inflexión en el mercado inmobiliario. Por ello, el primer objetivo de estas compañías será el trabajar proactivamente para incrementar la disponibilidad de financiación para los préstamos hipotecarios", agregó.

Rescate: "bienvenido" según bancos centrales del mundo

La decisión del departamento del Tesoro estadounidense de salvar a los gigantes del crédito hipotecario estadounidenses Fannie Mae y Freddie Mac es "bienvenida" estimó el lunes el portavoz de los diez grandes bancos centrales mundiales (G-10), Jean-Claude Trichet.

"Tomamos buena nota de la decisión de salvar Fannie Mae y Freddie Mac", afirmó Trichet al término de una reunión bimestral del G-10 en la sede del Banco de pagos internacionales (BRI) en Basilea (Suiza).

"Se trata de una decisión muy importante y una decisión bienvenida", agregó Trichet, también presidente del Banco Central Europeo (BCE).

Ambas instituciones fueron puestas bajo tutela el domingo y el departamento del Tesoro anunció que estaba dispuesto a inyectar hasta 100.000 millones de dólares a cada una para ayudar a estabilizar sus finanzas.

FMI elogia intervención en agencias hipotecarias de E.U.
    
La intervención del gobierno de EEUU en las mayores agencias hipotecarias del país "ayudará a sustentar los mercados", afirmó en una declaración el director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss Kahn.

El secretario del Tesoro, Henry Paulson, anunció ayer domingo la intervención de la Administración Bush en Fannie Mae y Freddie Mac, dos instituciones hipotecarias que, en conjunto, tienen los títulos de la mitad de toda la deuda hipotecaria en Estados Unidos, que supera los 11 billones de dólares.

Strauss Kahn calificó el plan anunciado por Paulson como una "acción decisiva para remediar la difícil situación financiera de Fannie Mae y Freddie Mac".

"Estas instituciones son centrales en los mercados de hipotecas y de la vivienda en Estados Unidos", añadió. "Esta acción ayudará a sustentar estos mercados y, por extensión, las perspectivas económicas y financieras".

Un aspecto clave del plan, según el jefe del FMI, es "la provisión de apoyo explícito del Tesoro para las actividades de negocios regulares" de las dos compañías con problemas.

Paulson prometió un respaldo de hasta unos 200.000 millones de dólares para Fannie Mae y Freddie Mac.

Este respaldo, según Strauss Kahn, "permitirá un incremento modesto y temporal de los portafolios de estas instituciones en los próximos 15 meses lo cual apoyará una disponibilidad más amplia de financiación para las hipotecas".

Siga bajando para encontrar más contenido