Google versus China: lucha de gigantes

La amenaza de la firma de abandonar el país asiático va más allá de la disputa sobre la censura y los ciberataques, y podría terminar enrareciendo aún más las relaciones entre Washington y Pekín.

POR:
enero 15 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-15

El Gobierno chino aseguró este viernes que el caso Google no tendría ningún impacto en las relaciones comerciales y económicas con Estados Unidos, aunque la amenaza del motor de búsqueda norteamericano de cesar sus actividades en China aporta un nuevo elemento de tensión entre ambas potencias.

"Sea cual sea la decisión que tome Google, esto no tendrá impacto en las relaciones comerciales y económicas entre China y Estados Unidos", aseguró el portavoz del ministerio chino de Comercio, Yao Jian.

"Los dos países tienen canales de comunicación múltiples. Tenemos confianza en el desarrollo sano de las relaciones económicas y comerciales entre China y Estados Unidos", agregó.

Cansado de los ataques informáticos masivos "procedentes de China" contra militantes a favor de los derechos humanos, el gigante de Internet amenazó el martes cesar todas sus actividades en el país asiático, uno de sus mercados más grandes del mundo con 384 millones de internautas -según cifras difundidas ayer-, pero bajo estricta vigilancia política.

El caso se suma a las fricciones recurrentes entre las dos grandes potencias del siglo XXI, tras una primera visita decepcionante para ambos países del presidente norteamericano Barack Obama a Chine en noviembre pasado y una cumbre de Copenhague sobre cambio climático en diciembre marcada por la rivalidad entre Pekín y Washington, los más grandes contaminadores del mundo.

Otros puntos de tensión son las acusaciones de Estados Unidos sobre la cotización demasiado baja del yuan y conflictos comerciales llevados ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

"Es inevitable: esto tendrá un cierto impacto en las relaciones entre ambas potencias", juzgó en ese sentido Li Qingsi, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Renmin de Pekín. Para Russell Leigh Moses, analista político basado en Pekín, el caso Google es una "pequeña borrasca en una tempestad mucho más amplia que simboliza el modo en el que China trata con Estados Unidos".

"Es un indicación de que lo que separa a las dos partes es "filosófico y cuán difícil es resolver los conflictos de manera concreta", estimó.

Un alto responsable del Departamento de Estado norteamericano pidió el jueves en Washington "explicaciones" sobre el caso Google a diplomáticos chinos.

La Casa Blanca afirmó apoyar la decisión de Google de no someterse más a la censura de China en internet.

De su lado, representantes en el Congreso norteamericano quieren aprovechar el incidente para avanzar con un proyecto de ley que prohibiría a las empresas estadounidenses de Internet almacenar los datos personales de sus utilizadores en los países que reprimern la libertad de expresión.

"Google liberó un viento de esperanza en el corazón de millones de chinos", estimó el jueves el representante republicano Chris Smith, autor principal del proyecto de ley.

Hasta el momento, las grandes empresas norteramericanas de Internet, Yahoo y Google, se habían plegado a las demandas de las autoridades chinas para entrar en el mercado asiático, lo que les había costado críticas de parte de las organizaciones de derechos humanos. 

 

¿Un ataque mucho más profundo?

Los ciberataques que impulsaron a Google a amenazar con cesar sus actividades en China podrían enmarcarse en una campaña más vasta tendiente a robar secretos de empresas y espiar a activistas de derechos humanos, coinciden expertos. "Se trata de una ola de ataques estructurados", señala Jeff Moss, fundador de dos sitios ineludibles de la ciberseguridad: Black Hat y DefCon, y asesor del ministerio de Seguridad Interior estadounidense.

"La meta de China es recuperar todas las informaciones dignas de interés. No me sorprende que quieran controlar a las personas que usan Google", concluyó.

Siga bajando para encontrar más contenido