Golpe a las exportaciones superaría los US$ 10.000 millones

El repunte que tengan los despachos de productos distintos a los mineroenergéticos este año no da para compensar la caída en las ventas de petróleo. Recuperación tardaría dos años o incluso más.

Golpe a las exportaciones superaría los US$ 10.000 millones

Archivo Portafolio

Golpe a las exportaciones superaría los US$ 10.000 millones

Finanzas
POR:
febrero 27 de 2015 - 11:52 a.m.
2015-02-27

Aun en el mejor de los escenarios de la coyuntura actual, este no va a ser un buen año para las exportaciones colombianas. La caída que ya traen los despachos de petróleo no podrá ser contrarrestada de manera importante por el impulso que muestren otros productos.

La situación ha llegado a tal punto que las cuentas de los expertos dan como resultado una disminución incluso superior a los 10.000 millones de dólares.

De hecho, las proyecciones de los analistas hablan de una caída entre 10 y 18 por ciento, que en el peor de los casos son despachos del orden de los 44.000 millones de dólares.

Así, no solo se alejan del récord de 60.000 millones de dólares del 2012, sino que es el dato más bajo en cinco años.

LÍO ANUNCIADO

Este es uno de los impactos más que anunciados de la dependencia de la canasta exportadora en las materias primas. El petróleo representa prácticamente la mitad de las ventas externas y es seguido en la lista por otros productos cuyos precios también han estado golpeados, como el carbón o el oro.

Solo para dar una idea, ningún analista prevé que el precio promedio del crudo superará los 65 dólares por barril este año. Más aún: varias compañías han restringido sus planes de inversión, con lo cual la producción podría golpearse también. Con todo esto, Corficolombiana estima que “en un escenario optimista, las ventas externas de petróleo en 2015 disminuirán alrededor de 35% anual”.

El estudio de la entidad añade que en el caso de otros productos con peso en la canasta exportadora como el café y el carbón, la producción local se moderará frente a la del año pasado.

La viceministra de Comercio, Mariana Sarasti, señala que si bien el Gobierno es consciente de que el 2015 es un año difícil, no cree que el panorama sea tan desolador.

“Nuestro objetivo es diversificar la oferta exportable, tanto en productos como en mercados, y en eso estamos trabajando”, dice. Es cierto que desde distintas orillas se viene trabajando para desarrollar productos atractivos para consumidores en el exterior, y encontrando nichos de mercado para la oferta colombiana. Pero estos resultados toman tiempo, y en el corto plazo no será suficiente.

Juana Téllez, economista jefe del BBVA Colombia, estima que las exportaciones no tradicionales crecerán alrededor de 12% este año, impulsadas por la devaluación, una mejora en la demanda de algunos países desarrollados e incluso en socios como Perú y Chile. “Pero no alcanzan a compensar el decrecimiento en las exportaciones tradicionales”, dice.

Munir Jalil, economista jefe del Citibank para la región Andina, señala que la baja en las ventas de petróleo representa mucho dinero para reponer, y no hay bienes que logren crecimientos tan espectaculares para compensar.

Incluso, hay quienes consideran que aún no se ha encontrado ‘el producto’ al que Colombia le apueste para jalonar el comercio, como lo fueron en su momento el café o el petróleo.

Y a pesar de la recuperación económica de Estados Unidos, lo cual aumenta su demanda, preocupa la desaceleración en los despachos a ese mercado, “debido a su menor necesidad de combustibles y productos de las industrias extractivas, que a propósito son las que mayor peso tienen dentro de nuestras exportaciones con una participación total que promedia alrededor el 67%”, explica Santiago Álvarez, analista macroeconómico en Alianza Valores.

VENTAS DE SERVICIOS, LLAMADAS A COMPENSAR EL DESEQUILIBRIO 

Colombia tiene un camino muy largo para mejorar en materia de competitividad de sus exportaciones de bienes, lo cual va más allá de la oferta y los mercados y pasa por las mejoras en infraestructura y logística, como lo ha advertido Analdex, el gremio de los exportadores.

Sin embargo, la venta de servicios a otros países es la oportunidad de corto plazo que tiene el país para recibir más dólares en una coyuntura complicada.

Y aunque los servicios no se han resentido tanto como los bienes, la realidad es que el desequilibrio frente a lo que se importa es mucho mayor. Según la balanza de pagos del Banrepública, la relación es de 1 a 3.

luicon@eltiempo.com