Gobierno subsidia pólizas rurales

Se calcula que solo 70.000 hectáreas, de las cinco millones que se siembran anualmente en el país, están aseguradas. Por eso, el Ministerio de Agricultura fortaleció el subsidio a pólizas para el campo.

Los esfuerzos se han centrado en fomentar la compra de seguros que les garanticen a los productores que no quedarán en quiebra.

Archivo particular

Los esfuerzos se han centrado en fomentar la compra de seguros que les garanticen a los productores que no quedarán en quiebra.

Finanzas
POR:
agosto 22 de 2014 - 03:43 a.m.
2014-08-22

Una de las mayores preocupaciones del campesino cuando comienza el proceso productivo, desde la siembra, es el impredecible comportamiento del clima que se suma a otros factores como las plagas o las enfermedades de los cultivos.

Por eso, el Gobierno Nacional ha concentrado sus esfuerzos durante los últimos cuatro años en fomentar la compra de seguros que les garanticen a los productores no quedar en la quiebra o abandonados a su suerte luego de una contingencia. 

Al respecto, el viceministro de Asuntos Agropecuarios, Hernán Román Calderón, afirmó que el uso del seguro agropecuario es la mejor forma que tienen los productores para hacer frente a las afectaciones por sequía, como la que viene impactando este año a varias zonas del país. 

“El Ministerio ha hecho jornadas masivas para la colocación de seguros climáticos, que subsidian hasta el 80 por ciento de las pólizas”, dijo el funcionario.

De acuerdo con el viceministro, el Gobierno está llevando a cabo acciones importantes para aumentar las áreas rurales aseguradas, fomentar el ingreso de nuevas compañías para lograr mayor oferta y mejores pólizas y optimizar el conocimiento y uso entre los productores, del seguro agropecuario. 

Entre las medidas, según Román, se encuentra el esquema de incentivos, con un subsidio base del 60 por ciento sobre el valor de la prima para todas las pólizas. Dicho subsidio puede ser hasta del 80 por ciento en el caso de pequeños productores, cuando participan en cultivos de vocación exportadora. 

Entre las expectativas están el hecho de que se aprueben más recursos para otorgar el incentivo y la ampliación del uso del Fondo Nacional de Riesgos Agropecuarios.

Entre los retos están el mejoramiento del acceso a la información por parte de los productores y de datos especializados sobre el comportamiento del clima para las aseguradoras y reaseguradoras, que les permita hacer los diferentes cálculos actuariales. “Desde el Gobierno se han venido revisando las pólizas para evaluar si realmente cubren las necesidades y son efectivas en el momento en que haya un siniestro”, sostiene Román. Por su parte, Iván Darío Arroyave Agudelo, presidente de la Bolsa Mercantil de Colombia, afirmó que el indicador de aseguramiento apenas supera el uno por ciento, lo que significa que es uno de los más bajos de la región pero con una gran expectativa de crecimiento.

INVERSIÓN MEXICANA EN SEGUROS AGRÍCOLAS 

Este año se dio a conocer el interés de la mexicana Pro Agro de ingresar en el 2015 a Colombia con su portafolio de servicios, enfocado en la oferta de seguros para el sector rural. 

La firma azteca tiene productos dirigidos a los sectores ganadero, acuícola, forestal y de especies menores, y todos derivados de los fenómenos climáticos que se pueden presentar y que afectan las cosechas, como es el caso de las lluvias, vientos y altas o bajas temperaturas. 

Pro Agro también ofrece coberturas para contingencias relacionadas con las plagas y enfermedades. 

La llegada de la empresa mexicana se suma a la oferta de servicios que lideran Mapfre, Liberty, La Previsora, Sura y QBE Seguros.

La expectativa, para los próximos años, apunta al incremento de la competencia como fomento de pólizas más accesibles y competitivas para el sector rural.

Entre más compañías arriben al país y se concentren en el negocio de los seguros para el campo, más alternativas tendrán los agricultores para escoger los productos y pólizas que les permitan afrontar numerosas contingencias que se vienen presentando por cuenta de los factores climáticos o de externalidades asociadas a la entrada en vigor de los tratados de libre comercio y que no dejan de golpear a un campo que, en opinión de algunos expertos, cada día es menos competitivo en costos. 

“Esa ha sido una prioridad del Gobierno en momentos cuando se habla de recuperación del sector rural. 

Garantizar mejores condiciones para los productores y reducir los riesgos que para nadie es un secreto que existen. Es claro que en otros países las pólizas representan una salvación para el campesino y aquí tenemos la convicción de que también ayudan en la medida en que cubran lo que realmente se necesita”, concluyó Hernán Román Calderón.