El grado de inversión

El grado de inversión

POR:
septiembre 09 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-09

Las Agencias Internacionales de Riesgo otorgan una calificación explícita a la deuda soberna, de la cual depende el acceso y el costo del crédito externo de nuestro país. Éstas califican tanto las emisiones de deuda interna como la deuda externa colocada en los mercados internacionales y tienen como referencia un estándar de grado de inversión y otro denominado grado especulativo. El grado de inversión aparece altamente deseable para los países, pues autoriza la compra de deuda pública a los inversionistas institucionales y fondos de inversión que buscan altos rendimientos pero con un mínimo de riesgo.

Al igual que los estudiantes en colegios y universidades, los países aspiran a obtener las notas más altas y alcanzar el grado de inversión. Desde la Administración Gaviria y hasta 1999 Colombia fue uno de los pocos países de América Latina que había obtenido el grado de inversión. Esta calificación fue posible tanto gracias al manejo de la deuda externa de Colombia durante la crisis Latinoamericana de los ochentas, pues fue el único país que mantuvo cumplidamente el servicio de sus obligaciones, como en razón de las reformas estructurales adoptadas a comienzos de los noventa. La pérdida del grado de inversión se dio como resultado del deterioro que venía presentando la economía desde fines de la Administración Samper.

No obstante, las reformas adoptadas por la Administración Uribe desde el 2002 y el mejoramiento observado en todos los indicadores económicos, nuestro país no ha podido recuperar el grado de inversión por parte de las grandes calificadoras de riesgo (Standard and Poors, Moody's Investor Services, Fitch Ratings y Dominion Bond Rating Services, Dbrs), si bien es cierto que todos colocan a Colombia a un paso inmediato del grado de inversión. En el entretanto, países como México y Perú si lo han logrado.

En su reporte de agosto 5, Moody¿s afirma que Colombia todavía no amerita el grado de inversión, pues la combinación de un gasto público inflexible y una base tributaria estrecha plantean riesgos sobre su sostenibilidad fiscal. A esto se suma el déficit en la cuenta corriente. La situación, a su juicio, hace a Colombia vulnerable a un ajuste súbito en caso de una crisis global de liquidez. Con fecha agosto 11 la calificadora Dbrs indica que para lograr el grado de inversión las autoridades tendrán que adelantar un esfuerzo fiscal regional que permita reducir las transferencias a los departamentos y municipios. Asimismo, señala la necesidad de incrementar el superávit primario del Gobierno Nacional, de tal suerte que se pueda continuar reduciendo el indicador de deuda pública con relación al PIB. También considera conveniente que el Banco de la República dé señales más claras de su compromiso para reducir la inflación. Por su parte, Fitch Ratings declaró el 4 de septiembre que la dependencia del país en algunos productos básicos de exportación y en su comercio con Venezuela y Ecuador son debilidades estructurales. Mencionan que Colombia permanece vulnerable a una desaceleración de Estados Unidos pues, el 40 por ciento de sus exportaciones se dirigen allí y considera indispensable la aprobación del Tratado Bilateral de Comercio para obtener un acceso estable a ese mercado.

Se concluye que el Gobierno debe imponerse como meta inmediata el restablecimiento del grado de inversión perdido hace una década. Aunque las autoridades colombianas consideran que las reformas emprendidas y los resultados económicos ameritan ya el grado de inversión, las Calificadoras Internacionales de Riesgo manifestaron que para lograrlo, el Gobierno debe mejorar la coordinación entre la política monetaria y fiscal, fortalecer las finanzas públicas, reducir la dependencia del comercio con Venezuela y consolidar el TLC con Estados Unidos.

rjunguito@fasecolda.com

Siga bajando para encontrar más contenido