Gobierno de Portugal trata de evitar la caída | Finanzas | Economía | Portafolio

Gobierno de Portugal trata de evitar la caída

Dos ministros claves han renunciado. Desde Bruselas temen que la inestabilidad política amenace la credibilidad financiera del país.

Gobierno de Portugal trata de evitar la caída

AFP

Gobierno de Portugal trata de evitar la caída

POR:
julio 03 de 2013 - 07:40 p.m.
2013-07-03

Pedro Passos Coelho, que la víspera, en un discurso solemne a la nación, afirmó que no va a renunciar, trataba de transmitir normalidad y viajó a media mañana a Berlín para participar en una reunión de alto nivel sobre el empleo juvenil convocada por su homóloga alemana, Angela Merkel. "No dimito. No abandono el país", dijo el primer ministro con la voz tensa de emoción.

El presidente portugués, Aníbal Cavaco Silva, anunció que se reunirá con el primer ministro el jueves y después recibirá a los partidos políticos presentes en el Parlamento. La crisis política ha hecho que desde Bruselas, la Comisión Europea (CE) urja a Portugal que aclare "cuanto antes" la crisis política ya que podría provocar una inestabilidad financiera "desastrosa" para el país.

"Esta situación delicada requiere un gran sentido de responsabilidad de parte de todos los partidos políticos y sus dirigentes. La situación debe ser aclarada cuanto antes", señaló el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, quien teme que la inestabilidad política amenace la credibilidad financiera del país. "Si esto ocurre, será un desastre para el pueblo portugués", advirtió.

De la misma opinión es el jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, para quien la "situación es preocupante", por lo que instó a Portugal a asumir sus "responsabilidades". Pero Alemania ya ha advertido que está "confiado" en que Portugal siga por la vía de las reformas, declaró el portavoz Steffen Seibert.

La Bolsa de Portugal llegó a caer más del 6 por ciento y los tipos de interés que pagan los bonos de deuda portuguesa a diez años superaron el 8 por ciento por primera vez desde noviembre de 2012. La prensa portuguesa juzga con dureza la dimisión, en menos de 24 horas, de dos ministros y califica la crisis en que está inmerso el país de "trágica", "patética" e "imperdonable".

 El lunes, el ministro de Finanzas, Vitor Gaspar, presentó su renuncia y apenas 24 horas más tarde fue el jefe de la diplomacia portuguesa, Paulo Portas, quien dio un portazo, alegando "desacuerdos" con Passos Coelho. El jefe del gobierno rechazó la dimisión de Portas, jefe del pequeño partido conservador CDS-PP, socio del Partido Socialdemócrata, en el seno de la coalición de centro derecha en el poder desde junio de 2011.

El primer ministro incluso aseguró que tratará de superar la crisis con el CDS-PP para preservar la estabilidad política del país. Pero los analistas dudan de que las dos partes puedan entenderse de nuevo ya que otros dos ministros, el titular de Agricultura y el de Seguridad Social, del mismo partido de Portas, iban a presentar también su dimisión, según la prensa.

La mayoría de los comentaristas consideran que esta crisis supone el fin de la coalición que permitía al gobierno disponer de una confortable mayoría parlamentaria para aplicar las medidas de austeridad exigidas por los acreedores de Portugal desde hace dos años a cambio de un plan de ayuda internacional de 78.000 millones de euros.

¿HACIA ELECCIONES ANTICIPADAS?

"El escenario que me parece más probable es el de elecciones anticipadas", dijo a la AFP la analista financiera Paula Gonçalves, mientras que el universitario Paulo Reis Mourao recordó que última palabra la tiene el presidente Cavaco Silva, quien tiene el poder de disolver el Parlamento y convocar elecciones. La oposición reclama elecciones anticipadas.

Antonio José Seguro, jefe de su principal formación, el Partido Socialista, tenía previsto pedírselo al presidente en un encuentro previsto este miércoles. En el frente económico y financiero, las consecuencias de la crisis parecen preocupantes.

Algunos hablan de la posibilidad de que Portugal se vea obligado a pedir una segunda inyección de ayuda, al igual que le ocurrió a Grecia. "Las probabilidades de un segundo plan de ayuda aumentan", dice Paula Gonçalves. La economía se contraerá de nuevo este año, un 2,3 por ciento, y el desempleo alcanza niveles récord del 18,2 por ciento.

AFP

Siga bajando para encontrar más contenido