Gobierno licitará tercera ola de 4G en el segundo semestre

La ministra de Transporte, Natalia Abello Vives, reveló que nueve proyectos que costarán cerca de $12 billones mejorarán la conexión del centro del país con los santanderes y con el sur.

Natalia Abello, ministra de Transporte.

Archivo particular

Natalia Abello, ministra de Transporte.

Finanzas
POR:
junio 09 de 2015 - 11:19 a.m.
2015-06-09

Además de revisar al detalle la estructuración, licitación y adjudicación de los grandes proyectos viales de cuarta generación (4G) y de las obras propuestas a través del modelo de Asociaciones Público Privadas (APP) de iniciativa particular, la ministra de Transporte, Natalia Abello Vives, está encargada de misiones complejas como la rehabilitación del río Magdalena y la ejecución de obras públicas por $4 billones a partir del próximo mes.

Abello le contó a Portafolio que desde el próximo 11 de junio comenzarán las obras para devolverle la navegabilidad al Magdalena y explicó los planes para poner a andar la tercera fase de vías 4G. Con esta ola se busca mejorar la conectividad entre Bogota y Cúcuta y la conexión vial entre Nariño y Cauca y Tolima y Caldas.

El 11 de junio arrancan las obras para rehabilitar el río Magdalena. ¿Cómo será ese proceso?

El acta de inicio del contrato se firmó seis meses atrás. Desde el 11 de junio se hará la entrega formal del río al concesionario, el cual comenzará las actividades de mantenimiento de los 908 kilómetros. También, se inician las obras de dragado.

En los tres primeros meses tenemos que empezar a contar con niveles de servicio en el Magdalena. Esto significa alcanzar un calado de 7 pies. En el periodo mencionado veremos que entre Barranquilla y Barrancabermeja debemos lograr una profundidad de 7 pies.

La segunda meta es que entre Barrancabermeja y Puerto Salgar debemos tener niveles provisionales de 4,5 pies.

¿Cuándo será navegable el río en su totalidad?

Hoy se transportan por el río 1,5 millones de toneladas. Hay una parte que es navegable. Estamos esperando que en los próximos tres meses podamos tener una navegabilidad hasta Puerto Salgar. Esperamos un crecimiento en los tres primeros años de hasta 5 millones de toneladas desplazadas. Luego, pasaríamos a 10 millones.

Todo esto va acompasado con las inversiones que estamos ejecutando a través del concesionario Navelena.

Tras la renuncia del director de Cormagdalena, ¿cómo quedan las cosas para la elección del nuevo jefe de la entidad?

El director encargado renunció, pero esa renuncia no ha sido aceptada aún. Acordamos que la junta se reunirá nuevamente.

Lo que tenemos que hacer como Gobierno es definir la interinidad. Hemos hecho tres reuniones de junta directiva en las que no se ha logrado una decisión teniendo en cuenta que las mayorías son calificadas.

El candidato José Gregorio Manga obtuvo once votos en la última junta. Es una votación relevante, una mayoría amplia en la junta.

Hablando de las APP de iniciativa privada, se han aprobado seis proyectos. ¿Qué viene hacia adelante?

Las obras de APP son del orden de $50 billones. Un grupo son APP de origen público y otro grupo, las privadas. Las APP públicas son las tres olas de cuarta generación que suman 28 proyectos (ya se adjudicó la primera ola, que son 10 proyectos con contratos firmados y actas de inicio). Tenemos la segunda ola en licitación con nueve proyectos (se han adjudicado tres y seis están en licitación). En un mes estamos terminando esas adjudicaciones.

En la tercera ola, con nueve proyectos adicionales, estamos terminando la estructuración de las iniciativas. Esperamos poder iniciar licitación en el segundo semestre del 2015.

Por el lado de las APP privadas, hay 16 proyectos que suman unos $15 billones. Estos están en etapa más avanzada. Hay varios con prefactibilidad aprobada, otros ya están con factibilidad.

De esos, hay seis proyectos aprobados por $6 billones (allí están por ejemplo la Malla Vial del Meta y la vía Ibagué - Cajamarca). Además, Antioquia - Bolívar la aprobamos y la estaremos adjudicando en los próximos dos meses.

Nos siguen una serie de proyectos que están en estudio como Neiva - Girardot. Es del orden de $600.000 millones. También está el tercer carril entre Bogotá y Girardot con una inversión de $1,5 billones (está haciendo trámites en Hacienda).

Tenemos otras que están un poco más atrasadas como la Transversal del Carare, que va desde Tunja, pasando por Barbosa y Puerto Araújo. Ya tiene factibilidad entregada y vale $900.000 millones. Sería la tercera en turno. Además, hay otro grupo del cual estamos por recibir factibilidad.

Además, recibimos factibilidad la semana pasada de Autopistas del Caribe. También, tenemos la vía del Nus, la vía Pereira - La Victoria, Villeta - Honda - Puerto Bogotá y el viaducto de Soacha. Hay un listado que está en etapa más temprana. En ningún proyecto se ha requerido el esfuerzo fiscal del Gobierno.

¿Cuáles serán los proyectos clave de la tercera ola 4G y cuánto costarán?

Tenemos nueve proyectos. Acá tenemos toda la conectividad de Santander. La conexión del corredor entre Bogotá y Bucaramanga está dividida en dos proyectos: Bogotá - Barbosa y Barbosa - Bucaramanga.

También, tenemos la conectividad de Bucaramanga - Pamplona y Pamplona - Cúcuta. Tenemos también el corredor Pasto - Popayán. En la primera ola adjudicamos la vía Ocaña - Gamarra y ahora hay que hacer la conexión Ocaña - Cúcuta.

Además, en la tercera ola está la vía Sogamoso - Aguazul - Maní y la vía Mariquita - Chinchiná, que es la conectividad entre Tolima y Caldas. Esos son los nueve proyectos. Tres de ellos ya están en Hacienda; uno ha sido aprobado en nivel de riesgo. Estamos avanzando en la estructuración de algunos de ellos. Cada ola 4G vale entre $11 y $12 billones.

Hablando del Pipe 2.0, ¿cómo serán los aportes del sector transporte?

Con el Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo (Pipe 2.0) le estamos apostando a las Vías para la Equidad. Es un proyecto ambicioso. De $10 billones que estamos listos para ejecutar, nos aprobaron $4 billones.

Esa suma para obras viales a través de obra pública busca continuar con inversiones en corredores estratégicos nacionales. Es el caso de la vía Buga - Buenaventura. Segundo, hay que buscar la conectividad regional (por ejemplo, la vía desde Quibdó hasta Medellín y Pereira).

También hay que avanzar en las dobles calzadas en las que ha invertido el Gobierno. Es el caso de la vía Cartagena - Barranquilla donde faltan todavía 70 kilómetros.

Otro objetivo importante es la conectividad entre la red primaria y la secundaria. Tenemos en la red nacional 17.000 kilómetros y 44.000 en la secundaria (en esta última hay pavimentados 8.000). Pensamos que es importante que podamos avanzar en la brecha que hay entre la red nacional y la secundaria.

Con los $4 billones se intervendrán 858 kilómetros. El 52 por ciento de los recursos irá para la red nacional y el 48 por ciento, para la secundaria. Son 57 proyectos.

¿Cuánto tiempo tomará ejecutar esas obras por $4 billones?

Lo importante es decir que vamos a iniciar inmediatamente, que estamos en los trámites. Ya tenemos aval fiscal. Es decir, los recursos están asegurados. El objetivo es abrir las licitaciones en un mes. La idea es adjudicar en el segundo semestre del año e iniciar obra pública inmediatamente para ejecutar los recursos.

¿Qué otras obras le roban el sueño?

El Puente Pumarejo, es el proyecto más grande de obra pública que tenemos después del túnel de La Línea. Esperamos que con el puente, que conecta toda la región Caribe con el interior, haya desarrollo de zonas francas aguas arriba en el río Magdalena.

El otro proyecto que me quita el sueño es la culminación de la doble calzada Buga - Buenaventura. Hemos invertido $1 billón en un cúmulo de contratos que se han dividido en cuatro fases y en una concesión corta. En diciembre del 2016 terminaremos todas ellas, de manera que podamos entregar las dobles calzadas. Ahora le asignaremos a la vía $250.000 millones para 25 kilómetros adicionales. El objetivo es que en este cuatrienio quede lista.

Me quita el sueño la logística. Avanzaremos en infraestructura de transporte. Eso genera ahorros en tiempo de operación. Sin duda que para ganar competitividad tenemos que invertir para mejorar en la logística.

¿La demora en las licencias ambientales ha retrasado los proyectos?

En licenciamiento ambiental vamos muy bien. Muchos de los problemas que se han tenido, se han superado. A través del comité de Pines, con el Vicepresidente hemos dado impulso a todos estos trámites que son transversales. Por ejemplo, licencias ambientales y consultas a las comunidades.

Héctor Sandoval D.

hecsan@eltiempo.com