Gobierno revisará IVA a la canasta

Ante el rotundo rechazo que ha expresado el Congreso de gravar con IVA del 10 por ciento la canasta básica, ayer el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, abrió la posibilidad de introducir cambios al proyecto de reforma tributaria.(VER GRAFICO)

POR:
agosto 24 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-24

El ministro manifestó que estudia los planteamientos de todas las bancadas, especialmente las que apoyan al Gobierno, para hacer las respectivas modificaciones. Esto significa que deberá empezar a ‘barajar’ las alternativas de las que echaría mano, para suplir los recursos que dejaría de obtener por el IVA del 10 por ciento que propone aplicar a bienes y servicios que hoy no están gravados, incluidos los productos básicos, lo que para el 2007 está estimado en 1,8 billones de pesos, y para los cuatro primeros años implicaría recursos del orden de los ocho billones de pesos. (Ver gráfico). Aclaró el ministro Carrasquilla que cualquier cambio deberá garantizar el sostenimiento del recaudo tributario, es decir, deberá garantizar ingresos del 15,8 por ciento del Producto Interno Bruto, PIB, que para el año entrante se traduce en cerca de 53 billones de pesos. Pero, de ¿dónde podrá echar mano el Gobierno? El ministro Carrasquilla explicó que lógicamente no se podrá bajar el recaudo y que “al reducir o eliminar algunos impuestos, pues implica tener que subir en otros, y los otros son renta y cuatro por mil”, aclaro. Aunque dentro de las alternativas que se plantearon el martes en el primer debate del proyecto tributario se encuentra no eliminar el impuesto al patrimonio, sino dejarlo a cambio del IVA, el recaudo de este gravamen no alcanzaría pues éste llega a cerca de 440.000 millones de pesos anuales. “Este tributo lo pagan los empresarios y en las empresas hay gente con plata y gente sin plata”, dijo el ministro de Hacienda. Consideró que una opción sería que respondieran por lo que se deje de recaudar por el IVA, las personas naturales con patrimonio de 1.000 ó 2.000 millones de pesos. Lo cierto es que, éste no parece ser el único cambio que se introduciría a la iniciativa. Entre el martes y el miércoles se han realizado dos reuniones al interior del Gobierno para lograr una posición unificada en torno al proyecto. Aunque el Ministro de Hacienda no adelantó detalles sobre más modificaciones, algunos parlamentarios afirmaron que debe haber cambios en torno a la propuesta de eliminar los beneficios de los que hoy gozan los asalariados para poder disminuir la base de retención en la fuente. “Hemos estado analizando el tema con el ministro Juan Lozano pero aún no hemos llegado a consensos”, dijo Carrasquilla. El ministro del Medio Ambiente y Vivienda, Juan Lozano, se ha opuesto a eliminar los beneficios que implican las cuentas AFC y el pago de intereses por vivienda. A estos se sumaría además, la posibilidad de revisar la posición frente a organismos como las cooperativas, asociaciones y demás entidades similares. En la iniciativa que ha presentado el Gobierno se pone a estas entidades a tributar como cualquier empresa, es decir con una tarifa inicial del 34 por ciento. Se ha pedido que sigan teniendo un tratamiento especial. Una idea inicial que se baraja es que tengan una tarifa en el impuesto de renta del 20 ó 25 por ciento. El Ministro insistió ayer que los cambios que se introduzcan deberán guardar línea con los cuatro principios básicos que defiende en el proyecto: competitividad, simplicidad, equidad y estabilidad financiera. CUESTIONAN PRESUPUESTO Miembros del Partido Conservador, de la U y de Cambio Radical, le dijeron ayer al Ministro de Hacienda que debería, ante la coyuntura del crecimiento económi- co y el mayor recaudo tributario, hacer el esfuerzo y bajar el déficit del Gobierno central por lo menos en unas décimas. También cuestionaron partidas que se designan a la Acción Social y que se pueden leer como auxilios, los que habrían pasado del Congreso al Ejecutivo. Criticaron que los gastos de funcionamiento en las entidades son más que los de inversión. Preocupación por impacto en varios sectores La propuesta de reforma tributaria tiene en máxima alerta a varios sectores que advierten el impacto negativo que sufrirán. La eliminación del carácter exento para los bienes de la canasta familiar, como la carne de cerdo, para ser gravados con una tasa de IVA del 10 por ciento, tiene preocupados a los porcicultores. “El consumo de carne de cerdo es muy sensible ante cambios en el precio, de manera que cualquier incremento en la misma se revertirá inmediatamente en una menor demanda. Los productores se verán obligados a reducir sus precios, sin que esto ocurra con sus costos de producción, desincentivando la producción nacional”. Por su parte, los constructores están preocupados porque aunque el proyecto mantiene la devolución del IVA aplicado a los materiales de la construcción para la VIS, se prevén cambios para algunos tipos de soluciones habitacionales y se elimina la exención de 10 años del impuesto de renta de las sociedades especializadas en vivienda social para arrendar. La cultura también está preocupada pues se acabaría la exención del IVA para libros. Afirman que la reforma deroga todas las disposiciones que consagran incentivos tributarios para la cultura.

Siga bajando para encontrar más contenido