Gobierno no hará ajustes al crédito agropecuario

El Gobierno Nacional no hará cambios a la política de crédito agropecuario vigente en Colombia, pese a las recomendaciones que en ese sentido se han generado desde hace varios años en el país.

POR:
mayo 06 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-06

Luego de un informe publicado el viernes pasado por PORTAFOLIO en el que se revelaban varios cambios de fondo al modelo del crédito rural en Colombia, que surgen de un estudio que está en manos del Gobierno, el viceministro de Agricultura, Juan Camilo Salazar, dijo que esos ajustes definitivamente no se harán. El hecho es que la gran mayoría de pequeños agricultores en Colombia no tiene acceso al crédito de las entidades financieras, incluido el estatal Banco Agrario y desde hace varios años se ha planteado la urgencia de realizar ajustes de fondo a esa política que muchos consideran ineficiente. Salazar señaló que los cambios de fondo publicados por PORTAFOLIO corresponden a un estudio realizado por la Agencia Interamericana de Desarrollo (AID) -por sus siglas en inglés- “en el que el Gobierno colombiano nada tuvo que ver”. Salazar señaló que el estudio no fue contratado por el Ejecutivo y que sus planteamientos “no serán tenidos en cuenta”. Incluso, dijo, el Ministerio de Agricultura tiene varias objeciones al mencionado documento, las cuales serán publicadas en los próximos días. Sin embargo, otras fuentes oficiales señalan que el estudio toca ‘intereses sensibles’ de la política de crédito para el sector rural, especialmente en lo relacionado con destinar más recursos a los pequeños agricultores y ganaderos y no tanto a los grandes latifundistas como sucede en la actualidad. Entre otras cosas, el estudio plantea un revolcón total a la manera como operan el Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (Finagro) y el Banco Agrario de Colombia (BAC). Señala, por ejemplo, que el BAC debe enfocar su actividad de manera exclusiva al mercado del microcrédito y no concentrarse en los grandes productores como sucede hasta el momento. Señala también que el Banco Agrario tiene una inmensa concentración de sus recursos en Títulos de Tesorería (TES), que son representativos de la deuda pública interna de la Nación, cuando esos dineros deberían destinarse al otorgamiento de más créditos a los pequeños productores rurales. Según la Contraloría General de la República, al cierre del 2007, el Banco Agrario tenía un stock de TES de 4,35 billones de pesos, lo que lo convierte en la entidad estatal con mayor concentración de los títulos de la Nación, incluso por encima del Instituto de los Seguros Sociales (ISS) que el año pasado tenía papeles de ese tipo por 3,8 billones de pesos. El año pasado, la agencia de consultoría Mckinsey & Company presentó un estudio sobre el papel del Banco Agrario en el que también se refería a la necesidad de adelantar una reestructuración y advertía por la alta concentración de la entidad financiera en TES. PUNTOS CLAVE DEL ESTUDIO El estudio de la AID dice que el Banco Agrario concentra gran parte de sus líneas de crédito en ganadería (45 por ciento de su cartera), y ese hecho ‘no tiene sentido’. Por eso, agrega, es nece- sario realizar una mayor democra- tización de la cartera de la entidad financiera. Plantea la eliminación de la Comisión Nacional de Crédito Agropecuario y trasladar a la Presidencia de la República y al Minagricultura el manejo de la financiación del sector rural. El estudio propone eliminar los subsidios a las tasas de interés, en un proceso que se debe aplicar inicialmente para grandes produc- tores, quienes son los mayores beneficiarios del crédito. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido