Goldman Sachs y Wells Fargo entrarían a tarjetas de crédito

Los dos bancos más grandes de los EE.UU. se preparan para llegar a unmercado que movió US$183.000 millones en comisiones e intereses el año anterior.

Wells Fargo

Wells Fargo planea buscar clientes con ofertas de tarjetas de crédito.

Archivo

POR:
Portafolio
mayo 08 de 2018 - 10:35 p.m.
2018-05-08

Dos de los mayores bancos de Estados Unidos, Goldman Sachs Group Inc. y Wells Fargo & Co., están a punto de ingresar al segmento de tarjetas de crédito, en busca de una parte de los US$183.000 millones en comisiones e intereses vinculados al producto.

Goldman Sachs está evaluando la medida como parte de una iniciativa para ingresar a las finanzas de consumidor con su prestamista en línea Marcus, dijo el mes pasado el director Financiero del banco, Martin Chávez, durante una conferencia telefónica con analistas.

(Lea: Goldman Sachs le dará una oportunidad al bitcóin

Wells Fargo planea retomar este año la práctica de apuntar a estadounidenses que no son clientes con ofertas de tarjetas de crédito enviadas por correo y en 2016 comenzó a aceptar nuevos postulantes de afiliados externos.

Las empresas tienen razones apremiantes para querer ingresar al segmento de tarjetas de crédito. Goldman está buscando un negocio que prometa rendimientos atractivos, incluso si el banco no gana una gran participación, dijo Chávez.

(Lea: La Fed sanciona a Wells Fargo por ‘mala conducta’) 

Y para Wells Fargo, ingresar a un mercado rico en tarifas es aún mas importante luego de que una orden de la Reserva Federal de Estados Unidos reprimiera sus planes comerciales en medio de abusos a clientes en la banca minorista.

(Lea: Grandes bancos prevén petroleo más caro

“No creo que ninguno de los dos arrase porque es un negocio extremadamente competitivo con muy buenos actores”, dijo en una entrevista telefónica Gerard Cassidy, analista de RBC Capital Markets. “Hay actores bien establecidos que no van a rendirse. Sería muy difícil para estos nuevos participantes destronarlos en el corto plazo”.

El atractivo es claro. Las comisiones e intereses que recaudaron los bancos de EE. UU. de sus negocios de tarjetas crecieron un 12 por ciento en 2017 respecto del año anterior, según las estimaciones de la consultora de pagos R.K. Hammer.

El hogar promedio, que mantiene un alto saldo en deuda de tarjetas de crédito, paga US$904 en intereses al año, según muestra un estudio de Nerdwallet.

Los costos para atraer a clientes más nuevos también suelen ser bajos, dado que muchos consumidores postulan en línea y reciben la aprobación en minutos.

Los emisores cobran a los comerciantes cada vez que un cliente pasa una tarjeta o hace clic en ‘comprar ahora’ en un sitio web. Entre los préstamos de consumo, las tarjetas de crédito suelen tener las tasas de interés más altas.

JPMorgan Chase & Co. inició en 2016 una carrera armamentista en el segmento de recompensas en las tarjetas de crédito cuando introdujo la tarjeta Sapphire Reserve, que incluía una tarifa anual de US$450 y un bono de suscripción inicial de 100.000 puntos de recompensa.

Desde entonces, American Express Co., Citigroup Inc. y U.S. Bancorp han reestructurado sus ofertas para mantenerse a la par.

Wells Fargo, el mayor banco de EE. UU. en términos de depósitos a junio de 2017, tiene una presencia comparativamente decepcionante en las tarjetas de crédito. Es el séptimo mayor emisor en EE. UU., con una participación de mercado de aproximadamente un 4,3 por ciento, según la publicación de la industria Nilson Report.

En el campo de las tarjetas de débito, la firma con sede en San Francisco es el principal emisor, con un 12 por ciento.

“Probablemente se perdieron el punto óptimo en términos de tarjetas de crédito, donde estábamos en la recuperación económica y donde las tasas de pérdidas continuaban bajando”, dijo Kyle Sanders, analista de Edward Jones, sobre los esfuerzos de Wells Fargo.

“No es ideal, no es el mejor momento”. Hay señales de advertencia para las compañías de tarjetas. Los cargos por préstamos incobrables de los mayores emisores de tarjetas de crédito de EE. UU. han aumentado constantemente en los últimos años. Eso ha dejado a los accionistas asustados, ya que los bancos reservan más fondos para cubrir los préstamos en mal estado a pesar de las garantías de los ejecutivos de que las carteras se están desempeñando en línea con las expectativas.

“Ocho años atrás habría sido mucho mejor momento” para que las empresas ingresaran al negocio, dijo Robert Hammer, máximo ejecutivo de R.K. Martillo. “Si lo hacen ahora, es mejor que tengan -además de sus planes estratégicos para crecer- un mejor plan de contingencia para crisis económicas bien construido”.

Bloomberg

Siga bajando para encontrar más contenido