Gobierno impulsa reforma al pago de las horas extras

El proyecto de ley se socializará desde esta semana. La jornada laboral diurna volvería a ser de 12 horas.

Actualmente la jornada laboral nocturna es de 8 horas, que comienzan a las 10 de la noche.

Archivo EL TIEMPO

Actualmente la jornada laboral nocturna es de 8 horas, que comienzan a las 10 de la noche.

Finanzas
POR:
agosto 11 de 2014 - 12:06 p.m.
2014-08-11

El Gobierno ya tiene listo un proyecto de ley con el que busca reacomodar el pago de las horas extras para mejorar las condiciones salariales de los trabajadores en el país. Esta semana comenzará a socializarse el articulado.

Esta iniciativa hace parte de las promesas electorales del presidente Juan Manuel Santos, quien dijo en la última campaña que el buen momento económico de Colombia permite impulsar este tipo de medidas.

El articulado –que aún se mantiene en reserva– tiene la intención de que el pago del recargo nocturno se vuelva a realizar desde la 6 de la tarde, y no desde las 10 de la noche como pasa hoy en día.

El Ejecutivo pretende hacer esto modificando, entre otras cosas, el artículo 160 del Código Sustantivo del Trabajo, que actualmente establece que el horario nocturno –que representa pagos adicionales a los trabajadores– va desde las 10 de la noche hasta las 6 de la mañana.

Esta medida se adoptó en el Gobierno del expresidentre Álvaro Uribe, cuando en el 2002 modificó esa norma a través de la reforma laboral que impulsó con la Ley 789, la cual cambió la forma en que los trabajadores perciben ingresos por pago de horas extras, recargos nocturnos, dominicales y festivos. Lo hizo con el argumento de que así se podrían generar más empleos.

La intención del Gobierno es que haya una jornada laboral diurna de 12 horas (de 6 de la mañana a 6 de la tarde), y una nocturna de 6 p. m. a 6 a. m. La reforma de Uribe estableció una jornada diurna de 16 horas (de 6 a. m. a 10 p. m.) y una nocturna de 8 horas, que va desde las 10 de la noche a las 6 de la mañana.

Frente al pago de dominicales y festivos, la idea es que ese rubro se calcule sobre el 100 por ciento del salario base de un trabajador, y no sobre el 75 por ciento como pasa actualmente.

Lo único que falta para comenzar a socializar el proyecto es que se termine la conformación del gabinete ministerial. La intención es que el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, y a quien nombren en la cartera de Trabajo, impulsen la iniciativa.

Este proyecto de ley hará parte de la agenda legislativa que el Gobierno le va a presentar al Congreso. De hecho, esta misma semana se le dará a conocer formalmente a los partidos de la Unidad Nacional.

El Ejecutivo también le va a presentar la propuesta ya elaborada a la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales, que es un escenario en el que se discuten las políticas del sector. Esto se hará en cuestión de días.

Luis Alejandro Pedraza, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), afirmó que “es beneficioso para todos” restablecer el pago de horas extras a como era antes de la Ley 789.

Pero aseguró que “no sólo se requieren paliativos, sino una reforma estructural que defina un nuevo código del trabajo que solucione esta y otras dificultades que tienen los trabajadores”.

 

PROYECTOS RADICADOS

Aunque, en el 2012, el senador Alexánder López y el entonces representante Wilson Arias, ambos del Polo, radicaron un proyecto para reacomodar el pago de las horas extras, este año la Unidad Nacional decidió no apoyarlo por petición del mismo Gobierno.

Santos, en su campaña por la reelección, recordó que impulsaría una iniciativa con ese propósito cuando el desempleo cayera a un solo dígito. Dijo que ese momento ya llegó.

Sin embargo, el Polo, partido de oposición a Santos, aún tiene reservas sobre la disposición del Gobierno a impulsar un proyecto de esa naturaleza. El senador Jorge Enrique Robledo expresó que “es difícil creer que esta vez el Gobierno sí va a cumplir con hacer estas reformas salariales”.

No obstante, Robledo reconoció que su colectividad podría apoyarlo en este propósito, dependiendo del contenido del proyecto que el Gobierno presente.

En este momento en el Congreso ya hacen trámite dos iniciativas con las que se busca reacomodar el pago de las horas extras. Uno es el del senador liberal Luis Fernando Velasco, que también busca volver la jornada laboral diurna de 12 horas.

La otra propuesta es del senador de ‘la U’ Jimmy Chamorro, que se diferencia en que la jornada diurna sería de 13 horas, comenzando a las 6 de la mañana y terminando a las 7 de la noche. Además, no contempla modificaciones en el pago de dominicales y festivos.

Claro está que, como el Gobierno tiene su propio proyecto, es posible que estas dos iniciativas no prosperen.
 

CUATRO ASPECTOS QUE SE QUIEREN RECUPERAR
 

Jornada laboral

Vigente: Con la Reforma del 2002, la jornada laboral pasó de 6 de la mañana a 10 de la noche, la diurna, y de 10 de la noche a 6 de la mañana la nocturna.
Lo que se busca: recuperar las cuatro horas que perdió la jornada nocturna, pues antes de la Ley 789 del 2002 esta iba de 6 de la tarde a las 6 de la mañana.
 

Recargo nocturno

Vigente: Con la extensión de la jornada laboral diurna hasta las 10 p. m., el empleado perdió el recargo nocturno, de 35 por ciento por hora, de 6 de la tarde a 10 de la noche.
Lo que se busca: que la jornada laboral diurna vuelva a ser de 6 a. m. a 6 p. m. y las horas trabajadas de 6 a 10 p. m. tengan de nuevo el recargo de 35 por ciento.
Pago de domingos y festivos
Vigente: La Reforma Laboral del 2002 estableció que, si una persona trabaja domingos y/o festivos, tiene derecho al pago de un recargo equivalente al 75 por ciento de su salario diario.
Lo que se busca: Que la compensación por el dominical y el festivo laborados tenga un recargo del ciento por ciento del salario diario del trabajador.
 

Flexibilización de la jornada

Vigente: empleador y trabajador pueden hoy acordar jornadas laborales de hasta 10 horas al día, sin el pago de recargo, siempre y cuando no se excedan 48 horas semanales.
Lo que se busca: que la jornada laboral no exceda en ningún caso las 8 horas diarias, con lo que se amplía el tiempo para generar el pago de recargos extras a favor del trabajador.
 

TEMORES POR FORMALIDAD, COMPETITIVIDAD Y EMPLEO

Rafael Mejía, presidente del Consejo Gremial Nacional y máximo vocero de los agricultores colombianos, al conocer de la iniciativa de reforma laboral que adelantará el Gobierno, dijo que “es a todas luces algo inconveniente e inapropiado para el país”.

En su opinión, es volver al pasado y esto le traerá efectos muy negativos a Colombia en materia de competitividad, en la que se han logrado avances importantes tanto a nivel interno como externo.

El vocero gremial destacó que sería un duro golpe, especialmente, para el sector agropecuario en el que uno de los factores que más pesa sobre la rentabilidad es la mano de obra junto con el elevado costo de los fertilizantes, indispensables para esta actividad.

“La rentabilidad del sector agropecuaria ha venido cayendo en los últimos años. Una iniciativa de esta naturaleza no sólo va en contra de esos resultados, sino también en contra los propósitos de la formalización laboral y la generación del empleo a nivel general”, precisó Mejía.

Según se conoció, el Gobierno iniciará el proceso de socialización de la iniciativa que busca restablecer las condiciones laborales que se tenían antes de la reforma el 2002.

David Fernando Montes A.
Redacción EL TIEMPO