Gobierno sobreutiliza intermediarios para funciones propias

Según la Contraloría, el Estado abusa de esta figura para ejecutar recursos públicos.

Archivo Portafolio.co

La Contraloría cita el caso de la Autopista Bogotá-Girardot, cuyo contrato inicial se planeó en 422.000 millones de pesos.

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 15 de 2011 - 12:30 a.m.
2011-12-15

 

Pese a los altos montos que se destinan a través del Presupuesto General de la Nación para gastos de funcionamiento, en el país se está sobreutilizando a los intermediarios para adelantar las funciones propias del Estado.

Así lo revela un estudio realizado por la Contraloría General, que será presentado hoy durante el foro de ‘Transparencia en la gestión fiscal.

En el encuentro participarán representantes de varias instituciones públicas, entre ellas, el director de la Dian, Juan Ricardo Ortega; el presidente de Anif, Sergio Clavijo; el presidente de Fasecolda, y ex ministro de Hacienda, Roberto Junguito Bonnet; el Superintendente Financiero, Gerardo Hernández, entre otros.

Según el informe del organismo de control, “en la última década, Colombia tuvo más estructuradores e intermediarios financieros que ingenieros, arquitectos y gerentes”.

En consecuencia, los recursos que se reclaman cada año para realizar inversiones que beneficien a los colombianos, terminan en ejecuciones contables, pagando servicios prestados por administrar los recursos, pero sin que se logre una adecuada inversión en las obras.

Nadie escapa al sobreuso de la intermediación, pero hay algunos abanderados en el tema.

Es el caso del sector de infraestructura, que trabaja con contratos de concesión para que un particular construya y explote una obra pública durante un tiempo, en pago por la inversión realizada.

El organismo de control cita el caso de la Autopista Bogotá-Girardot, cuyo contrato inicial se planeó en 422.000 millones de pesos, de los cuales, 85.000 millones iban a ser aportados por el Instituto Nacional de Concesiones (Inco), los restantes 337.000 millones los pondría el concesionario, del ingreso de los peajes que se estimó en $882.000 millones.

Es decir, al intermediario le quedaría un excedente de 545.000 millones. Aún así, la investigación estableció que los aportes del Inco han superado en 250 por ciento los pactados inicialmente.

En contraste, los aportes del concesionario no superan ni el 10 por ciento de los recursos ingresados al proyecto. Mientras en la contabilidad aparecen gastos a granel, la obra como tal está rezagada, lo que confirma que la intermediación está significando un alto costo para la caja registradora del Estado frente a los escasos resultados.

De acuerdo con lo que pudo establecer la Contraloría, en el país las obras y la inversión andan por caminos diferentes.

Muestra de ello son los Planes Departamentales de Agua, que se manejan a través del negocio fiduciario. Dentro de las cuentas de la Contraloría, para adelantar dichos planes se comprometieron vigencias futuras por 10 billones de pesos, pagaderos a 20 años. Solo el 21 por ciento de los proyectos han sido viabilizados.

Del total de recursos comprometidos a través de vigencias futuras (18,7 billones de pesos), hay $15,8 billones para inversión.

El resto, 2,9 billones, se van en funcionamiento. En otras palabras, hacen parte de las comisiones a las fiduciarias por administrar los recursos públicos.

Las fiducias se utilizan para manejar los recursos públicos precisamente para mejorar su eficiencia y evitar que se desvíen hacia otros destino. Sin embargo, por controlar la corrupción se gasta mucho en los intermediarios, es decir, el Estado pierde de todas formas.

FONADE SE HA CONVERTIDO EN EL MAYOR INTERMEDIARIO DEL ESTADO

El estudio llega en un momento en el que el país se prepara para hacer grandes inversiones con intermediación.

El informe de la Contraloría destaca entidades como Fonade (Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo), que se ha convertido en el mayor intermediario del Estado.

El organismo de control fiscal señala que esa entidad suscribió 778 convenios interadministrativos a través de los cuales se ejecutaron 6,1 billones de pesos en la última década.

“Fonade ha ganado sumas importantes por rendimiento de los recursos que administra. Dichos rendimientos no pasan al Tesoro; son de Fonade, que ha recibido el 2,8 por ciento del valor de los convenios por rendimientos. En 10 años, se ha hecho acreedor a 462.255 millones de pesos.

La comisión por gerencia ha sido de 3,4 por ciento”.

La Contraloría advierte que es precisamente la falta de rigor en el manejo fiscal, el que llevó a la Eurozona y a Estados Unidos a la crisis económica que hoy padecen.

 

Martha Morales M.

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido